Copa Federación: Paso al frente de Alemania

El grupo de Barbara Rittner cerca Bratislava para firmar su primera semifinal desde 1995

Alemania selló su pase para las semifinales de Copa Federación al imponerse con solvencia (0-3) bajo el techo de Bratislava. Es un paso al frente del grupo de Barbara Rittner, amenaza con tremendo argumento deportivo, en un esfuerzo coral para firmar su gran triunfo de los últimos años. Con Angelique Kerber como jefa de filas, completando el camino apuntalado por Andrea Petkovic el sábado, el cuadro teutón asestó el golpe definitivo (6-3 7-6(5) sobre Dominika Cibulkova). Un pulso abordado con la seriedad requerida en las fases clave (todos los tiebreaks fueron ganados por raquetas germanas) que sitúa a Alemania en su primera semifinal de los últimos 20 años.

Es una demostración de poder del gran aspirante oculto. Alemania, que figura en 2013 como equipo recién ascendido, incapaz de ganar una serie de Grupo Mundial en la última década, comienza a tomar temperatura gobernando un enclave cerrado. Sólo un equipo en este siglo, la República Checa campeona de 2011, salió vivo del cemento eslovaco. Esa medalla ya cuelga del pecho de una Alemania que no perdonó un solo encuentro.

Un grupo de madurez creciente, generación de jugadoras con experiencia acumulada (Kerber y Petkovic como top10 en cénit deportivo, Julia Goerges como alternativa con probado nivel top20, Annika Beck como activo en maduración para ampliar el grupo, Mona Barthel como escudera de garantía con rodaje de gran circuito, Anna-Lena Grönefeld como pilar en dobles...) El abanico de opciones es tan extenso como contundente. A nivel individual, con cierta seguridad, el conjunto más nutrido del mundo. Una virtud de peso en series donde el dobles queda relegado a cierre de eliminatoria.

Para Eslovaquia, la actividad del fin de semana supone un golpe emocional para Cibulkova. Número 1 eslovaca, fue incapaz de proteger la potencia de un grupo semanas después de alcanzar su primera final de Grand Slam. Dos derrotas sobre territorio local, una oportunidad no superada para marcar continuidad en el rendimiento.

En el horizonte, una opción que requerirá talento y ajustar las prioridades. Alemania deberá visitar a la Australia de Alicia Molik, sustentada por Stosur y Dellacqua, en pleno mes de abril, justo antes de comenzar la gira de tierra batida europea. Un reto de voluntad y adaptación donde debe encontrarse respuesta en el fondo de armario teutón. Si van todas a una, si todas reman en la misma dirección, el equipo tiene entidad suficiente para mantener la mirada a cualquier rival.

Asegurada su permanencia en la élite, algo no logrado en sus últimas seis incursiones de Grupo Mundial, llega el momento de demostrar de qué está hecho el equipo. Cuando la pelea por el título sea una realidad entre las manos. Cuando la competición les sitúe ante una serie cuya billete envía al destino soñado: jugar por ganar la Copa Federación. Un vuelo anhelado desde los tiempos de Steffi Graf.

Alemania, sin superestrellas pero con la clase media más potente del tenis femenino, comienza a obtener réditos de la fuerza en grupo.

***

Italia derrotó 3-0 a Estados Unidos en el Public Auditorium de Cleveland.

Comentarios recientes