Río de Janeiro se postula para acoger un Masters 1000

El evento brasileño está en conversaciones con la ATP para intentar ser el primer Masters 1000 de Latinoamérica, pensando en 2019.

En un calendario tan consolidado cualquier atisbo de cambio supone una novedad casi inconcebible para los más inmovilistas. Los torneos son fenómenos de dimensiones sociales y económicas astronómicas, y no es fácil perder la categoría de Masters 1000 como tampoco lo es conseguir las inversiones necesarias para llegar a ello. Sin embargo, Rio de Janeiro está dispuesto a hacer un esfuerzo.

Las instituciones gubernamentales de la ciudad quieren que el capital siga fluyendo, aprovechando la tendencia al alza de los Juegos Olímpicos. En contraposición a muchas de las instalaciones para dicho evento que ya están en una lamentable situación de desuso y con un futuro poco halagüeño, el tenis sí es un deporte consolidado en el imaginario colectivo brasileño. Se quiere aprovechar esto, así como el know-how adquirido desde 2014, año que supuso el inicio de la celebración del ATP 500 Rio Open. En apenas cuatro años, el evento se ha consolidado y ha demostrado que hay posibilidades de crecer.

[getty:655064928]

El hombre llamado a encabezar esta revolución es Marcelo Alves, director de RioTur actualmente y que se erige en un convencido de la idoneidad del proyecto de crecimiento. Amparados por IMG, uno de los actores clave del panorama tenístico actual, los representantes del torneo carioca se reunieron con la ATP para poner de manifiesto su interés por acoger un Masters 1000. "El primer paso sería cambiar la superficie de tierra batida a rápida, lo que nos dará más posibilidades con la ATP", señaló Marcelo Alves, director del torneo, que presentó el Parque Olímpico de Tenis como un lugar idóneo para trasladarse.

"Vamos a ofrecer un proyecto tan importante que entenderán que no es posible que este torneo sea solo un ATP 500", continuó diciendo el director del torneo. "El personal de la ATP conoce las instalaciones del Parque Olímpico y lo importante que es dotar de vida a instalaciones como esta". Pero no todo es tan fácil. Para certificar el cambio de superficie de un torneo se necesita someterse a una votación donde hay seis votos en juego: tres representantes de torneo y tres jugadores. En caso de empate decidiría el presidente de la ATP, Chris Kermode.

El primer paso sería ese y a continuación, se comenzarían los trámites para ser Masters 1000. El cambio nunca se llevaría a cabo antes de 2020 pero en Brasil ya están trabajando con el optimismo que les confiere el hecho de que en 2019 haya prevista una remodelación en el calendario ATP. Esto es percibido como una oportunidad por parte de los brasileños que dieron muestra de su entusiasmo.

"Es un proyecto largo, nos puede llevar cinco años incluso. Lo primero es cambiar la superficie y sorprenderles a todos". Para convertirse en Masters 1000 es preciso comprar los derechos de un torneo o crear una nueva licencia aprovechando la baja de algún otro torneo. "Es complicado entrar en ese club porque todos los torneos tienen un gran nivel pero esto nos va a llevar años. Tenemos la voluntad de hacerlo", dijo Luiz Carvalho, director del evento.

[getty:657987728]

Esta noticia supone un punto de inquietud para los amantes de la tierra batida, que verían cómo se pierde un torneo importante en esta categoría. Parece que Rio de Janeiro percibe como imposible desbancar a Montecarlo, Roma y Madrid o sumar un evento de esta categoría sobre tierra batida, por lo que resulta difícil pensar qué torneo podría quedarse en la cuerda floja si el proyecto brasileño sigue adelante.

Comentarios recientes