Nadal termina soltándose tras un inicio extraño

Un inicio complicado pero breve y un partido finalmente sólido y fluido ante Sugita citan a Rafa Nadal con Nick Kyrgios en segunda ronda de Wimbledon.

Alejandro Arroyo | 2 Jul 2019 | 19.40
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Rafa Nadal comenzó con buen pie Wimbledon 2019. Ante el japonés Yuichi Sugita, el número 2 del mundo pudo descifrar las primeras preguntas que suele hacerle el torneo. En términos de movilidad, apoyos y fluidez sobre la pista, el de Manacor fue de menos a más y pudo controlar el ímpetu de un jugador muy móvil e impetuoso al que después le pasó factura la desigual potencia y envergadura con la que contrarrestar.

Y cabe decir que el comienzo fue ciertamente sorprendente, pues ocurrió todo lo contrario a lo que fue sucediendo poco a poco. El jugador asiático se sirvió de las dudas de su rival para romper el servicio de Rafa, colocarse 2-0 y tener otro 0-40 sobre el servicio del español que elevó el runrun de la Pista 2, después de que Federer, un par de horas antes, cedió la primera manga ante Lloyd Harris.

Sin embargo, Rafa logró salvar las tres bolas de break y encontrar la serenidad. Se le vio ciertamente paralizado y nervioso a la vez a Nadal. Más bien rígido y con dudas en su saque y en sus golpes, esperando a que el pasar de los minutos y algunos intercambios más largos le hicieran entrar en calor, activar los músculos, pisar el suelo con firmeza y comenzar a cubrir la pista sin mayor miedo. Y vaya si lo logró.

Porque desde que Nadal logró igualar a tres debe decirse que jugó un buen partido. Sus piernas se mostraron dinámicas para cubrir de esquina a esquina o para dar un paso al frente y comenzar a dominar con su derecha, demostrando que su empuñadura es fantástica para meterse debajo de la pelota y levantar los golpes punzantes de Sugita, un tipo limitado pero con buenas manos para dirigir la pelota con cierta anticipación y contragolpe.

Así, el mallorquín encontró estabilidad con su servicio y pudo comenzar a tirar mucho más con su derecha, buscar golpes más arriesgados y ajustados y mucho más determinantes que en el arranque de la tarde. Salvado ese primer tramo lleno de incomodidad, Nadal se citará el jueves con Nick Kyrgios en lo que se presume como la gran cita del cuadro masculino en la primera semana del torneo inglés.