Andy Murray: "Estar mucho tiempo con Amelie facilitará la comunicación"

Andy Murray se sinceró en la BBC. Su derrota ante Stepanek, la transición arcilla-hierba y la relación con Mauresmo, temas tratados por el escocés

Tras el acuerdo que alcanzó con Amelie Mauresmo y la reciente derrota en 2ª ronda de Queens ante el checo Radek Stepanek, de la que no está especialmente preocupado, el vigente campeón de Wimbledon, Andy Murray, reflexiona en una columna de su puño y letra en BBC.com sobre lo que van a ser las dos semanas más importantes de su carrera y cómo va a ser su planning en el inmediato plazo.

"Yo nunca diría que es una bendición disfrazada - no me gusta perder y metí la pata en ese primer parcial por perder tantos puntos de set - pero por lo menos ahora tengo la oportunidad de darle a mi cuerpo un poco de descanso. He jugado un montón de tenis durante las últimas semanas después de llegar a las semifinales de Roland Garros y voy a tener descanso el viernes y el sábado, antes de volver a entrenar en las pistas de Wimbledon el domingo".

Es una sensación que suele ser tomada como un mal menor entre los tenistas favoritos, quienes necesitan de entrenamientos y horas suficientes para adaptar movimientos y golpes para afrontar un nuevo Grand Slam en tan pocos días tras la exigente y dura gira en arcilla.

"Mi nueva entrenadora, Amelie Mauresmo, se va a jugar una exhibición. Mientras, yo descansaré. Volveremos a estar juntos después del Rally Por Bally (evento benéfico organizado en memoria de Elena Baltacha, fallecida a causa de un cáncer) en la tarde del domingo, cuando iremos hacia el All England Club a empezar a trabajar. No hemos hablado aún de detalles específicos o de la cantidad de semanas que podría viajar conmigo en el futuro, pero parte de la razón por la que quiero tener un entrenador conmigo para una buena cantidad de tiempo es que hace más fácil la comunicación".

"Obviamente, Amelie y yo no sabemos exactamente cómo va a salir todo porque sólo hemos pasado dos días juntos, y hemos estado jugando partidos en esos días, así que no hay mucho que puede hacer en ese momento. Mi partido contra Paul Henri-Mathieu el miércoles terminó bastante tarde por lo que luego tuvo que venir el fisioterapeuta. Tuve una pequeña charla con Amelie después de eso, pero no había ninguna posibilidad de salir a cenar o pasar la noche juntos, ya que tenía un partido para prepararse para el día siguiente".

Murray ya manifestó que buscaría alguien que haya pasado por momentos quél mismo debía afrontar ahora. Contrató a Lendl, un ex-campeón al que le costó alcanzar su primer Grand Slam tras perder las cuatro primeras. El checo ayudó a desbloquear semejante reto. Ahora es Mauresmo quien tiene la responsabilidad de volver a motivar al escocés.

"La semana que viene vamos a tener un montón de tiempo para hablar sobre la cancha con un poco de paz y tranquilidad, antes de que las cosas se pongan un poco agitadas en los pocos días antes del comienzo de Wimbledon. Amelie es una ex campeona de Wimbledon; ella ha experimentado todo eso, y también sabe lo complicado que resulta el cambio de la arcilla a la hierba; es bastante difícil".

""Durante las últimos cuatro o cinco semanas, cuando he estado jugando en la arcilla, la pelota te vuelve muchas veces, golpeando siempre bolas muy altas. En hierba, vuelve más rápida y más baja, y tuve que luchar con eso contra Stepanek. El cuerpo también necesita tiempo para adaptarse a los diferentes movimientos. He estado deslizando sobre la arcilla durante varias semanas y eso es diferente a la forma en la que tienes que frenarte en las pistas de césped. Tienes que permanecer mucho más flexionado en el césped. Y eso exige mucho a las caderas, trasero y a poner la espalda baja mientras te doblas mucho más"

"La buena noticia es que mi cuerpo se siente bien, son sólo pequeñas cosas técnicas que tengo que trabajar, y dos días más no siempre es suficiente cuando juegas contra un gran jugador como Radek".

Comentarios recientes