Incomprensiblemente, la WTA va contra la corriente

Mientras emergen nuevas estrellas en el circuito, deciden tomar una decisión sin sentido: poner las Finals justo después de la BJKC. Un error para la venta del producto.

Ayrton Aguirre | 27 Oct 2021 | 17.12
facebook twitter whatsapp Comentarios
Muguruza es una de las tantas top10 que no jugará la BJKC. Foto: Getty
Muguruza es una de las tantas top10 que no jugará la BJKC. Foto: Getty

La WTA vivió en la última década y media muy por detrás de la ATP. Es innegable la relevancia adquirida del circuito masculino a partir de los éxitos de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic (los tres tenistas más ganadores de la historia -cada uno con 20 títulos de Grand Slam-). Sin embargo, el suizo está a punto de ponerle el broche final a su carrera, el español mantiene varios problemas relacionados a lesiones y el serbio nunca logró enganchar al nivel de los otros dos. En ese sentido, la Next Gen no pudo ocupar paulatinamente ese espacio que tiende a quedar vacante dentro de unas temporadas y los aficionados ya no sienten lo mismo al ver a jugadores con un prototipo similar (saque potente, derecha, pocos intercambios y no muchos más recursos sobresalientes). Sin embargo, no huyeron del tenis, sino que encontraron en los partidos de mujeres un producto más que interesante para contemplar. Y los datos del último US Open así lo demuestran dado que la final entre Emma Raducanu y Leylah Fernandez tuvo más espectadores en audiencia televisiva que la de Nole frente a Daniil Medvedev, según un informe de la cadena ESPN.

UNA SITUACIÓN DESAPROVECHADA

A pesar de eso, la WTA parece no haber entendido el mensaje. Si bien la pandemia obligó a modificar el calendario a las corridas puesto que la gira asiática tuvo que ser cancelada por segundo año consecutivo, diseñó un esquema poco favorable para las propias jugadoras y, en consecuencia, para los que observan el deporte. ¿A qué se debe esto? La decisión pasó por mover las Finals de Shenzhen a Guadalajara a cuatro días del cierre de la Billie Jean King Cup. Claro, desde Praga, donde se celebrará el campeonato por equipos, hasta la ciudad mexicana hay varias maneras de llegar, pero todas incluyen una conexión. Es decir, salvo la predisposición a poner un avión privado deberían tomarse más de un vuelo y la duración sería casi de un día (20 horas aproximadas). Ni hablar que Guadalajara se encuentra a 1566 metros de altura y que la temperatura -a diferencia de la capital checa- es elevada, situación que obliga a las atletas a adaptarse a nuevas condiciones.

Es por eso que hubo una catarata de renuncias por parte de las tenistas top a la BJKC. ¿Cómo creían que una jugadora iba a poder participar de ambos eventos? Más allá de que están acostumbradas a viajar de ciudad a ciudad por todo el planeta durante todo el año, son personas que sienten el desgaste de un 2021 plagado de complicaciones (cuarentenas en hoteles, testeos casi diarios, restricciones y cambios de planes constantes). A excepción de Barbora Krejcikova, que formará parte de la delegación local, ninguna otra clasificada al Finals irá al torneo por equipos. Lógicamente, todas tuvieron que rechazar las convocatorias con mucho pesar por lo que significa vestir y representar los colores de tu país. No obstante, el tenis es individual y estar entre las ocho mejores de la temporada no es algo que sucede todo el tiempo.

Ashleigh Barty, Aryna Sabalenka, Karolina Pliskova y las españolas Garbiñe Muguruza y Paula Badosa serán las grandes ausentes de un certamen que perderá valor. Tanto es así que -por ejemplo- no se transmitirá en Gran Bretaña (ninguna señal compró los derechos) ni en otras partes del mundo, según informaron en el prestigioso diario The Times. La australiana, en tanto, tampoco irá a México porque le imponen un estricto confinamiento al regresar a la isla. "No competiré más en 2021. Fue una decisión dura, pero necesito priorizar mi cuerpo y concentrarme en la pretemporada. No estoy dispuesta a comprometer mi preparación para el próximo Open de Australia", aseguró la Nº1.

Mientras los amantes del tenis disfrutan de ver nuevas figuras como Raducanu, Fernandez, Cori Gauff, Amanda Anisimova, Iga Swiatek, Clara Tauson o Bianca Andreescu (por citar algunas), la WTA resolvió insólitamente pegar los dos torneos más importantes (luego de los Slams) del año. Hay que cuidar la salud de las verdaderas protagonistas y también hay que hacer todo lo posible para mantener a la audiencia enganchada. Será cuestión de aprender, juntar los naipes y volver a repartir porque en 2022 no puede volver a ocurrir lo mismo.