Amor incondicional a Nishikori

Atsufumi y Noriko Nakao han viajado expresamente desde Tokio hasta Barcelona para ver en directo a Kei Nishikori. Punto de Break habló con este matrimonio japonés

Viajar desde Tokio hasta Barcelona para ver a Kei Nishikori en el Conde de Godó, y volver a Japón una semana después. Una pequeña locura que el matrimonio Nakao (Atsufumi y Noriko) ha hecho realidad.

Los Nakao se hicieron notar el jueves en el partido entre su compatriota y Santiago Giraldo. Durante una hora y 22 minutos, Atsufumi y Noriko permanecieron casi inmóviles en sus asientos mientras mostraban las tres letras del nombre de su ídolo y la bandera de su país. Y aislados en una esquina del graderío, gritaron entusiasmados “Vamos Kei” cuando el japonés se acercó a la victoria. Al terminar el partido, el señor Nakao respondió a nuestra curiosidad: “Hemos viajado de Tokio a Barcelona sólo para ver el torneo de tenis”.

Nishikori.

¿Realmente merece la pena hacer ese viaje?

Sí, para nosotros merece la pena.

¿Por qué han venido a Barcelona en vez de a otros torneos como los de Madrid, Roma o París?

Porque Nishikori es el defensor del título en Barcelona. Además, pensamos que en Madrid sería más difícil conseguir entradas porque es un Masters 1000. Barcelona es un torneo 500 y es bastante más fácil conseguir entradas.

¿Influyó también la ciudad? ¿Les gusta más Barcelona que otros lugares?

Sí, me gusta Barcelona. Es la primera vez que mi mujer viene aquí. Para mí es la segunda vez.

¿Vino el año pasado?

No, hace 36 años cuando estaba en la universidad.

Japoneses.

¿Viajan habitualmente a más torneos para ver a Nishikori?

Es la segunda vez que vemos a Nishikori en directo. La primera vez fue el año pasado en el Japan Open, en Tokio.

Nunca habían viajado hasta ahora para verle fuera de Japón. ¿Planean hacerlo más veces en el futuro?

Sí, nos gustaría ir a Roland Garros y Wimbledon, pero creo que es muy difícil conseguir entradas.

Con una sonrisa en la cara y con la esperanza de ver triunfar a Nishikori en Barcelona por segunda vez, Atsufumi y Noriko se despiden de nosotros. Una historia de amor incondicional en la grada del Conde de Godó.

Comentarios recientes