Barrida de teenagers en Miami

Los cuatro menores de 20 años que accedieron a segunda ronda del Miami Open fueron eliminados en dos sets durante la jornada de ayer

Uno por ranking, otro por la fase previa y otros dos con invitación. Borna Coric, Alexander Zverev, Hyeon Chung y Andrey Rublev se presentaron en el segundo Masters 1000 de la temporada con ganas de seguir sumando experiencia en el circuito, con la suerte de que los cuatro consiguieron solventar la primera piedra de toque (en el caso del alemán, también la qualy). La mayoría no contaba todavía con victorias en torneos de esta categoría, un objetivo que dejan solventado en su despedida de Florida: ninguno salió airoso de la jornada de ayer.

Dentro del período de la candidez, Coric (59º) es el que más curtido se encuentra de los cuatro debido a un par de semifinales ATP 500 y algunas grandes victorias frente a jugadores como Nadal o Murray. El croata abrió fuego ante Haider-Maurer en primera ronda pero el duelo ante Goffin le vino grande dos días después (6-0, 6-4). Como ya pasara en el último torneo de Basilea, el belga le ganó la partida y dejó Crandon Park sin rastro de teenagers masculinos.

Horas antes, en el turno de tarde, caía Alexander Zverev (129º) ante Lukas Rosol (7-6, 6-3). El hamburgués llegaba tan rodado de la previa (triunfos ante Souza o De Bakker) que hasta logró deshacerce de Sam Groth en primera rueda. No tuvo tanta suerte ante el checo, que le hizo las maletas tan solo un día después de haber conseguido su primera victoria en torneos de esta categoría.

La misma suerte corrió minutos después Andrey Rubleb (389º) ante John Isner (6-3, 6-4). De los cuatro imberber, el tenista ruso era el que peor posicionado estaba en ranking, con lo que una wildcard le abrió las puertas hasta la jornada inaugural, donde asestó su primer mordisco en Masters 1000 ante Pablo Carreño. La película cambió cuando enfrente apareció un norteamericano, ídolo local, ex top10 y con saques que bailaban entre los 120km/h. Un entramado ante el que no estaba acostumbrado a tratar.

El último de los teenagers, Hyeon Chung (121º), se había despedido un día antes desués de saltar el primer obstáculo que se le cruzó en el cuadro, Marcel Granollers. El coreano, inscrito en Cayo Vizcaíno mediante otra invitación, tuvo que tratar en segunda ronda con Tomas Berdych, un rival varios escalones por encima que él, con la consecuente derrota (6-3, 6-4) sobre el jugador nacido en Suwon.

Todos superaron la primera cita en tres mangas, así como todos cayeron en la etapa siguiente en sets corridos. Ninguno tiene más de 18 años y, sin embargo, ya todos conocen la sensación de lo que es ganar un partido ATP en un torneo de Masters 1000. Coric amenaza el top-50, Zverev y Chung están a un paso del top100, al igual que Thanassi Kokkinakis, otro teenager a tener en cuenta que, en esta ocasión, no pudo adueñarse de su encuentro de debut. Todos saldrán el lunes con el mejor ranking de sus carreras y, cuando menos lo esperemos, estarán entre los 'cocos' batiéndose por los botines más valiosos del circuito. Tiempo al tiempo.

En el cuadro femenino también vivimos una caída de otra joven promesa, la de Paula Badosa ante Karolina Pliskova (7-5, 6-1). Con 17 años la gerundense debutó en un torneo profesional sumando dos triunfos y despidiéndose ante la cuarta mejor jugadora del curso. No está nada mal. Aunque en este género todavía nos queda una bala, la de 'CiCi' Bellis, californiana de tan solo 15 años que, instalada ya en tercera ronda, buscará esta noche lo más difícil todavía: eliminar a Serena Williams. Para los amantes de las sopresas en el deporte, siempre hay un clavo al que agarrarse.

Comentarios recientes