Nicolás Almagro: “El hambre se me ha avivado”

Almagro explica cómo fue estar apartado de las pistas de tenis, cómo se sintió y confiesa no haber visto ningún partido de tenis por la televisión.

Nicolás Almagro pasó de ronda en un visto y no visto en la jornada del martes en el Conde de Godó. Diez minutos en pista le bastaron para sellar su pase a la segunda ronda tras el abandono de Paolo Lorenzi por unas molestias físicas. Ahora, el murciano chocará contra Rafael Nadal en una reedición de lo que fueron los cuartos de final de la pasada temporada en la que el balear salió derrotado a manos de un Almagro con un nivel muy alto de tenis.

Muchos meses han pasado desde ese encuentro pero pocos partidos disputados por parte del actual 123º del mundo debido a las lesiones que le han aniquilado durante los últimos 11 meses. Sin embargo, parece haber dejado atrás la época de dolores y molestias físicas. “Me encuentro bien, tranquilo. Es un momento de transición porque realmente sabía que iban a ser momentos difíciles, son momentos complicados los que estoy atravesando”, explica Almagro entre sentimientos encontrados.

El "bisonte" aprovechó los meses fuera de la pista para realizar actividades que frecuentemente no puede llevar a cabo. “Hice otras cosas que no se pueden hacer: pasé mucho tiempo con la familia, pasé un verano único e irrepetible y sobre todo me pude limpiar mentalmente. Además, no me agobié demasiado porque cuando estás tanto tiempo fuera de competición, quizá con una cierta edad te rondan los fantasmas que siempre están ahí. No puse nunca un partido de tenis en la tele, por ejemplo. Disfruté de otras muchas cosas y de mi gente”.

El murciano cayó hasta el puesto 123º del ranking mundial y a pesar de que no le preocupa demasiado confiesa que no puede evitar mirarlo y saber dónde se ubica. “El ranking uno siempre lo mira, es saber en qué posición se encuentra. Está claro que sí que lo miro. Yo sabía que tenía que defender un montón de puntos a principio de año y por diferentes motivos no lo conseguí. Pero tampoco es algo que me obsesione, sé que cuando acabe aquí prácticamente tengo cero puntos por defender y ahí es cuando valoraré mis resultados”.

Los jugadores desde pequeños conviven con la presión de conseguir resultados. “El tenista español vive siempre con la presión de tener que demostrar cada día cosas. Tenemos la suerte de haber vivido en la mejor época del tenis español y esa presión o ese tener que demostrar nos ha hecho cada día mejores”.

Si hubo una frase que llamó la atención fue que dejó una puerta abierta a dar un paso al costado el día que no se encuentre bien. “Yo juego al tenis porque es lo que sé hacer, porque me lo paso bien y disfruto compitiendo y sobre todo por demostrarme a mí mismo que si estoy bien puedo seguir jugando y si no daré un pasito al lado y me apartaré y daré un pasito al lado para dar lugar a los que vengan”.

Nico Almagro chocará esta tarde ante Rafael Nadal. Preguntado por cómo ve al nueve veces campeón de Roland Garros, respondió: “Lo veo cinco del mundo, si tiene que ir para arriba lo tiene más cerca que yo que estoy 123º, tengo que saltar mucho más que él. Descubrir a Rafa es muy fácil, hay que quitarse el sombrero ante un jugador como él pero sí que es cierto que quizás no esté atravesando un momento muy bueno pero somos conscientes que en un momento no tan bueno, te puede ganar un Grand Slam. Es un jugador que si no haces un partido perfecto es muy difícil de ganar aún estando él al cien por cien”.

El año pasado, Almagro derrotó a al mallorquín en cuartos de final y esto le ha permitido creérselo nuevamente para este 2015. “Llego bien, llego siendo consciente de que si ya lo he logrado una vez, ¿por qué no lo voy a lograr una segunda? Llego con un plus de confianza y está claro que si algo creo que he conseguido mejorar es una cierta madurez y unas ciertas ganas de querer ganar estos partidos. Estando tanto tiempo fuera, el hambre se me ha avivado un poco, voy a salir a darlo todo”.

Comentarios recientes