Stakhovsky: “Cuando mi hijo me vio coger la mochila, le dije que volvería enseguida”

El ex tenista ucraniano sigue inmerso en el conflicto bélico ante Rusia, aunque su cabeza está muy lejos de allí. “Espero que mi mujer pueda perdonarme”.

Sergiy Stakhovsky patrullando Kiev. Fuente: Getty
Sergiy Stakhovsky patrullando Kiev. Fuente: Getty

Hace casi seis semanas desde Sergiy Stakhovsky dejó a su familia atrás para responder a la llamada de su país. No sabemos si volvería a hacerlo, pero en aquel momento su corazón le pidió dejar Hungría –donde reside– y poner rumbo a Kiev para defender la invasión rusa. Un conflicto bélico al que han acudido numerosos deportistas para enfrentar a las líneas enemigas. Es el partido más difícil de sus vidas, también para Stakhovsky, con el que han hablado los compañeros de Inside Tennis. Un valiente que cambió la raqueta por las armas en su lucha por la paz.

Todo por Ucrania

“Me gustaría tener esta historia para contarle a mis hijos. Si todos nos quedáramos en casa, Ucrania fracasaría, ni siquiera existiría en los libros de historia. Según Putin, Ucrania fue creada por Lenin como parte de la URSS, estas mentiras terminarían llegando a los libros de historia. Toda la historia de Ucrania sería entonces inexistente, esta es una guerra donde se decide si Ucrania existe o no, por eso quiero hacer todo lo que pueda”.

Despedirse de su familia

“Mis hijos estaban viendo dibujos animados cuando me fui de Hungría, no quise distraerlos. Mi hijo de tres años me vio coger mi mochila, pero le dije que volvía enseguida, de lo contrario hubiera empezado a llorar. Mi esposa estaba muy cabreada, lo sintió como una traición, pero poco a poco hemos ido hablando y mejorando, espero que me perdone. Para mí era un escenario sin salida, no podría perdonarme el hecho de no hacer nada, tuve que tomar una decisión difícil entre mi familia y mi país”.

La llegada a Kiev

“Cruzar la frontera con Ucrania fue difícil, el punto de no retorno, pero ver todo el esfuerzo, el entusiasmo y la voluntad de la gente de no rendirse me levantó el ánimo. En cada esquina, en cada pueblo desde la frontera checa hasta Kiev, la gente se atrincheraba y patrullaba con sus armas de caza. Los ánimos estaban muy altos, todos estaban dispuestos a arriesgar sus vidas, así que no me veo diferente a ningún otro ucraniano. Ha habido muchas personas que han muerto y que ya nunca volverán a ver a sus padres y hermanos”.

Manejo de armas

“Nunca en mi vida imaginé que llegaría a esto. Estar aquí en Kiev, usar un chaleco antibalas y llevar un rifle de asalto es increíble. Nosotros manejamos los puntos de control, manejamos las entregas, somos la última línea de defensa. En cuanto al uso de armamento, tuvimos una clase breve sobre cómo usar un lanzacohetes, la clave era no disparar a uno de los tuyos”.

¿El fin del mundo?

“Es una locura que en el mundo actual tengamos una guerra abierta dentro de Europa, es una catástrofe humana que los rusos bloqueen el comercio de comida, que maten a civiles con rifles de asalto. Es bárbaro, hay sangre fría en las calles porque quieren imponer el terror y hacer que la gente corra. Es una vergüenza, nadie esperaba esto, de momento deponer las armas no es una opción. Todos entendemos que una vez que las armas nucleares comiencen a volar será el fin del mundo… pero el mundo debería hacer algo antes”.

El sueño de todo un país

“Queremos ser un país civilizado, una democracia en la que puedas elegir a tu presidente. Nuestro presidente es el único presidente que hemos tenido que defendió a nuestro país, todos los anteriores solo fueron bromas políticas. Zelensky puede haber sido humorista, pero él se entrega a la gente, defiende sus objetivos y su moral. Arriesga su vida, predica con el ejemplo y está dispuesto a llegar hasta el final”.

Castigo a los deportistas rusos

“Tal vez sea injusto parar a los jugadores rusos de la gira, pero no hay otro método para detener a Rusia. Deben rendir cuentas y la única forma de hacerlo realidad es hacer que los rusos se sientan culpables y reconsideren quién les gobierna. Tal vez deberían votar mejor si quieren los beneficios de una vida normal, estudiar y viajar al extranjero. Digo yo que tendrás que culpar colectivamente a la nación por las acciones de su líder, cuando Hitler estaba destruyendo Europa todos los alemanes eran colectivamente culpables”.

Comentarios recientes