Rolex Paris Masters 2020 | Análisis de la final: Zverev vs Medvedev

Zverev y Medvedev protagonizarán un duelo por ver quien sale de París-Bercy con el título bajo el brazo. En Punto de Break analizamos dicho encuentro.

Carlos Molins | 7 Nov 2020 | 23.29
facebook twitter whatsapp Comentarios
Medvedev y Zverev. Foto: Twitter
Medvedev y Zverev. Foto: Twitter

El último Masters 1000 de la temporada busca campeón. Después de varios días con partidos de gran nivel y con alguna que otra sorpresa, Alexander Zverev y Daniil Medvedev pelearán por ver quien sale de París-Bercy con el título bajo el brazo. En Punto de Break analizamos el partido y desgranamos cuales son las claves del encuentro.

No hay dos sin tres. Eso debe estar pensando el alemán Alexander Zverev después de lograr el pase a la gran final de París-Bercy. La meteórica progresión del tenista germano ha hecho que sus últimos años en los torneos importantes sean una mera anécdota, y es que después de la reanudación del tenis a causa del coronavirus, la figura de Zverev ha destacado y de que manera. El alemán afrontará su séptima final de Masters 1000 con la vitola de favorito y habrá que comprobar cómo es capaz de gestionar la resaca de su gran victoria ante Rafael Nadal. Llegará con un desgaste físico y mental, algo que podría quizas afectarle un poco en el devenir del encuentro, pero Sascha intentará pasar esto por algo. En el tenis hay pocas armas tan podermosas como son el talento y la confianza. Ganar como ha hecho el alemán en estas últimas semanas y acumular tantos triunfos es el aval perfecto para hacer un último esfuerzo e intentar acabar el año de la mejor manera posible. La hoja de ruta de Zverev ha sido Miomir Kecmanovic, Adrian Mannarino, Stan Wawrinka y Rafael Nadal. Sin duda, cada ronda más complicada que la anterior y demostrando la razón por la cual en indoor es donde ofrece mejores sensaciones.

Por su parte, Daniil Medvedev ha sido la gran sorpresa del torneo. Quizás muchos lean esta frase y piensen... ¿cómo es posible leer esto? Es cierto que el moscovita partía con el cartel de tercer cabeza de serie, pero las sensaciones mostradas por el pupilo de Gilles Cervara no eran buenas en estas últimas semanas. El ruso comenzó el torneo con partidos muy comprometidos que resolvió con maestría ante Kevin Anderson y Alex de Miñaur. Luego tuvo que tirar de su mejor tenis para poder deshacerse de un Diego Schwartzman que se jugaba su clasificación para la Nitto ATP Finals. Ya con la dinámica positiva a causa de los buenos resultados y su buen nivel de tenis, Medvedev se deshizo en semifinales ante uno de los jugadores más peligrosos bajo esta superficie, el canadiense Milos Raonic. Parece que Medvedev se ha adaptado muy bien a las condiciones de París-Bercy y parece haberse reencontrado con ese nivel de juego que le llevó a ser durante meses uno de los jugadores a batir en el año 2019.

¿Cuáles son las claves del partido? Obviamente cuando hablamos de dos jugadores jóvenes, tenemos que hablar del cansancio y de los nervios. Si alguno de los dos contendientes no es capaz de gestionar el desgaste físico y mental de una semana de grandes partidos será complicado que pueda competir por el título. Si ambos consiguen corregir esto y batallan de tú a tú, la igualdad, emoción y espectáculo están asegurado. Medvedev ya confesó en rueda de prensa de que debe ser muy agresivo para poder hacer frente a un jugador como Zverev, que es muy sólido desde el fondo de la pista y sabe manejarse muy bien en este tipo de partidos. Conociendo a Daniil, posiblemente asumirá riesgos si ve que el partido no va como él mismo esperaba, mientras que Sascha esperará hasta estar 100% seguro de que es el momento de atacar.

El head to head es dominado por Zverev

Será el séptimo duelo entre ambos, con un bagaje de cinco victorias a favor de Alexander Zverev y un triunfo para Daniil Medvedev. El alemán ha sido uno de los pocos que pudo hacer frente a Medvedev en el segundo tramo de la temporada, consiguiendo derrotarle en la pasada Nitto ATP Finals en dos ajustados sets. En indoor, Sascha domina por dos a cero, por lo que Medvedev ya sabe de sobra que tipo de partido puede plantear Sascha.