"Si hago mi trabajo, me multan"

Albert Torras, entrenador de Lara Arruabarrena, charló con Punto de Break sobre el 'Coaching on Court'. Norma que en la ATP está prohibida y que la WTA da por válida.

Albert Torras es el actual entrenador de Lara Arruabarrena. Un coach de larga trayectoria que está dando sus primeros pasos en el tenis femenino. Tras varios años con Albert Montañés y Federico Delbonis, Albert está volcado en el trabajo de la tenista vasca. En una distendida charla con Punto de Break, Albert Torras se explayó sobre todo del tema del 'coaching on court'. La prohibición de dar consejos a los jugadores por parte del entrenador, es una de las normas más ridículas que envuelven al mundo del tenis.

¿Por qué el cambio de entrenar a chicos a hacerlo con chicas?

Fue circunstancial. Me llegó. Estaba jugando al pádel con Miko Margets (ex capitán Fed Cup) y me dijo: “Hay una chica (Lara Arruabarrena) que tiene buena pinta que no llegó a un acuerdo con su entrenador”. Le dije que me daba un poco de miedo el tenis femenino pero al final probé. Fue una semana y nos fuimos para Australia.

¿Qué diferencias hay entre chicos y chicas?

El día a día es distinto. Para empezar porque dormimos separados. El entrenador en una habitación y la jugadora en otra. Esto te da un espacio que con un jugador no tienes (en la mayoría de casos, en el tenis masculino, se comparte habitación entre jugador y entrenador).

Esto le da más tranquilidad.

Mucho más. Te permite desde relajarte más a preparar mejor el partido, el día siguiente, los torneos, las temporadas. Cuando estás todo el día con el jugador no tienes ese respiro ni puedes preparar bien tu trabajo.

¿Está contento ahora siendo entrenador de chicas?

A día de hoy no cambio el tenis femenino por el masculino.

¿Alguna razón de peso?

Sobre todo por el ‘coaching on court’ y, además, porque si tienes una jugadora como la que yo tengo (Lara Arruabarrena) te transmite unos valores que los chicos no te transmiten.

¿Cómo cuáles?

El jugador te agradece cuando gana un partido pero la jugadora te lo agradece, te lo transmite, te lo dice, te lo explica y lo analiza. Esto en los chicos es más difícil.

Imagino que el tema de poder bajar a pista y hablar con su jugadora influye a que uno se involucre más en los partidos.

Sí. Tengo más la sensación de partícipe en la derrota y en la victoria. En las dos cosas. Esto te hace más partícipe del partido en sí.

¿Cómo funciona esto del ‘Coaching on Court’?

Tú tienes a lo largo de todo el set, en un cambio, la posibilidad de entrar a hablar con tu jugadora. Es ella la que le pide al árbitro. Además, si la otra jugador pierde el tiempo como con el fisioterapeuta o en irse al baño, también puedes entrar.

¿Qué le aporta como entrenador esta norma de entrar a la pista a aconsejar a su jugadora?

El ‘coaching on court’ permite que estés relajado durante el partido. Yo estoy analizando mejor tácticamente el partido. Por ejemplo, dónde saca más veces en la ventaja, dónde lo hace en el ‘deuce’, cómo resta por un lado, por el otro. Todo esto lo punto en un papel, y tranquilamente voy y se lo comunico todo.

Es una buena iniciativa.

Está todo muy bien pensado. Al jugador no estás todo el rato agobiándole, el partido no se rompe porque no cortas ningún ritmo, y al mismo tiempo puedes darle 3 o 4 especificaciones que puede cambiar totalmente el rumbo del partido.

Insisto, es una excelente iniciativa.

El tenis con el ‘coaching’ es otro juego. El que más sale ganando de todos es el entrenador. Si un entrenador te dice que no quiere tener el coaching es que no es un buen entrenador. No le veo ni un sentido que no lo quieran.

¿Cree que todos estarían a favor de implementarlo en el tenis masculino?

Todos lo quieren. Españoles, argentinos, italianos… los que son expresivos… ¡todos! Gente más fría como suecos, ingleses, a lo mejor no les gusta. He hablado con entrenadores de este tipo me dijeron que no les gusta porque así es la norma.

