Debut impecable de Ferrer

Ferrer, con brillantez. Berdych, con apuros. Monfils exigido mentalmente. Almagro comodísimo. Repasamos lo acontecido en la tarde de Montecarlo

El foco de interés más esperado en los dos últimos turnos de juego residía en el debut del alicantino David Ferrer, que a pesar de salir frío y tenso, solventó un partido cuya lectura global solo se puede definir como sobresaliente. Un break inicial en contra quedó como una mota anecdótica en el desarrollo del encuentro, en un combate entre dos estilos enormemente contrapuestos.

David explica en primera persona sus sensaciones para Teledeporte tras finalizar el partido: “En el comienzo del choque estuve muy pendiente de cómo se comportaba él y qué juego iba a desarrollar; después tire más la mano y comencé a mandar”. Tal cual. Y es que Ferrer alcanzó momentos de tenis sensacional, finísimo. Llegando a imponer con tiranía su estilo sobre el del su rival, penalizado por una superficie que valora más la consistencia que el ataque frontal y las combinaciones a pocos golpes.

David dejó atrás rápidamente las bolas mermadas, que invitaban a ser devueltas con velocidad, para pasar a dominar las esquinas con manos más rápidas y tiros muy profundos, invirtiéndose con su drive de manera brutal. Un break con 3-2 inició una racha final de 9-1 en juegos, desde el 3-2 al 6-3 y 6-0 final, en una segunda manga que se volvió intrascendente y deslucida. A Chardy, especialista en pegar plano y fugaz, le penalizó un pobrísimo 33% de primeros servicios en todo el encuentro. A un restador como David es regalarle el dominio, los metros y el partido.

En otros encuentros disputados durante los últimos tramos de la jornada en Montecarlo, destacó la sólida e incontestable victoria de Nicolás Almagro sobre Paul Henri Mathieu, al que abrasó con un ritmo de pelota impecable y con gran nivel al servicio, consiguiendo el 88% de puntos con primeros.. Tras su final en Houston, Almagro recibe la arcilla como un alivio conocido y familiar. Uno de los jugadores no favoritos que mayor adaptación y calidad demuestran sobre esta gira europea.



Su rival en la final de Houston, Fernando Verdasco, se tuvo que dar de baja por riesgo de lesión en el aductor. Su lugar lo ocupó Marinko Matosevic. El australiano, muy lejos de considerarse peligrosos sobre tierra batida, forzó el tercer parcial ante Marin Cilic. El croata tuvo que acelerar en el último parcial para solventar un encuentro a priori más fácil de lo que resultó.

En la Pista de los Príncipes, Monfils y Berdych cerraron con victoria sus compromisos. En el caso del galo Gael, fue una sola bola de break la que desniveló el encuentro. Más allá de la calidad en los desplazamientos y el fuelle físico de ambos, LaMonf se hizo con un gran número de puntos sobre el primer servicio del sudafricano, conectado en un 65%. Como a la mayor parte de sacadores de amplia envergadura, una rotura en contra es parte importante de la victoria rival, pues su capacidad para devolver el break es mucho menor. Monfils dispusó de 7 y Kevin de ninguna. El francés solo aprovechó una para llevarse la primera manga. En el tie break del segundo, Monfils entró en ebullición y amarró el pase.

Más complicado lo tuvo Tomas Berdych. Pocas primeras rondas hay siempre más complicadas que enfrentarse a Dimitry Tursunov, jugador con amplia capacidad ofensiva, muchos golpes paralelos y puntiagudos. El ruso estuvo break arriba en ambas mangas, y el checo tuvo que tirar de galones y pura calidad para igualar el encuentro y cerrar ambos parciales con determinación. Tursunov solo pudo ganar el 50% de puntos con primer servicio, lo que desniveló el encuentro cuando más necesitaba de su servicio para cerrar ventajas.

Comentarios recientes