Baile de entrenadores

En las últimas semanas se ha producido un gran número de cambios de entrenadores de tenistas tanto en la ATP como en WTA

Últimamente, en el mundo del tenis se está hablando de entrenadores más que nunca. Son muchos los jugadores que, buscando mejorar distintos aspectos de su juego o, incluso, dar un giro radical a sus carreras, están contratando nuevos coaches. Esta misma semana, hemos asistido a varios cambios.

Al comenzar la temporada, poco después de que Richard Gasquet anunciase su vinculación con el ex tenista español Sergi Bruguera, Novak Djokovic soltaba la bomba de la contratación de Boris Becker para acompañarlo esta temporada. No eran los únicos: Roger Federer comenzaba a trabajar con Stefan Edberg y Kei Nishikori hacía lo propio con Michael Chang, por poner un par de ejemplos más.

Cada vez más frecuentemente, antiguas figuras de la raqueta pasan a engrosar los equipos técnicos de la élite del tenis actual. A los Norman, Ivanisevic, Grosjean y compañía, se une esta semana el estadounidense, recientemente retirado, James Blake. Su compatriota Jack Sock, una de las grandes esperanzas del tenis norteamericano, anunció el inicio de una colaboración temporal con el que fuera su pareja de dobles en varios torneos el pasado año.

Hasta ahora, Sock trabajaba a las órdenes de Craig Boynton, antiguo entrenador de John Isner, pero los resultados no acababan de llegar. Tiene trabajo por delante Blake, como demuestra la prematura derrota de su nuevo pupilo en Indian Wells, ante Tim Smyczek. Veremos si su compenetración está a la altura de la que consiguieron jugando juntos, cuando fueron capaces de levantar el título en Delray Beach o alcanzar la final en Memphis 2013. Sobra talento, falta cabeza.

Otro que ha decidido cambiar de rumbo es Marcos Baghdatis. El chipriota, ausente en Indian Wells, se encuentra actualmente entrenando en la IMG Academy de Nick Bolettieri en Florida. Desde allí, ha anunciado el fin de su relación con el croata Zeljko Krajan.

Muchos veían en Krajan, famoso por su exigencia y la dureza de sus métodos de trabajo, al único capaz de meter en vereda a un jugador en caída libre como Baghdatis. Nada más lejos de la realidad: Marcos no levanta cabeza y cada vez está más lejos del Top 100. Los sistemas del preparador croata vuelven a quedar en entredicho tras lo acaecido con Dinara Safina, y Laura Robson, cuyas carreras quedaron muy tocadas tras pasar un tiempo bajo su tutela.

Para volver a la senda del triunfo, la joven británica ha decidido contar con los servicios del reputado entrenador colombiano Mauricio Hadad, ex de su compatriota Heather Watson y de otras raquetas del calibre de Maria Sharapova, Daniela Hantuchova o Sabine Lisicki.

La niña prodigio del tenis del Reino Unido, sufrió una crisis de juego y un alarmante bajón de confianza en 2013 del que aún busca recuperarse. Krajan la sometió a muchísima presión y, tras romper con ella, llegó a acusarla de falta madurez y seriedad. Bajo la dirección de Hadad, quién llevó a Sharapova a conquistar su primer Grand Slam con sólo 17 años, Laura buscará reencontrarse con su tenis y volver al sitio que merece, codeándose con las grandes.

Para finalizar con este baile de cambios, la alemana Mona Barthel anunció su ruptura con el que fue su entrenador durante ocho años, Maik Schürbesmann. Junto a él, Mona alcanzó la posición número 23 del ranking WTA y conquistó dos títulos: Hobart 2012 y París 2013.

Desde que levantase el trofeo en la pista cubierta de la capital francesa, la germana lleva más de un año sin encadenar tres victorias seguidas y ha bajado casi cincuenta posiciones en el ranking, ocupando actualmente el nº 71. El elegido para intentar reconducir su carrera es Nic Marschand, quien, de momento, le acompañará en Indian Wells y Miami.

Marschand fue entrenador jefe en la academia de Niki Pilic y, actualmente, es el responsable de la Tennis Company en Munich. La ex nº 24 mundial, Barbara Rittner o el campeón de Wimbledon en 1992, Michael Stich, son algunas de las raquetas a quien dirigió con anterioridad.

A buen seguro, no tardaremos en conocer nuevos nombres que se sumen a este constante ir y venir, siempre en busca de un mejor rendimiento. Y es que, como decía Gilles Simon hace un par de semanas, la figura del entrenador, muchas veces infravalorada, es de vital importancia para un jugador de tenis.

Comentarios recientes