Tommy Haas se carga a Stanislas Wawrinka

El suizo se queda en los octavos de final del Masters 1000 de Roma apeado por sus excesivos errores y el buen hacer del alemán

Los viejos rockeros nunca mueren. Tommy Haas, de 36 años, ha derrotado en un auténtico partidazo al número 3 del mundo, Stanislas Wawrinka por un marcador de 5-7, 6-2 y 6-3. El suizo pagó muy caro los 40 errores no forzados que cometió, algo que dio alas al alemán, que desplegó un juego maravilloso, apoyado en un grandísimo revés, recordando a aquel gran jugador que siempre fue y que ahora no podemos disfrutar tanto.

Partido de estilos similares, el Wawrinka-Haas apuntaba mucho en la previa puesto que hemos visto a Tommy ganar a Seppi y a Sijsling derrochando gran tenis y sin esas molestias en el hombro que tanto le han lastrado en los últimos meses. Y realmente no decepcionó. Ya desde el primer set vimos un encuentro muy disputado entre los dos con un Stan quizás algo más superior que su rival consiguiendo un break que le ponía en ventaja pero que Haas consiguió contrarrestar. Cuando servía para llevar el set al desempate, Tommy no pudo parar a Wawrinka, que se apuntaba la primera manga a su favor.

Y a partir del segundo set presenciamos una auténtica clase de tenis a manos de Tommy Haas. El alemán ofreció una master class de cómo hacer dejadas. Las hizo de todos los colores y formas, algo a lo que Stan no supo cómo contraatacar. A sabiendas de que hacía mucho daño por ahí, Tommy no paró de hacerlas, teniendo en constante movimiento al suizo que poco a poco se fue desesperando y perdiendo intensidad mientras su rival crecía y se hacía más grande en el partido. Del 2-1 y saque para Wawrinka, pasamos al 2-6 de Haas.

Vimos a un Stan muy apagado. Sin ritmo. Con falta de intensidad. Es curioso ver cómo Wawrinka cambia por completo cuando juega sin presión a cuando lo hace con ella. Mientras en Montecarlo asombró a todos con su juego en un torneo en el que nadie hablaba de él, en Madrid y en Roma, con la vitola de favorito (o uno de ellos) fue todo lo contrario. La cantidad de errores no forzados que ha cometido hoy (40) le ha supuesto una losa muy pesada que levantar. Jugar sin concentración y sin intensidad se paga muy caro a este nivel.

Eso, sumado al nivel desplegado por Haas hoy se muestra en el resultado de los dos últimos sets donde Wawrinka sólo pudo conseguir cinco juegos (tres si contamos desde el 2-1 del segundo set). El revés a una mano de Haas hoy fue muy superior al de Stan. Daba una alegría inmensa verle jugar así y cómo se activaba entre punto y punto dando saltitos, con la ilusión de alguien que está empezando y que en realidad lleva 18 años en activo.

Con esta victoria, la más importante de esta temporada, Tommy se cuela en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma, donde espera rival del partido entre Grigor Dimitrov y Tomas Berdych.

Comentarios recientes