La naranja balcánica

Novak Djokovic despacha a Cilic en los cuartos de Montecarlo, con un contundente 6-0 6-3, ejerciendo de absoluto dominador del choque

Novak Djokovic no quiere parar. Y por el momento no hay nadie quien lo pare. Sobre el mediodía monegasco, con diferente humedad y cielo que en la tarde de ayer, dejó a Marin Cilic en 3 juegos, en apenas 60 minutos de partido. El serbio, de vuelta al naranja en su vestimenta, volvió a jugar solo, como si saliera de un videojuego. No le hizo falta demoler a base de winners. La calidad de sus golpes y su posición en la pista aniquiló el encuentro, y en consecuencia, al croata Marin Cilic, al que ya domina 12-0 en el cara a cara.

La primera manga, cuando todo nace frío, se esfumó en apenas 23 minutos, en un nuevo rosco, el décimo que acumula el de Belgrado en tres meses y medio de competición, variando entre ángulos cruzados, todo tipo de direcciones y una profundidad siempre innegociable en su proceder cuando su tenis le obedece. Cilic, que de por sí flexiona poco y su envergadura le impide moverse bien hacia las esquinas, no tenía con lo que responder, después de que su saque fluctuara y Nole se pusiera a restar muy dentro de la cancha. Un monólogo.


El segundo parcial fue de relato más lógico, con un punto de control y desgaste consensuado. Djokovic rompió al inicio, elevó al 8-0 el parcial y sin conceder nada, bajó un punto la activación para pasar a un intercambio de turnos ganados al servicio hasta el 4-3. Ahí, con servicio, afrontó su único breakpoint en contra. Primero, con 0-30, solventó la desventaja con una autoridad tremenda, de número 1. Tres primeros saques buenísimos. Frente al punto de rotura adverso, otro gran saque y una gran firmeza para terminar de cerrar el juego y con ello la cita.

Cilic apenas compareció. Tuvo una oportunidad de reengancharse al encuentro pero la marea era demasiado alta incluso para agarrarse a la pista. Enfrente estuvo un jugador tocado actualmente por la gracia del juego, la solidez y el dominio. Auténtico rival a batir en este Masters de Montecarlo, la casa del número 1, hoy la naranja balcánica.

Comentarios recientes