Los grandes 'wild cards' del circuito

Un estudio saca a la luz quiénes se llevaron más invitaciones en 2016 y quiénes las aprovecharon mejor. Descubre quien fue el rey de las wild cards.

Los jugadores invitados a un torneo son una parte tan tradicional de un evento como lo son los cabezas de serie, los jugadores de la previa o el resto de integrantes del cuadro. Una mezcolanza de jóvenes locales prometedores o simplemente locales, jugadores con peor ranking del que deberían tener, viejas glorias con atracción para el público o de aquellos que se benefician de un acuerdo entre federaciones. ¿Hasta qué punto las conocidas como 'wild cards' son útiles en terminos de rendimiento? ¿Son un simple condimento al cuadro pero exento de sabor? ¿Un simple maquillaje?

Un estudio realizado por Tennismash ha buceado por la temporada 2016 extrayendo a todos aquellos tenistas que han gozado de más de una invitación y que no formen parte de aquellos que la hayan pedido a última hora por haberse quedado fuera del corte. De una lista de 45 tenistas que han recibido al menos de WC en 2016, tan solo 8 de ellos han saldado esas invitaciones con un balance positivo de victorias/derrotas. ¿Pero quién ha recibido más invitaciones en 2016? Ni más ni menos que el argentino Juan Martín del Potro.

El tandilense ha acumulado hasta 8 invitaciones durante la temporada. No tuvo que acogerse al ranking protegido. El de Tandil jugó con invitación Delray Beach, Indian Wells, Múnich, Stuttgart, el US Open, Shanghái, Estocolmo y Basilea. En esos ocho torneos Delpo registró un excelente balance de 20 victorias y 7 derrotas. Atrapando además uno de esos eventos en los que entró con una 'wild card', el torneo de Estocolmo. El argentino corresponde a ese grupo de jugadores que reciben invitaciones que ha perdido ranking por un tema de lesiones o baja forma. Si observamos al resto de los obsequiados con WC, el éxito de las mismas no es ni de lejos el mismo.

Fuente y grafismo: Tennismash

El tenista que por contra tiene peor balance, o mejor dicho, mayor diferencia entre victorias y derrotas es el estadounidense Frances Tiafoe. Este joven perteneciente a la NextGen ha entrado con 'wild card' en seis torneos el pasado año, de los cuales solo ha rescatado una victoria. Y eso que en todos ellos jugaba en suelo local. En Indian Wells consiguió su única victoria ante su compatriota Taylor Fritz. Con seis invitaciones está también el francés Quentin Halys, otra joven espada. El galo tiene un 50% de victorias, jugando siempre en Francia salvo en el Open de Australia donde entró con invitación gracias a un acuerdo entre las federaciones australiana y francesa.

Otros con pobre balance son el australiano James Duckworth (2-5), el turco Marsel Ilhan (0-4) y otros tantos con un balance de 0-3 como James Ward, Mackenzie McDonald, Elias Ymer y Ze Zhang. Se confirma por tanto que la invitación en estos casos no supone un verdadero estímulo para un cuadro. La mera presencia de jugadores locales es la razón, aunque su nivel no acabe de estar en consonancia con el torneo. Evidentemente si su ranking fuera superior no necesitarían de una invitación. Pero tampoco han sabido aprovechar ese impulso y el hecho de jugar en casa en muchas de las ocasiones.

Sorprende que jugadores que ahora mismo sí gozan de un ranking de garantías que les permite evitar esas invitaciones no sacaran tajada en su momento. Tenistas tales como Alexander Zverev con un discreto 3-2 en los torneos de Rotterdam y Marsella, Karen Khachanov, con un más que pobre 3-5 (es el cuarto jugador con más invitaciones en 2016) o Elias Ymer con un 0-3 en Miami, Barcelona y Estocolmo.

Como es lógico viendo el calendario ATP, Estados Unidos, Francia y Australia son los que más pueden invitar a jugadores locales. No lo están aprovechando convenientemente. En cualquier caso siempre son un edulcorante necesario para todo evento, aporta frescura con nuevas caras y aunque sus aventuras acaben más pronto que tarde animan y de vez en cuando dan buenos sustos y agradables sorpresas al público.

Comentarios recientes