Torró y Muguruza, cara y cruz

Tita Torró consiguió ante Kerber la mejor victoria de su joven carrera. Garbiñe cayó ante Kleybanova

Punto de Break | 9 Mar 2014 | 17.27
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Con Carla Suárez clasificada para la siguiente ronda de Indian Wells, tras su cómoda y convincente victoria ante Mladenovic, ayer fue el turno de las dos raquetas del futuro del tenis español, Tita Torró y Garbiñe Muguruza. Con posible cruce entre ambas en la siguiente ronda, valenciana y caraqueña afrontaban compromisos de distinta dificultad, en uno de los torneos más importantes del mundo. Garbiñe enfrentaba a la rusa Kleybanova. Torró, a la alemana Angelique Kerber, número 6 del mundo. La suerte, dispar.

Garbiñe apenas pudo siquiera entrar en el partido, a remolque y a rienda sujeta de su plan de juego. En una derrota del todo inesperada, Garbiñe jugó tensa y difuminada. Con apenas el 37% de puntos ganados con el primer servicio, Muguruza no pudo tomar la iniciativa. Kleybanova, número 142 del ranking WTA, jugaba a placer sus puntos fuertes y veía como la española concedía más ventajas desde la descoordinación y las dudas cuando buscaba el golpe ganador y el juego de intercambio directo. La rusa, a pesar de conceder dos breaks, consiguió hacer suyo cinco bolas de rotura de als ocho que dispuso, consiguiendo ventajas en cada parcial.

Tras hacerse con el título en Hobart, desde la fase previa, y alcanzar la final en Florianopolis, Muguruza acude a Miami con una nueva sensación agridulce, después de ceder en la final brasileña tras tener una gran ventaja en el segundo set y en Indian Wells siendo favorita ante su rival. Con 14 victorias en este inicio de curso, espera Miami como nuevo reto para seguir una progresión lineal. A sus 20 años, dadas las condiciones del circuito y su perfecta adaptación tenística a tales superficies, el trabajo psicológico es fundamental para encaramarse al top-20.

Tita ante la mejor victoria de toda su carrera

La de cal la dio la valenciana Tita Torró, tras vencer sorprendentemente a la número 6 del mundo, la germana Kerber. Y por sorpresa doble. Tita anduvo sobre el alambre en lo que parecía un sometimiento lógico, por estatus y lugar, en una pista dura por la que Torró aún camina en plena adaptación. La española restó para ceder el encuentro y estuvo a dos puntos de hacerlo, pero una nueva demostración de imprevisibilidad de esta disciplina, la valenciana rompió y terminó forzando el tercer parcial en la muerte súbita del segundo.

Sin poder disputar Australia por una lesión en la tibia, Tita charlaba hace mes y medio con Nacho Mühlenberg para Punto de Break sobre sus problemas físicos y su ilusión de cara a su temporada 2014, ya afincada entre las cien primeras del ránking durante las últimas dos temporadas.

“Mi objetivo es trabajar la cabeza y disfrutar de los torneos grandes”. Después de estar varios meses sin competir y de sufrir en 2014 varias derrotas seguidas en primera ronda, con pie y medio fuera de Indian Wells, Torró consigue un doble objetivo tras dar la vuelta a su aprtido frente a Kerber: un punto de inflexión psicológica en su temproada, con una victoria ante top-10 en dificilísimas circunstancias, y la posibilidad de avanzar en un torneo tan especial e importante.

La idea fue clara: ser muy agresiva, a pesar de tender al error. Con un -12 en el balance de Winners/No forzados, Torró conectó 60 golpes ganadores, muchos de drive, con el que mantiene una relación íntima y de brutal rendimiento. Siendo la valenciana una especialista sobre arcilla, se va habituando a una superficie que pide menos digestión, un juego menos rítmico y más desequilibrio. Plena de confianza tras forzar la tercera manga, Tita se hizo con el tercero, 6-4, y luchará con Kleybanova por un puesto en octavos.