Andre Agassi – Pete Sampras, un regreso al pasado

Un hotel resort en Virginia Occidental fue ayer el escenario de otro partido entre Andre Agassi y Pete Sampras. Un regreso al pasado de una rivalidad histórica

Juanma Muñoz | 22 Jun 2015 | 15.15
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Andre Agassi y Pete Sampras volvieron a enfrentarse ayer en una pista de tenis. Sucedió en el Greenbier Resort, un hotel de lujo situado en White Sulphur Springs (Virginia Occidental, Estados Unidos).

Un día después de lo previsto debido a la lluvia caída el sábado, Agassi y Sampras inauguraron la pista central del Greenbier con capacidad para 2.500 espectadores. En esta ocasión, Andre venció por 6-7, 6-3 y 10-5 sin la atención mediática de enfrentamientos pasados.


Agassi – Sampras fue la gran rivalidad de los años 90. Sus duelos aportaban un valor añadido que trascendía lo deportivo. A pesar de compartir nacionalidad, los tenistas estadounidenses eran polos opuestos por su personalidad y estilo de juego.

Agassi, natural de Las Vegas, era tan excéntrico como su ciudad de origen, carismático, imprevisible. Los pantalones tejanos deshilachados y las mechas rubias en la primera fase de su carrera simbolizaban su carácter rebelde. Sampras, nacido en Washington D.C., representaba la sobriedad de la capital estadounidense, la eficacia y una discreción acompañada de una poderosa mentalidad ganadora.

En la pista de tenis, el resto de Andre era canibalesco, y su agresividad desde la línea de fondo, asfixiante para sus rivales. Pete marcaba la diferencia desde el saque, la derecha y la volea. En aquella época, el servicio de Sampras y el resto de Agassi eran catalogados como los mejores de la historia. Otro complemento para crear la rivalidad perfecta.

“Era su resto, sus ‘passing shots’, lo bien que competía y se movía, hacía todo lo que no me gustaba. Era duro. Fue el mejor jugador al que me enfrenté en mi carrera. Hemos estado compitiendo desde que yo tenía 8 años, y 35 años después, todavía estamos jugando. Tenemos una historia”, comentaba Sampras sobre Agassi hace unos meses. “Él era el único jugador contra el que sentía que podía perder incluso jugando mi mejor tenis”, recordaba Andre.

Los números situaron a Sampras por encima de Agassi: más títulos individuales (64-60), más títulos de Grand Slam (14-8), más semanas como número uno mundial (286-101) y más victorias en enfrentamientos directos (20-14). Sin embargo, el tenista de Las Vegas fue capaz de ganar todos los torneos de Grand Slam -Sampras nunca fue campeón en Roland Garros- y una medalla de oro olímpica a nivel individual, dos elementos que siempre abren una ventana al debate sobre quién de los dos fue el mejor.

Ayer, en la pista central del Greenbier, dos extenistas de 45 y 43 años volvieron a estrecharse la mano en la red. Un regreso al pasado. Un día para revivir la pasión que Pete Sampras y Andre Agassi generaron en las pistas de tenis de todo el mundo. Otro capítulo de una rivalidad eterna.