Stanislas Wawrinka, en camino de ser "maestro"

El suizo está completando una gran temporada con cuatro finales convirtiéndose en un claro candidato a jugar las Finales ATP

Stanislas Wawrinka busca su segundo título del año y el quinto de su carrera en s'Hertogenbosch. El suizo está presentando sus credenciales a ser uno de los ocho integrantes de las Finales ATP. Pero, ¿lo conseguirá?

Stanislas Wawrinka está haciendo este año méritos más que suficientes para convertirse a finales de año en maestro por primera vez en su vida. El suizo, a la sombra siempre de su compatriota Roger Federer, está firmando la mejor temporada de su vida, tanto en juego, como en resultados, como incluso en regularidad. Y es que el helvético está demostrando en s'Hertogenbosch que sea tierra, pista rápida o hierba, su rendimiento es más que óptimo.

Wawrinka busca su quinto en Holanda.

En el torneo holandés, Stan ha conseguido enlazar su cuarta final del año tras las conseguidas en Buenos Aires, Oeiras y Madrid, todas ellas sobre arcilla. Una buena noticia justo antes de comenzar Wimbledon, donde tiene un cuadro difícil no, sino bastante más que eso, pues figuran Lleyton Hewitt, John Isner y Rafa Nadal entre los posibles rivales a enfrentar en las cuatro primeras rondas.

Sin embargo, y pese al duro cuadro que le espera en la hierba londinense, la temporada de Wawrinka es a estas alturas sobresaliente. Asentado en la madurez que da la experiencia en el circuito de sus 28 años, en cada evento donde ha estado el helvético ha cumplido con creces como demuestra el hecho de que sólo tenistas entre los ocho primeros han sido capaces de eliminarlo de Masters 1000 o Grand Slams, muchos tras partidos duros e intensos como Djokovic en Australia o Federer en Indian Wells.

Acusado de ser siempre un gran tenista con un enorme potencial pero con cierta fama de no saber rematar los momentos importantes ni de saber encarar encuentros contra los mejores, el helvético este año ya ha conseguido un título en tierras portuguesas y ha sido capaz de ganar a tenistas Top 10 como Andy Murray, David Ferrer, Tomas Berdych, Richard Gasquet o Jo-Wilfried Tsonga.

Todo ello le ha conllevado a ser el octavo hombre en la Race, la clasificación que mide exclusivamente los resultados de 2013, superando en casi 400 puntos al citado Gasquet o en casi 500 a Juan Martín del Potro, rivales directos en la lucha por entrar entre los ocho primeros a final de año.

¿Hasta dónde puede llegar? Es difícil predecir, pero todo el mundo conoce del peligro de este hombre. A un partido, puede resultar imparable para prácticamente cualquiera que no se llame Roger Federer (13-1 en sus duelos particulares) o Rafa Nadal (10-0), a varios partidos importantes vista, sus opciones sin embargo parecen disminuir. Así, por ejemplo, lo demuestra el hecho de que nunca ha llegado a unas semifinales de Grand Slam o haya levantado un título importante, más allá de los ATP 250.

Precisamente, levantar un torneo importante ya sea ATP 500 o Masters 1000, convertirse en “maestro” y luchar de una vez por todas junto a Federer por llevar a Suiza a hacer cosas importantes en la Copa Davis son sus objetivos. Algunas de esas pretensiones parecen lejanas, otras en cambio, cercanas, tanto como para hacerlo esta misma campaña.

Comentarios recientes