Nadal: "No tengo nada en contra del indoor, pero prefiero el sol y el calor"

El balear vuelve a Bercy por primera vez en cuatro años y diserta sobre el final de temporada en unas declaraciones recogidas por el diario L'Équipe

Rafael Nadal inicia la temporada de pista cubierta con un objetivo claro: ganar la Copa Masters. Londres es el gran reto del número del mundo, que tras no jugar en Basilea para preservar el estado de sus rodillas hace su aparición en París-Bercy por primera vez desde 2009. Regresa a la ciudad donde ha ganado ocho cetros de Roland Garros pero donde nunca ha conseguido vencer en el Masters 1000 que cierra el curso. Disputará el miércoles su primer partido en pista dura indoor desde hace dos años pero antes, habló con la prensa sobre el final de temporada y otros temas relacionados con el deporte de la raqueta.

En apenas dos días Rafael Nadal volverá a caminar sobre superficie techada. Junto a Miami, París-Bercy es el único Masters 1000 en el que el balear no ha acabado mordiendo el trofeo, pero al contrario que en el torneo disputado en Cayo Vizcaíno, en el evento galo nunca ha podido jugar a buen nivel. En declaraciones recogidas por el diario L'Équipe, el mallorquín ha hablado sobre el torneo francés y sobre su preparación de cara a él: "Llegué de Shanghái muy cansado tras una temporada muy dura, encadenando muchos partidos en un periodo muy corto de tiempo al empezar a jugar en febrero". Al ser cuestionado por su periodo de descanso -se borró a última hora del torneo de Basilea- el español sentenció que "jugar tres semanas seguidas en pista cubierta no hubiese sido bueno para el estado de mis rodillas."

Nadal solo ha disputado en tres ocasiones el torneo de París-Bercy y a pesar de no haber bajado nunca de cuartos de final no ha conseguido ni una sola vez el triunfó ni tampoco jugar a un gran nivel: "Estoy muy motivado por jugar aquí, que siempre ha sido una gran ciudad para mí. Por diversas razones no he podido estar en Bercy estos últimos años así que estoy muy contento de estar de vuelta", afirmó el de Manacor. En cuanto a la cancha, el número uno del ranking ATP confirmó que está cómodo con la pista, aclarando que "la superficie es buena, ni muy lenta ni muy rápida, pero al fin y al acabo si juegas bien tienes más opciones de ganar que si juegas mal."

De nuevo en el número uno del ranking ATP, el siguiente paso para Rafael Nadal es acabar la temporada en lo más alto de la clasificación por tercera ocasión en su carrera, sin embargo el español le restó importancia a ese hecho: "Mi objetivo no es ser número uno, es mantenerme sano. Acabar número uno no va a cambiar mi carrera ni va a hacerme mejor jugador". En cuanto a ganar en París-Bercy por primera vez, Nadal ha reconocido que la motivación es la misma se haya ganado un torneo una vez, cinco veces o ninguna, como es el caso.

Sus ya conocidos problemas con la pista cubierta también han aparecido en la conferencia de prensa ofrecida por el balear en París. Nadal reconoció que aunque le motive la temporada indoor nunca ha podido jugar a su mejor nivel. "No tengo nada en contra de la pista indoor, pero prefiero el sol y el calor", senteció Rafael. También volvió a reafirmarse en su idea de que el torneo de fin de año que reúne a los ocho mejores jugadores del curso vaya rotando de superficie: "No creo que sea bueno que el Masters se juegue todos los años en pista cubierta. Sería bueno para variar un poco que se jugase también en hierba o en tierra."


Una de las últimas cuestiones a las que se enfrentó Nadal fue a la de la excesiva proximidad de París-Bercy y el Masters de Londres, que desde el año pasado no goza de una semana de separación para preparar el torneo de Maestros. "No es el escenario ideal ni el mejor para los maestros. Normalmente, se necesita tiempo para la preparación de los jugadores, pero ni aún así he conseguido jugar nunca bien allí", aseguró el mallorquín.

Para finalizar, Nadal volvió a defender un periodo vacaciones más largo para que así los jugadores puedan recuperarse mejor de sus problemas físicos y alarguen sus carreras. "Físicamente es muy exigente jugar tantos meses, si en ese tiempo juegas exhibiciones o estás entrenado, es diferente, por eso hemos reducido el calendario para tener dos meses de vacaciones", reconoció el balear. En definitiva, motivación a Nadal no le va a faltar para afrontar los dos eventos que le quedan de cara a fin de año. Sin renunciar a nada ha llegado a Bercy pero con un ojo puesto en su gran objetivo: ganar la Copa Masters.

Comentarios recientes