El resurgir del revés a una mano en Roland Garros

De los ocho cuartofinalistas de Roland Garros, cuatro de ellos siguen pegando el revés a una mano

La edición de Roland Garros de este año está poniendo de manifiesto como todavía es posible jugar y ser altamente competitivo con el revés a una mano. A pesar de que cada día son más las escuelas que enseñan a golpearlo a dos manos, en París se está viendo a muchos que prefieren usar una única mano para golpearlo

En 1997, Pete Sampras, Gustavo Kuerten y Patrick Rafter se coronaban campeones de los cuatro Grand Slam del curso. Sin saberlo, ese año, iba a ser el último donde ni un sólo jugador con el revés a dos manos iba a alzar al menos una corona grande en un curso. En 2004, Gastón Gaudio alzaba Roland Garros en un épico y dramático partido que terminó con un Guillermo Coria acalambrado y abatido tras haber dejado escapar dos puntos de torneo. Sin tener consciencia de ello, y dejando a salvo la excepción que representa Roger Federer, iba a convertirse en el último tenista capaz de levantar un título de Grand Slam haciendo uso del revés a una mano.

Cuatro de los ocho cuartofinalistas golpean el revés a una mano.

Desde entonces y hasta ahora una tendencia iba a apoderarse del circuito masculino (y también femenino): mejor pegar el revés a dos manos que a una. La principal explicación es ese nuevo rumbo del tenis iba en la mayor velocidad que iban adquiriendo los peloteos, en la necesidad de sujetar la raqueta con más fuerza y más estabilidad para hacer frente a los cada vez más fieros golpeos de los contrincantes. Por supuesto, también en la mayor facilidad que supone su ejecución y como no en la posibilidad de controlar de forma más eficaz los tiros a través de las dos manos.

Fue así, bajo estas ideas como salieron los Safin, los Nalbandian, los Ferrero, Nadal, Djokovic, Murray o Del Potro, y en definitiva, los grandes nombres de la raqueta de los últimos tiempos, con la ya comentada excepción del helvético (de quien una vez dijo Navratilova que de haber tenido el revés a dos manos habría ganado más Roland Garros). Por supuesto, estaban los Blake, los González (la última final entre dos reveses a una mano la jugaron el chileno y Federer en Australia 2007), incluso los Ljubicic o Gasquet, pero en mucha menor proporción que los primeros.

Hoy en día, cuando la lógica siguiendo esa tendencia debería empezar a señalar una cada vez mayor decadencia del revés a una mano, éste aún sigue “vivo” y coleando, además de gran manera. La última prueba de ello la estamos viviendo en Roland Garros. París, el santuario de la tierra batida, vive una especie de resurrección de este golpe.

De los ocho jugadores todavía vivos en el cuadro masculino, cuatro de ellos, aún siguen optando por el revés a una mano: Haas, Federer, Robredo y Wawrinka. Veteranos todos ellos salvo el suizo, sí, pero con una enorme efectividad en ese golpe. Son en los cuartos el 50%, pero es que ya lo fueron en los recientemente terminados octavos, donde ocho hombres pasearon el revés a una mano entre los 16 mejores.

Wawrinka tiene uno de los mejores reveses.

Es cierto que en el ranking ATP, apenas 5 de los 15 primeros y 6 de los 25 mejores poseen el revés a una mano, pero aún parece tener recorrido especialmente en algún joven empeñado en querer mantenerlo en el primer plano, dígase Grigor Dimitrov.

Evidentemente no se trata de decir cuál es mejor decisión si golpearlo con una o con dos. Posiblemente si Wawrinka o Gasquet golpearan el revés a dos manos seguramente no sería tan buenos con este arma, de igual manera que si Djokovic o Del Potro lo hicieran a una mano, seguramente no conseguirián los tiros ganadores que sí los hacen con dos manos. Es posible que el revés a una mano proporcione una mayor capacidad ofensiva si se golpea adecuadamente, pero a cambio es posible que defender con él sea más complicado, especialmente si no se corta la bola.

Simplemente, lo que queda demostrado es que en la actualidad, ambos métodos siguen siendo iguales de efectivos para llegar a lo más alto. Y esa variedad y diversidad, es, sin duda, una extraordinaria noticia para el tenis.

También te puede interesar:

El revés a una mano en vías de extinción.

Comentarios recientes