Umag y Gstaad, dos paraísos de la tierra batida

Montaña y playa forman parte de la oferta que ofrecen el torneo helvético y croata que se celebran esta semana

Julio Muñoz | 22 Jul 2013 | 09.45
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Umag y Gstaad celebran esta semana sus torneos ATP 250. Los dos eventos son citas clásicas de la tierra batida europea de verano y una gran oportunidad para que muchos tenistas consigan levantar un nuevo título.

Umag y Gstaad. A priori, poco tienen en común estas localidades. La primera de ellas se encuentra en Croacia, rodeada del Mar Adriático. La segunda, en Suiza en plenas montañas alpinas. Sin embargo, si uno echa una mirada en profundidad a estos dos lugares, se encuentra con que hablamos de dos paraísos que tienen en sus torneos de tenis parte de sus mejores tarjetas de presentación. Dos lugares para no perderse, dos torneos para disfrutar del tenis, de la tierra batida y, por supuesto, del verano.

Umag es un torneo ATP 250.

Umag es una de las localidades más emergentes del ya de por sí en auge turismo croata. Rodeada de las bellas playas del Adriático, visitar el torneo de Umag es mezclar paisaje y deporte. En plena arboleda y a escasos cien metros del mar se encuentra el ITC Stella Mari, sede del Abierto de Croacia desde 1990 y uno de los clásicos escenarios de la arcilla europea del mes de julio. Es pequeña la instalación, pero de igual manera, coqueta e impactante. No siempre el lugar más grande es el que más impresiona y Umag cumple de sobra las expectativas que sus visitantes esperan debido a su maravilloso marco.

Claro que no sólo hay marco. Creado en 1990, por sus pistas han ganado jugadores de la talla de Carlos Moyá (cuatro veces, el que más), Juan Carlos Ferrero, Marcelo Ríos, Thomas Muster (dos veces) o Marin Cilic, el único croata en salir campeón, en la última edición del pasado curso. Precisamente, Cilic es uno de los grandes ausentes de un cuadro de muy buen nivel, pues en él se dan cita el francés Richard Gasquet, el italiano Andreas Seppi, el renaciente Gaël Monfils, el prometedor Jiri Vesely o Fabio Fognini, quien intentará conquistar su tercer título consecutivo tras Stuttgart y Hamburgo, ya bajo la condición de Top 20. Por supuesto, también estarán integrantes de la Armada española y argentina, encabezados por Tommy Robredo o Carlos Berlocq, entre otros. Dotado de 467.800 euros, cualquiera de los 28 tenistas que levante el título, lo hará por primera vez en tan distinguido recinto.

Por su parte, si Umag es playa, Gstaad es montaña y Alpes en estado puro. Uno de los lugares más exclusivos de un país ya de por sí exclusivo como Suiza que tiene la suerte de contar con una de las estaciones de esquí más famosas del mundo en invierno y con unos paisajes verdes de ensueño en verano rodeado de majestuosas montañas y laderas. Paisajes, pero también uno de los torneos con más solera de la tierra.

Federer recibió una vaca por ganar Gstaad en 2004.

Creado en 1915, por sus pistas ganó Roy Emerson cinco títulos (el que más y por ello la cancha central se llama en su honor), consiguió un triplete Sergi Bruguera a principios de los 90, perdió Thomas Muster una racha de 35 partidos en 1995 ante Alex Corretja en tierra batida y recibió Roger Federer una vaca por ganar la edición de 2004.

El suizo, será precisamente la gran atracción de esta edición Tras competir en Hamburgo donde cayó en semifinales en el estreno de su nueva raqueta, buscará en su propio país arrancar el segundo título del año y darse una inyección de moral de cara a la próxima gira de cemento en Norteamérica a celebrar dentro de dos semanas.

Para ello, deberá batir a adversarios duros, como su compatriota Stanislav Wawrinka, segundo cabeza de serie y finalista en 2005, Feliciano López, Juan Mónaco o Janko Tipsarevic quien sumergido en una crisis de resultados alarmante parece estar empeñado en mejorar sus prestaciones a través de dar la vuelta al mundo con un calendario cuanto menos curioso ( se fue a Bogotá a jugar en cemento y vuelve a Europa para competir en tierra para irse después a jugar Montreal en dos semanas en dura).

Segundo torneo a más altitud del mundo (1050 metros, sólo superado por los 2625 de Bogotá), será la altura uno de los factores claves de un evento que tiene la misma dotación económica que Umag, tanto para el campeón como para los perdedores de la primera ronda.

Premios que reparten Umag y Gstaad:

Campéón: 74.000 euros

Subcampeón: 39.000 euros

Semifinalistas: 21.130

Cuartofinalistas: 12.040

Segunda ronda: 7.100

Primera ronda: 4.200