Novak Djokovic, una muralla casi inexpugnable en Copa Davis

El serbio no pierde un partido de Copa Davis desde 2011 y acumula un récord histórico de 33 triunfos y solo 10 derrotas. 

El chacal vuelve a su guarida dispuesto a lamerse las heridas para regresar a combate. No, no es el guión de un documental sino la metáfora de lo que busca Novak Djokovic en la Copa Davis 2017. El serbio quiere sentirse arropado por su público, acumular horas en pista y ganar la confianza perdida en los últimos meses. Nada como volver a casa para salir reforzado y volver al circuito ATP con la mejor de las disposiciones.

No son pocas las comparecencias de Djokovic en la competición por selecciones, demostrando su sentimiento de pertenencia hacia una nación joven y que pretende construir su identidad teniendo el deporte como pieza fundamental. Novak es un icono y se sabe en la obligación no solo de vencer, sino de alcanzar la "excelencia", como se diría en determinados ambientes futbolísticos.

[getty:633726570]

Desde 2004, Djokovic ha jugado al menos una eliminatoria en todos los años, salvo 2012 y 2014. El de Belgrado mide cada vez más sus comparecencias pero no se desliga de una competición que le hace sacar su aspecto más luchador. De los 43 partidos que ha disputado en su carrera en la Copa Davis, seis han sido en el dobles con un balance de 3-3, y no sería descabellado pensar en verle en la eliminatoria contra España, poniéndose el mono de trabajo si así lo requiere el duelo.

Su debut se produjo en una eliminatoria contra Letonia, en la que Serbia buscaba salir del infierno del Grupo II. Novak ganó a Janis Skroderis y encadenó tres victorias consecutivas. Sus primeras derrotas se produjeron en un duelo del Grupo I contra Bélgica, en el que Kristof Vliegen y Oliver Rochus sacaron los colores a un imberbe Novak. Por aquel entonces, el serbio era una promesa pero estaba lejos aún del top-100.

[getty:633722528]

En 2006, ya en el top-20, fue derrotado por Roger Federer en los playoffs de ascenso al Grupo Mundial, en un partido que le hizo madurar notablemente en su camino a la élite. Dos derrotas interesantes en su palmarés, se produjeron sobre la tierra batida de un Benidorm muy ventoso, en el que David Ferrer y Rafael Nadal castigaron al serbio. En 2011, Djokovic perdió su último partido en individuales en esta competición; fue ante Juan Martín Del Potro en semifinales, teniendo que retirararse por lesión cuando marchaba 7-6 (5) 3-0 abajo en el marcador, siendo un golpe moral muy duro ya que supuso la clasificación de Argentina en Belgrado.

Incluso cuando no ha estado bien físicamente, el serbio ha respondido, poniendo en peligro eventos futuros. Sucedió en 2016, cuando se vio abocado a disputar un quinto set con Mikhail Kukushkin, remontando una desventaja de 2-1 en contra. Fue una clara demostración de la garra y el compromiso de un jugador histórico. Djokovic fue una pieza clave en la obtención de la Ensaladera por parte de Serbia en 2010. El de Belgrado participó en todas las eliminatorias de esa edición, ganando todos los partidos a nivel individual que disputó y dejando escapar tan solo uno de dobles en semifinales, ante la pareja checa formada por Berdych y Stepanek.

[getty:125586570]

Palmarés intachable el de Novak Djokovic en la Copa Davis, sin que haya derrotas ante jugadores netamente inferiores a él, lo que resta esperanzas a un equipo español que habrá de dar la machada. Albert Ramos y Pablo Carreño tendrán que jugar a su máximo nivel y esperar alguna rendija en la maltrecha confianza del serbio para poder hacerle daño. La muralla parece inexpugnable. ¿Podrá el equipo español diseñar un "caballo de Troya" contra Djokovic?

Comentarios recientes