La consagración de Nico Mahut en hierba

El francés se ha adjudicado en Newport el segundo título de su carrera tras el conseguido hace apenas un mes en Holanda

Nicolás Mahut ha logrado el segundo título de su carrera al superar en la final al australiano Lleyton Hewitt en tres ajustados sets. Una victoria que le supone el regreso al Top 100 y le confirma como un jugador al alza en los últimos meses.

¿Quién le iba a decir a Nicolás Mahut que sus mayores éxitos personales le llegarían en 2013, con 31 años y habiendo superado una grave lesión que le llevó a estar sin competir durante cuatro meses en el circuito y que le hizo bajar hasta el puesto 240 del ranking? ¿Quién le iba a decir a este amante del saque y la volea incapaz de ganar un torneo hasta este mismo curso que la siempre desagradecida hierba le daría dos títulos ATP en un corto espacio de un mes?

Mahut ha ganado en Newport su segundo título ATP.

Sí, el tenis es tan bonito y apasionante por historias como las de Nicolás Mahut, este francés que hasta hace un mes era más conocido por formar parte del partido más largo de la historia del tenis (aquella célebre primera ronda de Wimbledon contra John Isner en la que cayó después de 11 horas y cinco minutos) y por ser un hombre que había perdido en sus dos comparecencias en finales ATP, Queen's 2007 ante Andy Roddick, y Newport de esa misma temporada frente a Fabrice Santoro.

Hasta hace un mes, porque las últimas cuatro semanas de Nico Mahut a buen seguro que nos las olvidará nunca. Las últimas cuatro, o mejor dicho, siete. Porque fue hace siete semanas cuando derramaba esas lagrimas junto a Michael Llodrá por ver como se le escapaba la oportunidad de conseguir ganar un Grand Slam en dobles en su querido Roland Garros tras alcanzar la final ante los hermanos Bryan, en un momento crítico que lejos de derrumbarle le dio moral.

Y es que fue perder esa final e iniciar una “performance” que le ha llevado a levantar su primer título ATP en 's Hertogenbosch y a coronarse campeón de Newport (el primer francés en hacerlo) este domingo derrotando ni más ni menos que a un ilustre Lleyton Hewitt, el segundo hombre en activo con más títulos en la superficie verde.

De poderoso saque y excelente volea, nunca fue Mahut un mal tenista, ni una gran estrella en ciernes. Más bien, todo lo contrario. Conocedor de sus limitaciones desde el fondo de pista, siempre optó por jugar a lo que sabía hacer bien y fue así como derrotó en hierba a hombres como Rafa Nadal y Andy Murray entre otros, y como al puesto 40ª (su mejor posición) en el ranking ahora hace cinco años.

De Mahut no se puede esperar que brille en tierra, tampoco que sea una seria amenaza para los mejores en pista dura al aire libre, pero sí en cambio que sea un peligroso escollo para cualquier rival de la máxima entidad en superficies cubiertas y césped, lugares donde suele ofrecer lo mejor de su repertorio.

Ha sido así como en Newport ha repetido la hazaña de s´ Hertogenbosch y ha conseguido un título que le sirve para volver a regresar al Top 100 tras varios meses de ausencia (este lunes figura en el lugar 75 de la clasificación mundial). Un triunfo, sin duda, que le abre las opciones de disputar los cuadros principales de muchos de los mejores torneos del mundo.

Y una victoria, que sobre todo, sirve para demostrarle, que lejos de estar cerca de su final, ahora puede empezar un nuevo ciclo. Una nueva etapa en la que volver a disfrutar del tenis e intentar pescar en “río revuelto”, en esos torneos sin grandes estrellas donde cualquiera puede ganar a cualquiera. En Newport, donde ha ganado el evento sin enfrentarse a ningún Top 50 hemos tenido el más claro ejemplo de ello.

Comentarios recientes