Las cinco conclusiones de la Copa Davis 2021

Desglosamos los cinco puntos más destacados de la última Copa Davis, con la victoria triunfal de Rusia y grandes sorpresas en cada partido.

Equipo ruso de Copa Davis. Fuente: Getty
Equipo ruso de Copa Davis. Fuente: Getty

La Copa Davis 2021 ha llegado a su conclusión. Ha sido un torneo marcado por las grandes sorpresas, decepciones y alegrías que caracterizan a la mayor competición por equipos del mundo del tenis, incluso dentro de un nuevo formato que ha dado mucho que hablar desde que se implantó. Con la novedad de ser un torneo multisede, si bien toda la acción final se concentró en Madrid, Rusia (compitiendo bajo la nomenclatura de Russian Tennis Federation) se alzó con el título de manera tremendamente contundente, necesitando en apenas una sola serie acudir al punto del dobles. Pero no solo ha dado que hablar el país de Medvedev: la Davis ha sido, una vez más, un caldero de sorpresas, momentos memorables y otros que, quizás, no se recordarán tanto. Aún así, en Puntodebreak analizamos todos ellos.

Rusia, cuatro hombres para dominarlos a todos

Y ni eso. En ocasiones, con apenas dos se bastan. Primero fue la ATP Cup, a inicios de temporada; ahora, la Copa Davis. No les importa la oposición, el lugar y la circunstancia: Andrey Rublev y Daniil Medvedev han arrasado con todo lo que se han encontrado a su paso si de representar a la bandera rusa se trata. Atrás quedan esas épocas de penurias, época de entreguerras en las que se encontraban anclados en el Grupo II de la antigua Copa Davis: los rusos tienen un plantel sencillamente impresionante al que muy poquitos países aspiran. Eran serios favoritos antes de poner el pie en Madrid, y lo refrendaron a lo largo de todo el torneo, únicamente necesitando del dobles en el punto ante España. Daniil no cedió ni un solo set en todo el torneo (!) y Rublev, a pesar de venir con el desgaste acumulado de todo el año, únicamente perdió un partido (ante Feliciano). Con Karatsev y Khachanov en la recámara, lo cierto es que se antoja complicadísimo que algún país le discuta el dominio del tenis mundial a Rusia, máxime si tanto ATP Cup como la Copa Davis siguen disputándose sobre pista dura.

Djokovic, máximo esfuerzo pero poco acompañado

El número uno del mundo no ceja en su empeño de darle a su país grandes alegrías. A pesar de llevar sobre sus hombros una temporada extenuante en lo mental, con picos de presión que pocas veces un tenista ha conocido a lo largo de la historia, Novak Djokovic decidió embarcarse en esta Copa Davis con el objetivo de conquistar su segunda Ensaladera. En cierto modo, él cumplió con su cometido: jamás se vio sorprendido en sus duelos en el individual, firmando al igual que Medvedev partidos acumulados. Los que fallaron en esta ocasión, al igual que en otras ediciones a lo largo de la historia, fueron los personajes secundarios: solo en una eliminatoria (la primera, ante Austria, y en el tie-break del tercer set) el número dos serbio consiguió sacar adelante su individual. Filip Krajinovic, Miomir Kecmanovic y en última instancia Dusan Lajovic (en una derrota durísima ante alguien que se encuentra fuera del top-200, Borna Gojo) pusieron a Novak bajo presión, obligándolo además a acudir al dobles, donde la falta de un doblista de clase mundial también lastró a los balcánicos. Mucha profundidad, pero el serbio deberá sacarse de la manga una gran evolución de alguno de sus compañeros si quiere repetir éxito aquí.

El dobles sigue siendo importante para avanzar

España se quedó en la orilla, finalmente, por no poder conquistar el tercer y definitivo punto ante Rusia. Croacia llegó a la final, principalmente, por hacer del tercer y definitivo punto su hábitat natural. ¿De qué hablamos? Evidentemente del dobles, una disciplina denostada por la ATP en las últimas décadas que en esta Copa Davis parece cobrar una relevancia mayor que en antiguas ediciones. Ahora es el último punto, un todo o nada que obliga a muchos países a incorporar a al menos un gran doblista en sus filas. No es casualidad que los croatas, que tenían en su equipo a la mejor pareja del año (Mektic/Pavic), acabasen por llegar a la final a pesar de que su número uno, Marin Cilic, solo ganase uno de sus cuatro partidos en el individual.

España, lastrada por las ausencias pero con el fuego competitivo intacto

Las ganas de revalidar corona enfrente de un Madrid Arena con gran entrada y aspecto no fueron suficientes ante el infortunio que sufrió el combinado español. Días antes del inicio de la competición, Roberto Bautista anunciaba su baja por lesión; apenas a horas de dar el pistoletazo de salida, Carlos Alcaraz tenía que bajarse tras dar positivo en COVID. Dos de los grandes referentes de la selección dejaban al equipo huérfano... y, a pesar de ello, los seleccionados por Bruguera compitieron y dieron el máximo, sorprendiendo incluso a jugadores ante los que no eran ni mucho menos favoritos. Feliciano López volvió a brillar, mostrando una vitalidad renovada para propiar a Rusia su única derrota en el plano individual: apenas nos quedamos a un set de conseguir la machada, es decir, superar a Rusia y clasificar (si bien como segunda). A pesar de no pasar el corte, muchísimo mérito el del equipo español.

La Davis sigue siendo de los secundarios

Siempre remarcaré que la magia de esta competición se encuentra alejada de los grandes nombres: está concentrada en esos pequeños que se crecen y exploran y redescubren su nivel, todo ello espoleados por una afición de locura que les alienta y les lleva a sobrepasar sus propias barreras. Perdido en gran medida el componente de la grada local, esta Copa Davis ha demostrado que la magia y la mística de la competición aún es suficiente para que los secundarios se crezcan y conozcamos a jugadores que juegan mucho mejor de lo que su ranking indica. El mayor ejemplo es Borna Gojo, un gigante croata casi desconocido que se limpió de un plumazo a Lorenzo Sonego y a Dusan Lajovic para guiar a Croacia a una improbable final. Ha habido más, eso sí: Zsombor Piros hizo soñar a Hungría tras imponerse a Marin Cilic, el propio Feliciano jugó como hacía años que no lo conseguía, Mikhail Kukushkin volvió a crecerse en un ambiente copero, y Nicolas Mejía, que jamás había ganado un partido a nivel ATP, se quedó a solo un punto de derrotar a uno de los hombres más en forma en el tramo final de temporada, Frances Tiafoe.

Comentarios recientes