Historias de Roland Garros | Jimmy Connors y el Grand Slam perdido

En 1974 Jimmy Connors consiguió tres Grand Slams, solamente le faltó Roland Garros, al que no pudo acudir. Descubre por qué.

Jimmy Connors. 1974. Sólo 4 partidos perdidos. Tres Grand Slams ganados. 15 títulos. Sólo un título estaba ausente en su vitrina: Roland Garros.

A principios de los años 70, no se ganaba mucho dinero jugando a tenis. Connors había rechazado incorporarse a la ATP y competía en circuitos paralelos. Había hecho sus incursiones en Wimbledon, US Open y Roland Garros llegando a los cuartos de final en Londres y Forest Hills -disputados sobre hierba en aquella época-. Pero, con su carrera en manos de su agente, el dinero era una cuestión principal.

En 1973, Larry King, Jordan Kaiser, Dennis Murphy y Fred Barman, fundaron la liga profesional de tenis WTT (World Team Tennis). Los premios en el circuito ATP eran bajos, y la popularidad del deporte de la raqueta en Estados Unidos era muy alta. Más de 30.000 personas habían asistido meses atrás en el Astrodome de Texas a la victoria de Billie Jean King sobre Bobby Riggs en la mundialmente conocida como “Batalla de los Sexos”. Había dinero fácil, y varios tenistas se apuntaron a esta nueva liga profesional. La WTT supo atraer a los grandes nombres del deporte a lo largo de su etapa inicial: Jimmy Connors, Bjorn Borg, Billie Jean King, Chris Evert, Ilie Nastase, Martina Navratilova...

Cabe indicar que en aquellos tiempos, Roland Garros, al igual que el Open de Australia, eran torneos de segundo nivel. Eran Grand Slams, pero no gozaban del reconocimiento que tenían Wimbledon y US Open. Los promotores de la WTT sabían que los jugadores no se saltarían Wimbledon, pero eventualmente no tendrían tantos reparos en saltarse Roland Garros.

La WTT seguía la misma tendencia que el resto de deportes norteamericanos. Se buscaba montar un espectáculo. Ciudades franquiciadas, coaching en pista, equipos mixtos, cheerleaders, televisión, ... pero por encima de todo grandes estrellas, rivalidades históricas y dinero garantizado.

Connors se apuntó a la WTT y firmó con los Baltimore Banners. En aquellos momentos, ganar Roland Garros reportaba 120.000 francos franceses, al cambio unos 24.000$. Mientras tanto, Connors recibiría 100.000$ por 22 apariciones con el equipo de Baltimore donde jugaría unos pocos sets.

Entra en juego Philippe Chatrier, cuyo nombre preside la pista central del Stade de Roland Garros. Chatrier, ex-jugador y ex-capitán de Copa Davis, había llegado a la presidencia de la Federación Francesa de Tenis en 1973. Chatrier era consciente de los peligros de la WTT y cómo esta competición podía hacer que el cartel de Roland Garros se viera perjudicado por ausencias de los mejores jugadores del circuito.

Para evitar esta fuga de grandes nombres, Chatrier impulsó algunas medidas, dentro del margen que le daba la ITF y la FFT para poder competir con el dinero de la WTT. Ya que no podía pagar dinero directamente a los jugadores en concepto de “appearance fee”, les ofrecía alojamiento gratuito en hoteles de primer nivel, y consiguió que el gobierno francés rebajara los impuestos a los premios obtenidos en competición.

Pero aún así, Chatrier no podía competir con el dinero de la WTT. Así que convenció a la ITF para impedir la participación de los jugadores de la WTT en Roland Garros. Esta prohibición duraría lo suficiente como para impedir la participación de Jimmy Connors y Evonne Goolagong en la edición de 1974, siendo ambos vigentes campeones del Open de Australia.

Corría el 30 de mayo de 1974. Bill Riordan, agente de Connors, denunció a la ATP intentando buscar la participación de su representado en Roland Garros. Un día después, Connors buscaría en el Palacio de Justicia de París su oportunidad para pisar la tierra batida francesa. Pero no hubo suerte. La Federación Francesa de Tenis aludió a su derecho a invitar a aquellos jugadores a los que quisiera. Que la prohibición impidiera a Connors conseguir un Grand Slam, y le perjudicara económicamente, no era motivo suficiente. Connors perdió y no pudo participar en Roland Garros.

Además de no poder participar, perdió la oportunidad de ganar otros 100.000$, cantidad que una marca de perfumes le había asegurado si era capaz de repetir la gesta de conseguir un Grand Slam, como hubiera hecho Laver en 1969.

1974 terminaría con tres títulos de Grand Slam para Jimmy Connors. Y un agujero en su palmarés: Roland Garros. En una época en la que Bjorn Borg aún no era el dominador de la tierra batida en el que se convertiría más adelante, Connors perdió la mejor oportunidad de conseguir el único Grand Slam que quedó pendiente en su carrera deportiva. Como él mismo diría: “en mi carrera gané ocho Grand Slams y estuve en la final de otros siete, básicamente jugando dos Grand Slams al año”.

Más tarde, Connors admitiría no haber estado en control de esta situación y acusó abiertamente a Riordan de manejar los hilos en función de sus intereses.

La jugada de Chatrier con el tiempo se revelaría como un movimiento maestro, y sería el principio del relanzamiento de Roland Garros a nivel global. La WTT se diluyó a los pocos años y la aparición de Borg hizo el resto.

Connors volvería a París en 1979. Competiría aún en 11 ediciones de Roland Garros, consiguiendo llegar a semifinales en cuatro ocasiones. Pero nunca tendría una oportunidad como la de 1974.

Comentarios recientes