Los mejores equipos de la Copa Davis de la historia: La España de Rafa Nadal

En 2011 España se convirtió en pentacampeona de la Davis consiguiendo su tercera ensaladera en cuatro años liderada por el crack manacorí.

España nunca se ha caracterizado por tener un gran equipo en Copa Davis a lo largo de la historia pero en la década del año 2000, una gran generación de tenistas, en primer lugar los Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero y una posterior, liderada por Rafa Nadal permitió a España poder conseguir las primeras ensaladeras en su historia. Hoy nos centraremos en la España de 2011, una selección formada por Rafael Nadal, David Ferrer, Feliciano López y Fernando Verdasco, un conjunto de tenistas que siempre que jugaron juntos, jamás perdió una eliminatoria. En aquel año, lograron derrotar, entre otros, a Estados Unidos en su propia casa por primera vez en nuestra historia.

Y es que a título individual, España poseía una selección inigualable. Otros equipos podían juntar al número 1 de turno, Suiza con Federer o Serbia con Djokovic, pero ninguna podía rodearles de unos tenistas con la calidad que poseían David Ferrer (número 5 del mundo en ese momento), Feliciano López (número 21) y Fernando Verdasco (número 23). En el caso de que cualquiera de los dos singlistas tuviera algún problema, siempre podía reemplazarle otro que podría cumplir de manera excepcional en individual. Ahí radicaba el éxito de España, que sin tener un dobles consolidado, en el aspecto individual no tenía rival. Siempre que España juntó a estos cuatro tenistas en una eliminatoria, jamás perdió.

La selección española se presentaba en ese año 2011 con ganas de resarcirse de la dolorosa derrota por 0-5 ante Francia el año anterior después de ganar las ediciones de 2008 y 2009. 2011 sería el año que Nadal volvería a competir en la Davis. Su ausencia se notó en 2010 y el equipo con él era otra historia ya que Rafa estaba invicto desde que perdiera su primer encuentro en esta competición allá por 2004. El de Manacor era una garantía de éxito cuando jugaba con España y 2011 iba a dar prueba de ello.

España comenzó su andadura aquel año en la Davis ante Bélgica en Charleroi. Nadal y Verdasco pusieron pronto el 2-0 en el marcador y la pareja Feli-Fer conseguían el 3-0 definitivo con el dobles. Su siguiente rival no iba a ser sencillo ya que les esperaba Estados Unidos jugando en casa y ya saben cómo se las gastan los estadounidenses cuando juegan como locales. Como extra de dificultad, España jugaría sin su máxima estrella, Rafa Nadal.

2011 fue un año muy difícil para Rafa ya que éste fue el año del boom de Djokovic. Nadal fue arrebatado del número 1 en favor del serbio e intentaba por todos los medios llegar en las mejores condiciones al US Open, sufriendo de problemas en sus rodillas, por lo que decidió saltarse esta eliminatoria. España, por tanto, se presentaba en Austin sabiendo que nunca jamás había derrotado a EEUU en su casa y que no podrían contar con su máxima estrella.

Pero lo que ocurrió fue una sorpresa para todos. Feli, que sustituía a Nadal en el singles, se cargó a Mardy Fish en cinco sets tras casi cuatro horas de intenso partido. Ferrer, que estaba realizando un año increíble, ponía un sorprendente 2-0 a favor de España en el luminoso después de derrotar en tres sets a Andy Roddick. Nuestra pareja de dobles cayó ante los hermanos Bryan, algo lógico, pero Ferrer ponía la puntilla a los norteamericanos el domingo consiguiendo el tercer y definitivo punto ante Fish. España estaba en semifinales.

Allí nos esperaba Francia. Todos querían vengarse de los franceses que un año atrás nos había endosado un 0-5 en contra 53 años después de la última vez que sufrimos un resultado como ese. Así, en la Plaza de Toros de Córdoba y con el equipo de gala, los españoles salieron a morder y tal así fue que el viernes ya estábamos 2-0 arriba después de que Nadal y Ferrer solo dejaran a Gasquet y Simon conseguir 10 juegos en los dos partidos. Aunque Feli y Verdasco fueron duramente derrotados en el dobles, los individuales salieron de nuevo al rescate y pusieron el 4-1 en el marcador. España sólo dejó que Francia consiguiera 19 juegos en esos cuatro partidos de singles.

En la final volveríamos a jugar en casa. Ahí se presentó la Argentina de Juan Martín del Potro, David Nalbandian, Juan Mónaco y Eduardo Schwank, que de nuevo tendría que lidiar con el temible equipo español. Ninguno quiso perderse esta cita y Rafa, después de un mal año en cuanto a títulos (sólo se hizo con los trofeos de Montecarlo, Barcelona y Roland Garros) quería cerrar el 2011 de la manera más dulce, consiguiendo la ensaladera para nuestro país.

La Cartuja de Sevilla vio como Rafa se deshacía de Mónaco muy fácil logrando su 19ª victoria consecutiva en esta competición sumando 31 sets seguidos sin perder. Ferrer hizo lo propio con Del Potro para poner el 2-0 en el marcador dejando la eliminatoria casi sentenciada. De nuevo, el dobles de Feli y Verdasco caía derrotado el sábado pero Nadal conseguiría -por primera vez para él- el punto definitivo que traía la ensaladera de nuevo para España.


España conseguía el tercer título de Copa Davis en cuatro años y el quinto desde el año 2000 lo que le proclamaba como mejor selección del siglo XXI. Los propios tenistas en rueda de prensa, tras proclamarse campeones, declaraban que ése sería el último año que se volverían a reunir los cuatro y que muy probablemente suponía el fin de un ciclo impresionante de victorias.

Hoy, podemos comprobar que tenían razón y es que desde entonces (aunque llegamos a jugar la final en 2012), la Davis ha supuesto más un quebradero de cabeza para todos que otra cosa. Con ausencias de los tenistas más importantes, con líos en la Federación y con un baile de seleccionadores, España bajaba en este 2014 a segunda división y se veía (y se sigue viendo aún) inmersa en debates inútiles de machismo por el nombramiento de Gala León como capitana y viendo como existe una confrontación entre jugadores y Federación que demuestra que cualquier tiempo pasado, fue mejor.

Comentarios recientes