Nadal: “Los tiempos cambian, pero hay ciertos límites que no se pueden sobrepasar”

Rafael Nadal ultima su preparación para comenzar en el Mutua Madrid Open la gira de tierra batida después de estar de baja debido a una fisura en la costilla.

Rafael Nadal en el Mutua Madrid Open 2022. Foto: Getty
Rafael Nadal en el Mutua Madrid Open 2022. Foto: Getty

Quedan apenas unos días para ver de vuelta a Rafael Nadal compitiendo en el circuito. Después de sufrir una fisura en el arco costal en Indian Wells, el tenista español ha tenido que pasar por un difícil periodo de recuperación. Su primer rival en el Mutua Madrid Open será el ganador del duelo entre Miomir Kecmanovic y Alexander Bublik, oponentes complicados para su retorno a la competición. Rafael Nadal hablaba en rueda de prensa sobre cómo ha vivido estas semanas, la medida tomada por Wimbledon de prohibir la participación de rusos y bielorrusos y las sanciones a actitudes extremas en el tenis.

¿Cómo se encuentra?

"Estoy recuperado, me siento bien. A nivel de tenis y preparación es otra historia. Las primeras semanas fueron muy invalidantes, pero poco a poco pude hacer un poco de gimnasio. No es una lesión importante porque sabes que es un tiempo determinado, pero no te permite hacer prácticamente nada de entrenamiento. Ha sido un periodo de invalidación en ese sentido. Empecé a entrenar hace dos semanas. La primera entrenaba media hora al día. Con la ilusión de estar aquí. He mejorado desde el día que llegué. Va a ser una semana difícil. Hay que tomarse las cosas con calma, aceptar que las cosas van a estar lejos de la perfección y a partir de ahí luchar.

En Australia llevaba 5 meses sin jugar, pero era una lesión en el pie que me permitía entrenar. Lo que paso en Australia fue casi un milagro. Es una situación diferente. Entreno doble sesión hoy y antes de ayer también. Estoy intentando tomarme estos días como una pretemporada. Este es un torneo que me viene muy justo y hay que tomárselo de esta manera. Si pudiera venir alguna victoria sería fantástico, pero hay que tener paciencia y de humildad en el día a día. Tengo el objetivo puesto en una semana más adelante.

Hay que poner las cosas en perspectiva siempre. Estaba muy feliz por cómo había empezado el año, pero también hay ver la parte negativa. Ha sido un parón importante, muy malo por el momento de la temporada, pero es lo que hay. Normalmente, el quejarte y estar lamentándote todo el día no te lleva a nada. A nivel mental fueron semanas complicadas, pero no queda nada más que mirar hacia adelante y mirar los objetivos próximos con ilusión y determinación. Los parones y lesiones son mejor al final de la temporada. Ahora cuesta un pelín más. Es un reto para mí y espero estar listo para aceptar la adversidad y dificultad que eso conlleva. También voy con la confianza de que las cosas a día de hoy van bien y que tengo una semana para ponerme en forma. Para mí ha sido muy duro no poder jugar en Montecarlo y Barcelona y llegar aquí justo, pero me quedan 3 semanas para París".

La decisión de Wimbledon

"Me parece muy injusto de cara a los jugadores, a mis compañeros. Poco pueden hacer ellos. No sé qué culpa tienen ellos de lo que está sucediendo en estos momentos con la guerra. Lo siento muchísimo por ellos y ojalá no fuera así. Hay cosas que son claras. Cuando el gobierno pone unas medidas hay que seguirlas. En este caso, el gobierno da una recomendación y Wimbledon toma su decisión, la más drástica posible, sin tener la obligatoriedad de tomarla. Es una cosa muy injusta para ellos, pero desgraciadamente en estos momentos sigue siendo muy complicado para los jugadores. Hay mucha desgracia con todo lo que está sucediendo que al final lo que ocurra en nuestro deporte no tiene prácticamente ninguna importancia cuando hay tanta gente muriendo y sufriendo".

Sanciones a jugadores

"Los tiempos cambian y las personalidades también, pero hay ciertos límites que no se pueden sobrepasar. Poner en riesgo la salud de jueces de línea o recogepelotas es cruzar una línea demasiado crítica. En ese sentido creo que es verdad que las sanciones han sido poco severas en las primeras tres o cuatro situaciones del año. Hace unas semanas atrás se envió una carta privada a los jugadores en la que avisaban que a partir de ahora las conductas extremas iban a empezar a estar penalizadas de una forma más drástica. Entiendo que hay frustración a veces y entiendo que se pueda romper una raqueta, pero hay ciertos límites que no se pueden dejar sobrepasar y entiendo que la ATP va a tomar a partir de ahora medidas más severas. Eso hace que al final se pueda romper una raqueta con tu multa económica pertinente, pero los jugadores se lo van a pensar más".

Comentarios recientes