¿Qué esperar de Nadal sobre hierba?

Rafa Nadal afronta las próximas semanas con la ilusión de recuperar su nivel de antaño en pasto tras las derrotas de 2012 y 2013

Rafael Nadal se encuentra en Halle, preparando una fugaz gira de hierba previa al torneo más importante y prestigioso del mundo. Sin tiempo para adaptar todos sus movimientos y golpes a una superficie extraordinariamente exigente, el objetivo de Rafa no es otro que recuperar sensaciones en el pasto, cuyo rendimiento los dos últimos años ha estado marcado por las dificultades físicas y por una preparación psicológica, en palabras de su propio tío, ciertamente negativa.

Las lesiones son un motivo importante que explica el proceder del balear en los últimos dos años en el césped de Wimbledon. Su derrota ante Rosol, último partido de 2012 antes de estar parado hasta febrero de 2013, y la sufrida ante Darcis en 1ª ronda en 2013 (primera y única vez que Nadal ha perdido en el primer partido de un major) han quedado mitigadas por la fiabilidad del mallorquín en París y los enormes resultados que ha obtenido a lo largo de todo el año 2013 y primera mitad de 2012. Sin embargo, en el debe de Nadal queda resarcirse de estas últimas actuaciones, teniendo en cuenta que ha sido doble campeón en Londres y finalista durante cinco ediciones consecutivas en las que pudo formar parte entre 2006 y 2011 -2009 tampoco lo jugó por lesión-.

“Deseo volver a jugar bien en Wimbledon. Estoy bien físicamente; es lo más importante. Creo que mis rodillas están mejor de lo que lo estaban en 2013 y 2012, básicamente porque en el resto de superficies han estado mejor que en estos años anteriores. Wimbledon siempre fue más difícil para mí después de una lesión”, palabras del español para Tennis.com. Para la articulación que más problemas le ha creado, la hierba siempre restó movilidad al número 1. Sus tendones sufrían cargas agresivas en movimientos muy cortos y continuados, y su rendimiento se resentía.

Será importante en cualquier modo vigilar la espalda para una pista que exige siempre algo más de determinación y variedad al servicio. No tiene Rafa un cuadro sencillo para encarar Halle con tranquilidad. Allí perdió con Kohlschreiber, rival potencial en 2ª ronda, más Raonic en el horizonte de semifinales en suelo alemán, en la segunda participación de Nadal en el torneo germano. Y el debut de Brown no será del todo cómodo.

En cualquier caso hay más factores que nos hacen preguntarnos por el rendimiento de Nadal, más allá de que su competitividad casi siempre logra desechar cualquier duda o argumento sobre sus posibilidades. A los ya conocidos factores de jugar con la pista más corta, sin posibilidad de defender más horizontalmente situaciones concretas de juego, Nadal necesita adaptar sobre todo su movilidad.

El juego de pies sobre pasto requiere mucho pasito corto y entrecruzado, a diferencia de los pasos largos y abiertos de la tierra batida o las pistas duras al aire libre. Teniendo en cuenta que, desde las últimas lesiones, Rafa parece tener un volumen muscular más evidente y quizás haya restado agilidad en las flexiones, los contrapiés y el juego agachado que demandan muchos tiros de jugadores que atacan desde el principio, Nadal necesita estar al 100% para pasar la primera semana de torneo.

En su haber está su innata capacidad para abrir ángulos con drive de zurdo y su demostrada calidad para jugar con recorridos cortos y actitud más directa al resto. Toni Nadal manifestó ayer en Planeta Tenis que toca lavar la imagen de las últimas dos ediciones, donde su sobrino pecó de falta de actitud y conformidad con sus problemas físicos. Su falta de confianza se acentuó en 2013 a pesar de mejorar su agresividad, pero se recuerda con claridad su escasa movilidad y su constante negación en sus movimientos en su partido ante el belga Darcis; clavado en todos sus desplazamientos.

En búsqueda del tercer doblete París-Londres (2008, 2010), Nadal puede ampliar aún más su distancia en la cabeza de la clasificación, pues Djokovic defiende final donde Rafa no defiende puntos. De cómo se mueva y de cómo responda un físico algo menos elástico desde su última final -2011-, su rendimiento volverá a ser uno de los puntos más interesantes de este mes de junio. De momento, Halle sirve como gran y exigente prueba. Mañana, su debut.

Comentarios recientes