Ganar títulos durante tres semanas consecutivas: difícil, pero no imposible

Fabio Fognini aspira a ganar su tercer torneo en tres semanas situándose a la estela de muchos de los más grandes

Fabio Fognini puede convertirse en otro de los tenistas que han logrado ganar torneos durante tres semanas consecutivas. De los jugadores en activo, Andy Murray, Rafa Nadal y Novak Djokovic ya lo hicieron con anterioridad. No así, Roger Federer o Juan Martín del Potro.

Mientras el Top 4 consume sus vacaciones o entrenamientos fuera de competición, mientras Roger Federer da síntomas evidentes de estar lejos de su mejor forma, un hombre está haciendo el verano de su vida, el “agosto” que se suele decir en esta época, aprovechando la ausencia de los grandes nombres del circuito. Se trata como fácilmente pueden intuir del italiano Fabio Fognini, ganador en las dos últimas semanas de Stuttgart y Hamburgo y clasificado para los cuartos de final de Umag donde dispone de una bonita oportunidad para convertirse en uno de los pocos elegidos para hacer una de las grandes proezas tenísticas de no tanta repercusión como las victorias de Grand Slams o la llegada al número 1, pero de enorme mérito también.

Fognini aspira a ganar su tercer título consecutivo.

Y es que el actual número 19 del mundo, que aspira esta semana a entrar en el Top 15 por primera vez en su carrera y convertirse en cabeza de serie en los próximos Masters 1000 de Norteamérica, podría enlazar en la ciudad croata la tercera semana consecutiva levantando un torneo ATP. Algo muy difícil de hacer y que apenas unos pocos tenistas, todos ellos de renombre, han conseguido hacer en la Era Moderna.

De hecho de los jugadores en activo, tan sólo Novak Djokovic en 2011 (Belgrado, Madrid, Roma), Andy Murray (Bangkok, Tokyo, Shanghái)en ese mismo curso, y Rafa Nadal en 2009 han conseguido esa proeza (Montecarlo, Barcelona y Roma) encadenando tres semanas llenas de alegría.

Juan Martín del Potro ganó, por ejemplo, cuatro torneos consecutivos en 2008 pero no en cuatro semanas seguidas. Tampoco Roger Federer, quien sí ha encadenado varias veces rachas de torneos consecutivos ganando, pero no en semanas al hilo.

Por supuesto, al margen de calidad tenística, un estado de forma óptimo y una confianza extrema conquistada a base de victorias, es necesario un buen físico, algo que sí pareció tener en su día Guillermo Vilas, quien en 1977 encadenó hasta cinco semanas consecutivas ganando cetros ATP (Kitzbühel, Washington, Lousville, South Orange y Columbus) y un total de 53 victorias consecutivas en tierra batida desafiando todas las leyes no escritas de dosificación de calendarios (habría que ver si merece la pena competir poco o por el contrario mucho) y extensas planificaciones de temporadas.

No sólo el argentino demostró ese buen estado físico, a lo largo de la historia de la Era Moderna. Ivan Lendl en 1981 estuvo cuatro semanas seguidas sumando títulos en un mes de octubre glorioso que acabó con triunfos en Barcelona, Basilea, Viena y Colonia. Algo parecido a lo que hizo Björn Borg en 1977 (Madrid, Barcelona, Basilea y Colonia) o Boris Becker en 1986 que si bien sólo triunfó en tres semanas consecutivas lo hizo en lugares tan separados como Sidney, Tokyo y París-Bercy. con el desgaste horario y de viajes que eso conlleva.

Que Fognini pueda ser el próximo en añadirse a esta lista (que posee muchos más nombres de los citados como el propio Alberto Berasategui en 1994, o los grandes Laver, Emerson ya en los años 60) no sería nada más que la confirmación de que el italiano camina firme hacía un puesto entre los grandes jugadores del circuito. Fruto todo ello de su constancia y regularidad. Sin duda, un justo premio a un verano irrepetible.

Comentarios recientes