La maldición de Marco Cecchinato con los Grand Slams en pista dura

¿Puede un semifinalista de Roland Garros terminar su carrera sin haber ganado ni un solo partido en un Grand Slam sobre cemento? Esa es la pregunta que muchos se harán tras comprobar que Marco Cecchinato, verdugo de Novak Djokovic en París allá por 2018, continúa con una racha infinita que resulta absolutamente surrealista. Protagonista de una de las mejores actuaciones en Roland Garros de la última década, el horrible binomio que el transalpino forma con los grandes torneos sobre pista dura ha acrecentado su legado en la madrugada de hoy. Tras ceder ante Philipp Kohlschreiber en su debut en el Open de Australia 2022, Marco tiene un registro ya de 0-10 en los dos Majors sobre cemento, con cinco derrotas en Melbourne y otras cinco en Nueva York. Es más: la mitad de esas derrotas llegaron ante jugadores ubicados fuera del top-100, algunos de ellos en posiciones como la #716 (Zachary Svajda, US Open 2021), #581 (Mardy Fish, US Open 2015) o #192 (Mackenzie McDonald, Open de Australia 2021).

Comentarios recientes