El torneo de Viena critica con dureza a Nadal y Djokovic

Thomas Muster y el director del torneo ven mal que disputen una exhibición y nunca hayan acudido a su evento. "Solo juegan cuando quieren".

Nadal y Djokovic en Kazajistán, criticados por torneo de Viena. Foto: gettyimages
Nadal y Djokovic en Kazajistán, criticados por torneo de Viena. Foto: gettyimages

No es la primera vez que la disputa de una exhibición en algún país emergente despierta las suspicacias y críticas de gran cantidad de aficionados y personas muy cercanas al mundo del tenis. Rafael Nadal y Novak Djokovic han puesto rumbo a Kazajistán en una semana donde hay actividad oficial con dos torneos ATP 500 en marcha. Este tipo de eventos no suelen encandilar a nadie y el año pasado español y serbio tuvieron que dar marcha atrás en su proyecto de disputar un partido en Arabia Saudí. Esta vez han elegido un país con mayores garantías democráticas pero también importantes problemas estructurales merced a su papel como productor y exportador de petróleo y armas. Nada de eso debería enturbiar la encomiable tarea de estas dos leyendas por difundir la magia del tenis a un rincón del planeta en el que no se tiene la oportunidad de disfrutar en directo de tenis de máximo nivel, pero se les achaca hacerlo en mitad de la temporada, con dos torneos de mucho nivel en marcha y con multitudes de cosas importantes en juego.

"Da igual lo que hagamos, Nadal y Djokovic solo juegan cuando quieren. Comprendemos que Roger vaya siempre a Basilea y sabemos que debemos compartir las estrellas con este torneo", declaró en Tennis365 Thomas Muster, dejando clara su desesperación por no haber podido disfrutar de la presencia de Rafa y Novak desde tiempos inmemoriales. Y es que la relación del Big3 con el torneo de la capital austríaca es desalentadora para los intereses de sus organizadores. Roger Federer disputó el torneo en cinco ocasiones, todas ellas concentradas entre 1999 y 2003, cosechando el título en 2002 y 2003. Desde aquel año no volvió al torneo al comprometerse fielmente con el evento de su ciudad natal. Por su parte, Novak Djokovic jugó en 2006 (eliminado en octavos por Wawrinka) y en 2007 (campeón ganando en la final al propio Stan). El caso de Rafael Nadal es el más flagrante ya que no ha participado nunca en el torneo vienés, siendo uno de los dos eventos ATP 500 que nunca han podido disfrutar de su presencia; el otro es el de Washington.

El director del ATP 500 Viena 2019, Edwin Weindorfer, ha sido claro respecto a lo que opina de lo ocurrido este año. "No creo que sea bueno para el tenis disputar exhibiciones de este tipo cuando hay torneos ATP en curso. Las ausencias de Novak y Rafa no se deben a lesiones o fatiga, sino para jugar un partido en un país lejano", señaló el máximo dirigente de un torneo que siempre se las arregla para juntar una nómina interesante de jugadores, nutriéndose de top-10 que buscan certificar su clasificación para las Nitto ATP Finals. En todo caso, no es de extrañar la desesperación al comprobar cómo son uno de los eventos de categoría ATP 500 que menos poder de atracción han tenido con las grandes estrellas. Desde 2007 no disfrutan los austríacos de la oportunidad que supone ver en directo a un miembro del Big3, algo impensable en otros torneos de su mismo estatus, como Acapulco, Dubai, Halle, Queen´s, Pekín o Basilea.

Comentarios recientes