¿Las finales de Masters 1000 y ATP 500 deberían volver a ser a 5 sets?

DEBATE | Hablamos sobre el actual formato de finales a 3 sets en el circuito ATP y un calendario tan apretado que condiciona enormemente el espectáculo del tenis.

La temporada 2006 fue la última en la que se pudieron presenciar finales a 5 mangas en el circuito ATP con la excepción de Miami en 2007. Casi una década en la que tan sólo los Grand Slams y la Copa Davis han mantenido la épica y la agonística de los duelos disputados al mejor de 5 sets. Lo apretado del calendario y las presiones de los jugadores llevaron a un formato de finales que a pesar de ciertas ventajas, tiene otros tantos inconvenientes. ¿Es el momento de replantear el calendario y recuperar aquellas míticas finales de Masters Series y otros torneos que llegaban al límite?

Un argumento muy esgrimido por los grandes jugadores para pasar las finales de 5 a 3 sets era que los grandes torneos (Masters Series e International Series Gold) estaban a menudo solapados. Alcanzar en uno la final implicaba en muchas ocasiones la renuncia a jugar el siguiente. Y por consiguiente, el lío estaba montado. No contar con alguna de las grandes estrellas era algo que los organizadores no podían permitirse. Tampoco era plato de buen gusto para los tenistas implicados.

Por otro lado están las televisiones y los telespectadores. En un mercado televisivo cada vez más voraz, los minutos son oro y eso va en detrimento de los largos partidos. Se sabe cuándo empiezan (en ocasiones ni eso) pero no cuando concluirán. Un auténtico quebradero de cabeza para los medios. Una final a 5 sets que se alargue en exceso puede durar más de 4 horas, algo que para el televidente menos fiel al tenis puede hacerse duro de soportar.

Sin embargo, los Grand Slams mantienen el formato de 5 mangas en todos sus encuentros, desde la primera ronda hasta la gran final. Un formato ligado íntimamente con la historia de este deporte. El creciente interés por el tenis hizo que se creara el tie-break como método de desempate en cada set, reduciendo su duración. Pero seguir recortando el tenis, sobre todo en grandes partidos, donde la gloria y el éxito están en juego, supone un reduccionismo que limita la épica del tenis.

La épica de muchos torneos (Indian Wells, Miami, Barcelona, Roma, Madrid, París-Bercy, etc), con finales agónicas, daba una mayor categoría y prestigio al evento. Grandes remontadas como la de Federer a Nadal en Miami 2004 o la de Rafa a Ljubicic en Madrid al año siguiente eran las que creaban afición. Si bien algunos partidos a 3 sets son de una intensidad, calidad y duración fuera de lo normal, el componente de dureza que añaden los 5 sets es una seña de identidad de estas citas.

Quizás la ATP debería cuidar más ciertos aspectos del tenis que están ligados con la tradición, en un deporte donde ésta es muy importante, y no tanto los económicos y de rentabilidad televisiva. El calendario tiene también gran parte de culpa. La gira de tierra europea sale especialmente perjudicada. Montecarlo y Barcelona y después Madrid y Roma van seguidos. No hay respiro para los Nadal, Djokovic, Federer y compañía. En la gira de verano, Canadá y Cincinnati lo mismo.

Una final de un gran torneo, incluso toda una final de Copa de Maestros, puede quedar perfectamente deslucida por un partido desigual y rápido. A 3 sets no se da opción a la heroica, a la remontada imposible pero que siempre se puede esperar. Extensible de igual manera al circuito femenino, donde no se juegan partidos a 5 sets desde hace muchos años.

¿Vosotros que pensáis? ¿Volveríais a las finales a 5 sets o respetaríais este formato?

Comentarios recientes