Un Baghdatis resucitado se mete en la final de Dubái

El chipriota accede a la final de Dubái superando a Feliciano López tras ir set y break abajo. Se medirá en la gran final a Stan Wawrinka.

Marcos Baghdatis ha alcanzado la final número 12 de su carrera tras imponerse en las semis de Dubái al toledano Feliciano López por 3-6, 7-6(1) y 6-1 en 2 horas y 1 minuto. El chipriota estuvo contra las cuerdas ya que Feli se puso break arriba en el segundo set. El de Limassol mantuvo la fe y aprovechó el bajón de nivel del español en el desempate para remontar y llevarse de calle el definitivo set.

Dos realidades muy distintas chocaban en la segunda semifinal de Dubái. El juego de fondo sólido de Baghdatis contra la agresividad, velocidad y tenis cerca de la red de Feliciano. El toledano no escondía sus cartas, pronto mostraba que se iba a ser un incordio en la cinta. El chipriota se vio lastrado toda la primera manga por un porcentaje muy bajo de primeros saques. A pesar de ello, él fue el primero que se encontró con una opción de rotura. Tras un 30-0 de Feliciano, una derecha fácil errada permitió meterse en el juego al de Limassol que con buenos restos y despliegue de fondo llegó hasta el punto de break. En esas instancias López sacó de nuevo a relucir el servicio y la volea y solventó el entuerto.

En el siguiente game sería el español el que daría el zarpazo y certero además. Ni más ni menos que un 0-40, haciendo subidas de resto incluso. Voleando con maestría, atrapando al chipriota que se veía retenido y agobiado por las constantes apariciones de Feliciano en la media pista. Aprovecharía la primera opción y con 5-3 y saque no dudo para cerrar la primera manga. Claramente de menos a más. Su 14º final ATP estaba más cerca. Baghdatis terminaba con tan solo un 37% de primeros dentro. Preocupante cifra si quería meterse en la finalísima de Dubái.

Baghdatis encontraría aire en el segundo set gracias a una pequeña desconexión de Feliciano. Eso, y muy buenos restos del chipriota. Una volea forzada del toledano que se marchaba ligeramente desviada suponía la primera rotura del partido para Baghdatis. En el siguiente juego sufriría para aguantar el saque, ya que su porcentaje de primeros seguía siendo bajísimo.

En su siguiente turno de servicio no aguantó. Tres dobles faltas y un excelente nivel de Feliciano en la red, que le asemejaba casi a un frontón, voleándolo todo, posibilitaban que el español se reenganchara a la manga. Y la inercia seguiría. Feli desesperaba con su consistencia al chipriota que no mandaba lo que quería ni desbordaba lo que quería al zurdo toledano. Los errores caían sin cesar y López rompía por segunda vez consecutiva el saque de Baghdatis.

Lo tenía todo de cara, la final a la vuelta de la esquina. Pero ahí se arrugó y el chipriota se creció con el apoyo del público. Le devolvía el break y tras mucho sufrimiento en el mejor y más vibrante juego del partido conservaba su saque gracias a grandes servicios, los cuales apenas habían brillado. Se ponía 5-4 y restaba para llevarse la segunda manga. Feli a la suyo, sereno y certero con su juego de saque y red. El desenlace estaba en el tiebreak. Ahí, el discípulo de Pepo Clavet se hundió, especialmente su derecha, que fabricó uno tras otro gruesos errores produzco de una impaciencia que no se le había visto en todo el encuentro. Baghdatis siendo correoso y teniendo fe en sí mismo levantaba la situación y ganaba por 7-1 el desempate empatando la semifinal.

Feli se había quedado sin muchas energías en el definitivo set. Y sin derecha. Y sin saque .No conectaba apenas primeros. Baghdatis seguía enchufado a la línea de fondo, sin conceder fallos. Tras desperdiciar dos bolas de rotura aprovechaba la tercera del set y quebraba a López para ponerse 2-1 y saque. El chipriota le invitaba a volver al set con un 0-40, pero sacó la chistera el servicio y con dos aces y una dejada levantó la situación y abría brecha.

El partido estaba roto ya. Feliciano se había quedado sin gasolina y soltó lastre. Todo errores no forzados, hasta con la volea, que había sido intocable durante gran partido del duelo. Finalmente Baghdatis cerraba el partido por 6-1. El tenis había sido cruel con Feliciano, pero su bajón en el final del segundo set y la fe que se tuvo el chipriota fueron determinantes. Gran noticia para el tenis que Baghdatis vuelva a estar en el candelero. Final de gran nivel ante Wawrinka este sábado.

Comentarios recientes