Es interesante ya que los jugadores, a veces, piden tiempos simplemente para cortar el ritmo del partido. Con esta norma no se cortaría tanto…

¡Exacto! Muchas veces se rompe el ritmo del partido pidiendo un ‘fisio’ cuando en verdad no hay nada. Muchos lo hacen cuando le están pegando una paliza. Con el ‘coaching on court’ el jugador está distraído, le vas hablando y tienes tiempo para relajarte. Hay muchos especializados en romper ritmo, eh.

¿Cuándo suele entrar?

Al finalizar el set es un buen momento para entrar. Porque si ha perdido es momento para reactivarla, animarla y darle algún concepto nuevo. Y si ha ganado para que no se relaje.

No solo beneficiaría a la tenista sino también al espectáculo del tenis.

¡Totalmente! Beneficiaría al juego también. El propio juego gana. En chicas muchas veces pasa que una va perdiendo 4-1 o 5-1, entra el coach y se gira totalmente el partido. A veces le dices dos cosas que ella desde adentro no ha visto, y ganas el partido. Así ganaría el espectáculo.

He visto a entrenadores hacer malabares para que no les pillen…

El entrenador siempre se está escondiendo en un rinconcito, en una silla para que no le vea el árbitro…

Curioso ya que usted está intentando hacer su trabajo…

¡Solo por decirle alguna palabra a tu jugador! Yo lo veo horrible esto. Si hago mi trabajo, me multan. Si el árbitro ve que estás diciendo algo táctico o técnico te da un ‘warning’. El ‘coaching’ es un ‘warning’. Y el árbitro tiene que diferenciar si estás animando a tu jugador o si le estás aconsejando.

Alguna anécdota tendrá.

Me pusieron un ‘coaching’ en la central de Roland Garros, Montañés contra Nadal que costó ¡2.000 euros! (Albert siendo entrenador de Montañes)

¡Una absoluta barbaridad!

Cuando un jugador que ha pagado mes por mes, y te lleva de torneo, ¿qué sentido tiene que te pongan un multa porque le estás dando un consejo?

El ‘coaching’ es como si un entrenador de fútbol no pudiese hablar con sus jugadores durante el partido…

Es como si Mourinho le dicen tienes 2 minutos para hablar y luego te vas para la grada. Es que de verdad, los ‘coaching’ son ridículos. Es como si a Del Bosque le dijeran tú no puedes hablar…

¿Qué dicen los árbitros de esta norma?

Muchos árbitros están en contra de la norma. Aquí en España te dejan vía libre. Son súper permisivos. Vas a ver un Future y están todos hablando.

En teoría no está permitido.

No se puede, pero es una broma. En cambio, te vas a ver a Francia y no se puede ni hablar. Un gesto cualquiera ya es ‘warning’.

¿Hay unanimidad a favor de esta regla de bajar a aconsejar a las jugadoras?

No. Hay gente que no está bien capacitada y que no quieren que esté el ‘coaching on court’. En el tenis femenino de cada cinco ‘coaches’, dos o tres son muy buenos coach. Ahora bien, los otros dos o tres son mal acompañantes.

¿Por qué?

En chicas esos dos son muy malos. No flojos, muy malos. No vienen del mundo del tenis, no saben nada del tenis, no saben educar ni formar. Muchos no saben empuñar la raqueta y tienen problemas hasta al tirar la pelotita

¿Ejemplos de mal acompañantes?

El novio que de repente ha pillado una raqueta y se pone a ser entrenador, la novia porque hay mucho tema de ‘chica-chica’, la madre que hace de todo, el padre…¡El tema del coach acaba siendo un cachondeo!

Esto los perjudica a los verdaderos y buenos entrenadores…

Sí, pero ahora se está haciendo un grupo de entrenadores, una especia de estamento que regule todo dentro de los ‘coaches’. Cuando uno se queda sin trabajo le buscarán soluciones y le ayudarán. El objetivo es ser un gremio más fuerte.

Buena iniciativa también.

Es que no se nos valora absolutamente nada. Hay mucha gente que está haciendo daño a esta profesión. Las cosas se están haciendo mal. He ido a torneos WTA donde no había vestuarios para los entrenadores.

Se los tiene olvidados parece.

Mira, el jugador tiene transporte en los torneos. El coach no. Yo en todos los Grand Slams voy y vengo en buses o en metro.

Comentarios recientes