Roland Garros: El peligro de los qualifiers

Repasamos los jugadores procedentes de la fase previa que pueden sorprender en las primeras rondas

Ya está todo preparado para que Roland Garrós 2013 comience. Con el cuadro final sorteado y los jugadores procedentes de la fase previa encuadrados en los diecinueve cruces reservados -tres de ellos como 'Lucky Losers'- lo único que queda es que esperar a que llegue el domingo para que los protagonistas salgan a la arcilla de París para batallar y mancharse los calcetines. Entre ellos, estarán los qualifiers, que han superado la fase previa, la más dura de todos los Grand Slams, y que en su gran mayoría serán rivales muy peligrosos en las primeras rondas.

Rodaje. Confianza por encadenar victorias consecutivas. Conocimiento de las condiciones de la pista. Son tres elementos claves que otorgan ventaja a los jugadores procedentes de la fase previa. Tenistas trampa, en ocasiones veteranos curtidos en mil batallas que saben sacar ventaja de esta situación o jóvenes inexpertos que aprovechan la inercia positiva para dar más de un susto a algún favorito. En Punto de Break repasamos los qualifiers más peligrosos del cuadro final de Roland Garros.

Jiri Vesely: El tenista checo es, a sus 19 años, una de las grandes promesas del circuito ATP. Comenzó el curso siendo el #260 de la clasificación mundial y a día de hoy ha reducido más de la mitad su ranking, situándose el #127 antes de el comienzo de la fase previa de Roland Garros. En la qualy de París, no ha tenido problema en ninguno de sus tres envites, deshaciéndose de Molchanov, Jaziri y Robert sin ceder un solo set. Su rival en primera ronda será Philipp Kohlschreiber, decimosexto cabeza de serie y reciente finalista en Múnich. Vesely hace su debut en un torneo de Grand Slam, pero no le teme a nada ni a nadie. Muy peligroso.

Julian Reister: Oriundo de Hamburgo, este jugador alemán fue top100 esporádico hace un par de temporadas, pero las lesiones han interrumpido su carrera durante estos últimos años. Con victorias en arcilla sobre tenistas de la talla de Feliciano López o Fernando Verdasco, Roland Garrós se le da bastante bien, ya que alcanzó la tercera ronda en 2010 desde la fase previa. En este curso ha logrado ganar el Challenger de Roma y llegar a los cuartos de final del ATP 250 de Buenos Aires. No ha cedido un set en la previa, batiendo a Volandri en segunda ronda. Debutará ante Del Bonis y en el segundo cruce podría cruzar con Pablo Andújar o Mikhail Youzhny. No parece utópico pensar en repetir la ronda de dieciseisavos que ya visitó hace tres cursos.

Pere Riba: Una lesión en la cadera interrumpió de forma drástica la carrera del tenista español que ya llevaba un par de años en el top100 e intentaba consolidarse definitivamente. Tras casi un año en blanco, un regreso complicado y hasta tener que recurrir a disputar torneos Futures, Pere Riba se encuentra de nuevo disputado un cuadro de Grand Slam, el primero desde el Open de Australia 2012. Sousa, Bemelmans y Haider-Maurer han sido víctimas de la raqueta del barcelonés en la fase previa y el siguiente escollo que el pupilo de Albert Portas deberá afrontar, ya en el cuadro final, se manifiesta en la figura de Lukas Rosol. El checo, que ganó en Bucarest su primer título ATP, cayó a las primeras de cambio en Roma y Dusseldorf, y bien podría verse sorprendido ante un rival con mucho bagaje sobre tierra batida y con más rodaje de competición en la arcilla parisina.

Maxime Teixeira: Perdido en las profundidades del ranking, el actual #284 de la clasificación mundial ha aprovechado muy bien la invitación que la organización le otorgó para la fase previa, pasando la criba tras superar partidos complicados como el que ayer le enfrentó a Flavio Cipolla o el que hoy le ha dado el paso al cuadro final ante Pavol Cervenak. Con un balance negativo en victorias-derrotas esta temporada, nadie esperaba que el pupilo de Boris Vallejo disputase Roland Garros y mucho menos que estuviese en disposición de igualar la segunda ronda alcanzada en 2011. En aquella ocasión le batió Roger Federer, y en esta edición podría jugar ante su compatriota y compañero de generación Benoit Paire si antes bate al siempre irregular Lukasz Kubot.

Rhyne Williams: El joven estadounidense ha sido uno de los tres afortunados que han conseguido plaza en el cuadro final del torneo parisino a pesar de haber caído en la última ronda de la previa. Como quinto mejor preclasificado de los derrotados en el cruce final, entró en el sorteo que determinaban los Lucky Losers y fue uno de los agraciados. La vida es curiosa y en parte, es revancha. O al menos sí lo será para Williams, que se enfrentará a su verdugo en la calificación, el polaco Michal Przysiezny. Situado en el puesto #121 del ranking mundial y semifinalista en el ATP 250 de Houston, el de Knoxville se encuentra ante una oportunidad tremenda de conseguir su primera victoria en un Grand Slam y de paso de acercarse más a su objetivo de ser top100.

James Duckworth: Líder de la camada de tenistas emergentes procedentes de las Antípodas, Duckworth está experimentando una mejoría en su juego y en sus resultados durante estos últimos meses, que le pueden otorgar grandes dividendos en el futuro. Desde finales de marzo ha disputado íntegramente torneos disputados sobre tierra batida, jugando en Chile o Brasil para prepararse de cara a Roland Garros. En la fase previa ha demostrado su potencial batiendo a un jugador tan interesante como el argentino Diego Sebastian Schwartzman y deshaciéndose con facilidad de Alex Bolt y Dusan Lajovic. Se enfrentará en su partido de debut del cuadro final con Blaz Kavcic, el jugador que le impidió llegar a la tercera ronda del Open de Australia hace apenas cuatro meses.

Comentarios recientes