Djokovic debuta con victoria en París-Bercy

El serbio inició la reconquista del torneo parisino ganando a un combativo Pierre-Hugues Herbert

Novak Djokovic empezó con buen pie su andadura en el Masters 1000 de París-Bercy, el penúltimo torneo ATP de la temporada. El serbio, que cayó en la pasada edición en su partido de debut ante Sam Querrey, no dejó esta vez sorprenderse en su primer encuentro y accedió a los octavos de final tras vencer en dos mangas al local Pierre-Hughes Herbert, que disfrutó de dos bolas de set en el primer parcial pero que tras desaprovecharlas se vino abajo ante el empuje y el buen momento del forma del actual número dos del mundo.

La segunda mejor raqueta del panorama tenístico aparece en el Palais Omnisport de París-Bercy pasadas las diez de la noche. Aún con el shock de la derrota de Jo-Wilfried Tsonga, ídolo local que cedió ante Kei Nishikori en el turno anterior enterrando todas sus opciones de acudir a la Copa Masters, el público asistente se prepara para el debut del jugador más en forma del circuito. Novak Djokovic, que antes de iniciar su andadura en el último Masters 1000 del año acumula doce partidos invicto, se enfrenta en segunda ronda al 'qualy' francés Pierre-Hughes Herbert, un auténtico desconocido con apenas un par de partidos de nivel ATP a las espaldas.

París-Bercy siempre ha sido históricamente un escenario en el que algunos osados intentaron romper con el orden establecido. Marat Safin dominó el evento en varias ediciones cuando aún se disputaba en moqueta, el tenis eléctrico de Nikolay Davydenko también tuvo su premio en tal superficie y desde que el torneo se disputa en pista dura hemos visto a diferentes perfiles triunfando como es el caso de tenistas de la talla de Nalbandian, Tsonga, Soderling o Ferrer. Con ciertas reminiscencias que parecían emular al sorprendente Jerzy Janowicz de 2012, pululaba sobre la pista el oponente en el día de hoy de Djokovic.

Pierre-Hughes Herbert, nacido en Schiltigheim, una comuna francesa perteneciente a Alsacia, se desplaza sobre la pista con una velocidad poco común para su espigada figura. A sus 22 años y habiendo sido ya top100 en dobles, se dedica a jugar torneos Challenger mientras intenta acercarse poco a poco a la barrera de los cien mejores del mundo en modalidad individual. Su rendimiento en Bercy, sin embargo, no corresponde al 189 del ranking ATP. Zeballos, De Schepper y Paire son sus víctimas antes de enfrentarse al mismísimo Novak Djokovic en la segunda ronda del torneo.

Ante la segunda mejor raqueta del mundo se presente un joven de apariencia tímida en las formas pero osado en la pista. Capaz de variar, de golpear plano para después tirar con efecto. De plantarse en la red y conseguir que no le tiemble la mano ante uno de los mejores pasadores del circuito. Con dos bolas de set a favor y la grada enloquecida buscando a su nuevo Janowicz, esta vez en un tenista local, aparece el gigante, el hombre que parece imbatible. Djokovic resurge como solo los grandes campeones saben, con dos saquetazos.

El desempate cae de lado serbio y los ánimos se enfrían. Mejor dicho, los enfría Djokovic, que ya no es número uno pero que ejerce como tal. Aprende la lección y no deja sorprenderse en exceso por el talento de ese francés desconocido que a tales alturas del partido ya ha enamorado al público asistente. Aunque no es capaz de cerrar el encuentro con 5-1 sí lo hace dos juegos después con autoridad. Felicita al galo por su buen partido y sigue su camino en Bercy tras conseguir su decimotercera victoria consecutiva.

Londres y Belgrado en el horizonte. Dos ciudades que pueden encumbrar a Novak Djokovic de nuevo como el mejor jugador del mundo. Pero antes, ganar en París-Bercy parece obligado si quiere volver al número antes de final de temporada. El cuadro está lleno de jugadores deseosos de acabar la temporada con un gran resultado y el serbio deberá reflexionar y ver si realmente le compensa gastar esfuerzos en añadir otro Masters 1000 en el palmarés pudiendo poner en peligro su estado físico de cara a la Copa Masters y a la final de la Copa Davis, sus dos grandes objetivos de cara al final de curso.

Comentarios recientes