Nadal: "Ganar cada Grand Slam significa muchísimo; quedan para siempre"

El español Rafa Nadal se muestra muy feliz tras el encuentro, analizando con elocuencia la final ante el sudafricano Anderson

Rafa Nadal levantó su 16º título de Grand Slam con gran autoridad, derrotando a Kevin Anderson en tres mangas. El español reflexionó sobre el partido para las cámaras de Eurosport. Con su habitual clarividencia analítica y muy feliz por lo conseguido, el balear analizó así un encuentro con el que cierra un gran US Open.

Rafa admitió no sentir un verdadero control del partido por las características de su oponente. "Al final juegas contra un gran sacador, no es fácil sentir que dominas el partido, y siendo una final de Grand Slam, no puedes estar tranquilo en ningún momento, porque aunque iba dos sets a cero y break en el tercero, los tres últimos juegos he sacado con muchos nervios. Pero está claro que era importante háber hecho el break en el primer set porque iban pasando los juegos y se iban yendo las oportunidades, y si no hacía el break ahí, venían bolas nuevas y ponerse 5-5 con un sacador es más complicado. Luego con dos sets a cero arriba, él tenía que jugar muy bien durante mucho tiempo".

Para Nadal fue importante tanto mover a su rival como incomodar y variar con su posición al resto. "Cuando conseguía moverle sí que es verdad que él sufría, pero él estaba decidido a pegar fuerte como se preveía. Para mí era importante que él no sintiera que podía rematar tras pegarle muy fuerte la pelota, saber que debía encarar sus golpes sabiendo que no le debía dejar bolas flotando para que siguiera rematando las jugadas. Lo voy pensando antes del partido pero dentro del partido voy dándome cuenta de lo que necesito en cada momento. Vi el partido que jugó ante Pablo Carreño y vi que restando delante Anderson encontraba fácil las zonas y sacando con esa potencia tiene el objetivo más claro. Y yéndome atrás pensé que le costaría encontrar fácil las zonas, si me voy 5 metros detrás a lo mejor al comienzo sería difícil para mi pero a la larga conseguiría meter más bolas en pista. Luego cuando me voy delante en algunos momentos, le cambio un poco el punto de visión, más que un bien para mí lo hago para incomodarle, para que piense que también puedo restar dentro."

Siempre, después de una gran victoria, Nadal expone las sensaciones de lo que significa ganar un grande, un título que como también reconoce, tuvo en el partido ante Mayer un punto de inflexión. "Cada torneo es una sensación diferente y ganar un Grand Slam significa muchísimo, son cosas que quedan para siempre, para el resto de mi vida y ganar uno es mucho, así que muy feliz y muy agradecido por la gente que ha trasnochado, gracias por su apoyo y su cariño. Creo que el partido ante Mayer supuso un cambio de dinámica, a partir de ahí jugué a un nivel alto y mentalmente he competido bien, las semifinales fueron un partido muy completo por mi parte, y hoy era un partido complicado. Sabía que sacaba y pegaba muy fuerte y que no iba a sentir una comodidad constante, por suerte el partido se ha ido abriendo hacia mi lado".

Terminado el último grande del año, Rafa se tomará unos días en Mallorca para después preparar toda la recta final de la temporada. "Ahora me tomaré unos días de descanso, y aunque no he terminado mal físicamente, pero a nivel mental para encarar la última parte del año es positivo desconectar, así que disfrutaré un poco del mar si el tiempo acompaña".

Comentarios recientes