Martina Hingis, la reina eterna que busca una histórica doble corona

La suiza ya es campeona del dobles mixto y busca el título en dobles femenino, en lo que sería un logro histórico al alcande de muy pocas.

Quizá el seguidor poco avezado del tenis tengo que frotarse los ojos para comprobar que es cierto lo que ve. A aquella joven que en la década de los 90 revolucionó el mundo del tenis, levantando títulos de Grand Slam casi 20 años después. No todo el mundo tendrá plena conciencia de lo que está haciendo Martina Hingis, pero merece la pena destacar el esfuerzo y amor de la helvética por este deporte, al que se ha reenganchado por enésima vez con el fin de congraciarse con él y disfrutar.

Y es que la historia de la suiza es la de un ascenso a la gloria demasiado rápido y tempranero. Es una de las muchas historias de chicas inmaduras y mal asesoradas cuyo nivel de tenis está muy por encima de su capacidad para metabolizar lo que supone el éxito y actuar en consecuencia. Retiradas parciales, episodios grotescos en su vida personal y finalmente, la consideración de juguete roto. Algunas se levantan y otras no lo hacen. Martina ha sabido reinventarse, encontrar en el tenis un aliado y volver a disfrutar de un deporte en el que es leyenda.

[getty:841674722]

Ganadora de cinco torneos individuales de Grand Slams y dos WTA Tour Finals (1998 y 2000), el inicio del nuevo siglo provocó en Hingis el caos que mucho preveían para los aparatos tecnológicos. Se mantuvo en la batalla hasta 2002, donde llegó a la final del Open de Australia pero su nombre desapareció del panorama tenístico durante unos años. Su carrera comenzó a desarrollarse bajo los cauces del desorden y la motivación hasta que en 2007 decidió retirarse definitivamente.

Sin embargo, el mono hizo que buscara consuelo en el dobles, una disciplina en la que poder apoyarse en la pareja y disfrutar más, al no tener excesiva presión competitiva. No fue hasta 2014 cuando se lo tomó en serio y actuó en consecuencia, con una final en el US Open junto a Flavia Penneta y al año siguiente ya hacía resonar su nombre en el palmarés de ganadoras. La suiza se ha convertido en la mejor doblista del mundo, junto a Sania Mirza primero y este año con Yung-Jan Chan.

[getty:844226206]

Atesora en su poder la friolera de 12 títulos en dobles femenino y 7 en dobles mixtos. En el US Open 2017 está en disposición de salir de Nueva York con dos títulos bajo el brazo. Ya tiene uno asegurado (al ganar el mixtos con Jamie Murray) y esta tarde a partir de las 19:00 hora peninsular española, buscará otro frente a la pareja checa formada por Lucie Hradecka y Katerina Siniakova. Esta hazaña fue lograda por Steffi Graff en Wimbledon 1988, donde ganó el torneo individual y dobles femenino, y por Martina Navratilova en numerosas ocasiones.

Sin embargo, actualmente parece inviable que una jugadora con opciones de alcanzar el título en el torneo individual, decida disputar el dobles con garantías de éxito; lo más cercano a ello fueron los años en que Garbiñe Muguruza comenzaba a despuntar y jugaba dobles con Carla Suárez, clasificándose para las WTA Finals en ambas disciplinas. Así pues, Martina Hingis es una de las pocas candidatas a terminar un torneo de Grand Slam con dos trofeos.

[getty:844935878]

No sería algo nuevo para ella. La helvética ya se coronó en dobles femenino y dobles mixtos en Wimbledon 2015 y US Open 2015. También fue capaz de ganar el singles y el dobles en el Open de Australia 1997, 1998 y 1999. Datos que revelan la importancia de Martina Hingis en el mundo del tenis y su consideración de mito viviente. Puede seguir agrandando su leyenda en una ciudad amante de este tipo de historias. El US Open 2017 puede tener a una campeona doble.

Comentarios recientes