WTA Finals 2021. Análisis de la final: Garbiñe Muguruza vs. Anett Kontaveit

Se enfrentaron hace dos días en la Round Robin, esta noche lucharán por el título de maestra. España y Estonia, a un paso de entrar en la historia.

Fernando Murciego | 17 Nov 2021 | 08.59
facebook twitter whatsapp Comentarios
Muguruza y Kontaveit, ¿quién será maestra en Guadalajara? Fuente: Getty
Muguruza y Kontaveit, ¿quién será maestra en Guadalajara? Fuente: Getty

Después de una prolongada temporada 2021, compuesta por once largos meses de competición, esta noche podremos disfrutar del último partido femenino del curso, el desenlace de las WTA Finals de Guadalajara. Las dos privilegiadas que saltarán a pista serán Garbiñe Muguruza y Anett Kontaveit, las dos mejores tenistas de la semana y que lucharán por el título de maestra en una jornada que, pase lo que pase, será histórica. Curiosamente, dos mujeres que se enfrentaron hace un par de días en la fase de grupos, solo que ahora se medirán en una batalla con algo más en juego.

SU PAPEL EN EL TORNEO

Empezando por Garbiñe, la primera en colarse en esta final, hay que decir que su papel en el torneo ha sido casi el de una superviviente. Empezó perdiendo su primer partido ante Pliskova y luego, contra Krejcikova, dejó escapar también el primer set. Lo que no sabía en ese momento la caraqueña era que ya no volvería a perder ningún partido más hasta llegar a la final. Remontó ante Barbora, superó a la propia Kontaveit en el Round Robin y ayer se deshizo de Badosa en su mejor actuación de la semana hasta el momento. Reacción de campeona de alguien que ya estuvo en este mismo lugar en 2015, solo que en aquella ocasión no pudo superar las semifinales.

Para Kontaveit el camino ha sido mucho más dulce, aunque eso es producto de su trabajo y esa buena inercia que arrastró durante los últimos torneos antes de aterrizar en México. La de Tallin encontró todas las soluciones desde el primer momento, donde sendas victorias sobre Krejcikova y Pliskova la enviaron directa a semifinales como primera de grupo, sin necesidad de jugarse nada ante Muguruza. Sería la española la única que encontró la fórmula para zanjar su racha de 12 triunfos consecutivos, aunque fue en un duelo intranscendente para ella. Seguro que esta madrugada le vemos poniendo algún sentido más en la batalla.

LA GUINDA A UNA GRAN TEMPORADA

Es curioso que Anett, siendo la última en llegar, la que obtuvo su billete a estas WTA Finals casi sobre la bocina, sea quien esté ahora mismo a un pasito de levantar el trofeo. Ella que necesitó de un maratón express en el mes de octubre para sumar los puntos necesarios para clasificarse, sabiendo que todo esa presión y agotamiento físico (también mental) podrían pasarle factura y dejarla sin aliento para disfrutar de su premio. Pero no, ni mucho menos, aquello sirvió para desatar la versión más ordenada de la estonia, gracias a la ayuda que Dmitry Tursunov le ha venido dando desde que empezaron a trabajar juntos en el mes de agosto.

Algo antes conseguiría su clasificación Muguruza, tenista reconvertida a una versión mucho más consistentes a lo largo del calendario. Aquella que antes parecía centrarse únicamente en los Grand Slam, hoy trabaja, compite y se enfoca de la misma manera en cada torneo que disputa, por eso saldrá de México en el top3 mundial pase lo que pase esta noche. El sacrificio diario de Garbiñe ha dado resultado, y eso que una lesión inesperada le dejó casi K.O. en la gira de tierra batida, porque de no ser por eso igual la teníamos luchando por el Nº1 del mundo. De momento, la veremos luchando por convertirse en maestra.

DOS PAÍSES EN BUSCA DE LA HISTORIA

Además del éxito individual para cada jugadora, también nos gusta incidir mucho en lo que significa un título como éste para la bandera que asoma por detrás de cada una de ellas. En el caso de España, significa volver a la última pantalla del tablero 28 años después, desde que Arantxa Sánchez Vicario se quedara a las puertas de conquistar las WTA Finals de 1993 en el Madison Square Garden, donde cedió ante la gran Steffi Graf. Casi tres décadas después, Muguruza ya ha igualado aquella proeza, la buena noticia es que al otro lado no tendrá a la alemana y sí una rival mucho más accesible.

Por supuesto, todo el respeto del mundo para Kontaveit, a quien nadie le ha regalado nada hasta llegar aquí, pero es evidente que su perfil de novata y su poca experiencia en este tipo de finales debería suponerle un hándicap para afrontar el choque con tanto oficio y escuela como tiene su rival. Anett, pese a tener tan solo 25 años, es desde hace tiempo la mejor jugadora estonia de la historia, siendo la primera en pisar el top10 o la primera en clasificarse para un evento como éste. Podemos decir que la historia, en su caso, ya está más que escrita, pero seguro que querrá añadir una página más.

H2H MUY APRETADO

Cerramos el análisis de la final comentando brevemente el H2H, un cara a cara que domina Muguruza por 3-2. Ya hemos dicho que la española ha sido la única capaz de tumbar a la estonia esta semana, aunque fuera en un encuentro donde Anett ya no se jugaba nada. Previamente, la estonia superó este año a Garbiñe en los cuarto de final de Moscú, siendo estos los dos únicos compromisos que han tenido en 2021. En el Open de Australia 2016 y Roland Garros 2017 la victoria fue para la caraqueña, mientras que Anett la venció por primera vez en Stuttgart 2017. Se espera un pulso muy igualado, con dos estilos agresivos que siempre salen morder. Un día más, la mentalidad de cada una será quién determine qué jugadora cierra el año en lo más alto.

Sola puede ganar una, ¿os atrevéis con un nombre? Hora de escuchar al foro.