Puntazo de Goffin en Montreal

El joven talento de Lieja salvó los muebles con un golpe majestuoso

David Goffin protagonizó el punto del día en Montreal merced a una majestuosa acción de contraataque. En el partido de primera ronda que le medía a Tommy Haas en el Masters 1000 canadiense decidido tras dos parciales en favor del alemán), el tenista de Lieja dejó algunos pasajes para el recuerdo.

En un partido apretado, donce apenas hubo lugar a una rotura en 21 juegos a servicio, cada opción de asaltar el saque del oponente resultaba una ventana apetecible sobre la que intentar marcar diferencias. Una de esas primeras heridas apareció en el tecer juego del partido, recayendo la responsabilidad de protegerla en manos del belga Goffin.

David responde al reto con un gran primer servicio. Potente, abierto al cuadro de la ventaja, con interesante trayectoria sobre el revés de Haas. El alemán apenas puede responder colocando la raqueta, quedando su resto convertido en una pelota bombeada de escasa profundidad.

Goffin entra en pista, gobernando la iniciativa del intercambio e insiste en seguir percutiendo el revés de Tommy. Dibuja una derecha inside-out, aunque sin excesiva potencia y algo centrada. El alemán, con algo más de tiempo para reaccionar, busca incomodar a su rival con un globo de revés cortado.

El belga, ante la profunda parábola que describe la acción de Haas, se ve obligado a retrasar su posición. Por un momento duda si rematar, amagando un smash que finalmente no ejecuta. Rectifica la acción, virando sobre sí mismo a gran velocidad y traza un revés cruzado.

El golpe queda corto, y Haas pasa al ataque con otro revés cruzado. Goffin, empujado tras la línea de fondo, decide tratar de cerrar el punto optando por el golpe paralelo. Recoge el cañonazo de Haas y dibuja un majestuoso revés sobre la línea. Acción salvada in extremis.

Comentarios recientes