Jaume Munar: "Trato de ser un pequeño estratega"

Jaume Munar, de 17 años, superó la fase previa del Conde de Godó y se metió por primera vez en cuadro final de un ATP. Hoy charló con Punto de Break.

Jaume Munar atiende a Punto de Break en la sala del Real Club Tenis de Barcelona instantes antes de saltar a jugar el partido más importante de su vida. La organización del ATP 500 de Barcelona le otorgó una invitación (wild card) y el mallorquín la supo aprovechar. Ganó sus dos partidos de previa, tuvo el apoyo de la afición y paso a paso va a haciéndose grande. Munar disfruta jugando en Barcelona y parece que no siente los nervios a pesar de su corta edad.

“Jugar en casa es un arma de doble filo, puedes tener muchos nervios o no, por el hecho de tener toda la gente a favor. En mi caso, el hecho de debutar en casa me ha hecho las cosas más fáciles. Esto es un torneo grande pero sabía que si hacía lo que tenía que hacer podría ir bien, no digo a nivel de resultado sino de juego. He jugado bien, todo me ha venido de cara. El público me ayudó a estar más arriba", explica con una sonrisa mientras mira de reojo la pantalla informativa donde aparecen los resultados de la jornada.

Munar ha ganado dos partidos de fase previa ante jugadores más experimentados que él y mejor rankeados (Muñoz de la Nava y Cachín). "A nivel de juego he estado bastante bien, he dado mi máximo y a nivel de sensaciones, estoy perfecto. Estaban todos mis amigos y mi familia, no había mejor manera de debutar en un torneo grande". El balear, finalista de Roland Garros en 2014, sabe que en Barcelona está viviendo una "realidad paralela". "Es como una media realidad. Este año combinaré todo tipo de torneos: ATP, Challenger y Futures. A mí me encanta estar aquí aunque sé que no es donde estoy ahora mismo. Al fin y al cabo tienes que ir adaptándote y situándote en estas situaciones porque si quieres ser tenista es donde vas a estar. Ahora bien, tienes que estar con los pies en el suelo porque en unas semanas estaré jugando los Futures de Lleida, Vic y Valldoreix", explica.

"Jimbo", como le dicen sus amigos, ve poca diferencia de juego entre los júniors y algunos jugadores de cuadro final. "Cualquier júnior que juegue bien tiene un nivel muy bueno. Se trata de saber cómo competir, cómo utilizar tu juego, son varias cosas. No es la manera de pegarle a la bola. Todo el mundo juega bien, todo le mundo saca fuerte, resta y hace de todo pero se trata de ser un pequeño estratega y en los momentos difíciles hacer un click mental que no todo el mundo saber hacer", confiesa el tenista.

Sin lugar a dudas, parte de los éxitos que está consiguiendo vienen debido a la madurez mental que ha adquirido a lo largo del último año y medio. "Mentalmente he mejorado. Pero sí es cierto que cuando estoy en un gran torneo y con los grandes, me doy cuenta que aún me queda mucho por mejorar. Es una motivación más para ser como ellos. Aquí se te hace muy fácil calentar, estirar o venirte arriba, lo que tienes que ser capaz es de hacer lo mismo en la pista 15 de un Future".

Comentarios recientes