Enqvist: "Es difícil no apostar por Djokovic en Australia"

El sueco, considerando a Nadal y Murray, señala al serbio como principal candidato a la corona de Melbourne

Thomas Enqvist considera a Novak Djokovic principal favorito para gobernar el Australian Open 2014. El sueco, que en 1999 firmó en Melbourne Park la única final de Grand Slam de su carrera, atribuye al tetracampeón balcánico la vitola de gran candidato para besar el cetro en el major de Asia-Pacífico.

El de Estocolmo quedó apenas a dos mangas de tocar la gloria en las Antípodas hace 15 años y también firmó unos cuartos de final en 1996. Con tal experiencia como aval, observa en el tenista de Belgrado un hombre capaz de acoplarse como ningún otro al cemento bajo el sol aussie.

Thomas, que mueve sus 39 años por el circuito de veteranos, disputó la semana pasada el Statoil Masters en el majestuoso Royal Albert Hall de Londres. Empleando un tiempo considerable en Champions Tour, manteniendo vivo ese espíritu competitivo que lo llevó al 4 ATP y a conquistar 19 títulos individuales en su trayectoria profesional, no aparta la mirada de los profesionales. Y muestra su parecer respecto del primer gran desafío de la temporada 2014: el Australian Open, a disputar en Melbourne entre el 13 y el 26 de enero.

"Es difícil no apostar por Djokovic" estima Enqvist en palabras recogidas por Tennis World, situando en primer término al tetracampeón más joven de la historia del Australian Open. Habiendo alcanzado la final en los últimos siete Slams sobre pista dura, hito inédito en la historia del deporte, Novak es el candidato principal para el sueco sobre el cemento australiano.

Sin embargo, Enqvist tiene claro que la competencia puede ser feroz. "Nadal y Murray también están en la pomada" advierte el sueco, poniendo al balear (campeón del último grande en pista dura) y escocés (finalista en cuatro de los últimos cinco Slam que disputó) como principales adversarios a encarar en la costa este de Australia. Ambos saben lo que es competir en el séptimo partido de Melbourne y ambos fueron los verdugos en las últimas dos finales de Grand Slam competidas por el serbio (Wimbledon, US Open).

Para Enqvist, el circuito ATP en sus grandes escenarios se reduce al trío comentado, quedando en manos de terceras partes evitar que semejante tendencia siga haciendo camino. "En estos momentos siempre nos reducimos a la misma discusión. Espero que más jugadores lleguen y les desafíen, pero por ahora nadie ha dado ese paso adelante realmente. Ocasionalmente, aquí y allá, pero no con regularidad" argumenta el de Estocolmo. Una valoración con base: Rafael, Novak y Andy, en un ejercicio de majestuosa regularidad, han copado 23 de las últimas 26 plazas de finalistas de Grand Slam. Las excepciones, protagonizadas por Roger Federer (Roland Garros 2011, Wimbledon 2012) y David Ferrer (Roland Garros 2013) quedan en eso: en aisladas excepciones a un dominio nítido en la cumbre.

"Por supuesto, todo el respeto debe ir hacia ellos. Por momentos son jugadores de otro planeta" valora Enqvist sobre la excelencia en los grandes eventos. No obstante, estima que un desafío más pulido entre la segunda línea contribuiría a un mayor espectáculo. "Sería divertido y bueno para el juego ver a alguien que pudiera igualarles en fuerza cuando ellos rinden bien. Eso sería muy bueno de ver".

¿Podrá David Ferrer, por primera número 3 del mundo al cierre de un año, reeditar proezas de Grand Slam en 2014? ¿Será Juan Martín del Potro, de vuelta en top5 y único hombre ajeno al Big4 capaz de ganar un major desde 2005, el encargado de desafiar la jerarquía establecida? ¿Tal vez sea Roger Federer, último número 1 ajeno al trío destacado por el sueco, capaz de emular la proeza de Wimbledon 2012?

En palabras de Thomas Enqvist, el tenis lo necesita.

Comentarios recientes