Bucarest, la alternativa a Barcelona

Este torneo ATP 250 se disputa paralelamente al Trofeo Conde de Godó

Bucarest es la alternativa a Barcelona. Desde la pasada temporada, este torneo de categoría 250 se disputa en el mes de abril, dentro de la temporada europea de tierra batida que tiene lugar en primavera. Anteriormente, este evento suponía un oasis en el desierto para los especialistas en tierra ya que se disputaba inmediatamente después del US Open, en septiembre. En la actualidad, debe competir contra todo un ATP 500. Sin embargo, en Rumanía saben atraer a jugadores, y este año cuentan con todo un top-ten.

Janko Tipsarevic es la gran estrella del BRD Nastase Tiriac Trophy, más conocido como el ATP 250 de Bucarest. Los organizadores del evento rumano saben que lo tienen complicado. Barcelona es un destino muy atractivo para los jugadores, en primer lugar porque da quinientos puntos para la clasificación mundial y una cuantiosa cantidad de dinero, solo superada por Pekín en torneos de tal categoría. Por otra parte, el Trofeo Conde de Godó lleva más de sesenta ediciones a sus espaldas, es una competición longeva y tiene un prestigio consolidado. Nastase, Borg, Wilander, Lendl, Muster, Safin, Ferrero, Moya o Nadal figuran entre sus ganadores. Y ante eso, el torneo que se disputa en la capital rumana no puede competir.

Sin embargo, Bucarest intenta atraer a otro tipo de jugadores. Tenistas de perfil algo más modesto que quieren conseguir jugosos puntos para avanzar más en el ranking o directamente jugadores que prefieren un cuadro más benévolo que el de Barcelona, que cuenta con 48 jugadores en liza y varios entre los top20, lo que dificulta mucho el acceso a las rondas finales si no se desarrolla un gran nivel de juego. Si observamos el palmarés del torneo rumano, vemos a una serie de jugadores especialistas en tierra batida levantando el puño para celebrar la victoria.

Nombres como Muster, Berasategui, Ferrer, Acasuso, Montañés o Chela figuran entre los especialistas en polvo de ladrillo que consiguieron alzarse con el trofeo. Durante las veinte ediciones que se llevan disputadas, solo un jugador ha conseguido repetir victoria, y lo ha hecho por partida triple. Se trata del francés Gilles Simon, ganador en los años 2007, 2008 y 2012, y que esta semana busca su cuarto cetro en Bucarest, el segundo consecutivo. Inicia en el día de hoy su andadura en el torneo ante un hueso duro de roer, el finlandés Jarkko Nieminen, que está cuajando un gran inicio de ño y que viene de alcanzar los cuartos de final en el Masters 1000 de Montecarlo.

Aunque si Simon es uno de los favoritos, no hay que olvidarse del primer cabeza de serie del torneo, que es sin duda el rival a batir. Janko Tipsarevic, número diez del mundo y el único top-ten que ha conseguido atraer los organizadores. El serbio, que no está viviendo su mejor temporada, cayó pronto en Montecarlo y pidió una invitación en Bucarest con la esperanza de poder conseguir victorias y volver así a recuperar la confianza necesaria para mantenerse entre los puestos nobles de la clasificación mundial. Su debut no será nada fácil, ya que se las verá en con el colombiano Santiago Giraldo, todo un especialista en arcilla.

La decisión de otorgarle una Wild Card al jugador serbio vino acompañada de cierta polémica. En el momento de ofrecerle una plaza en el cuadro final, las tres invitaciones ya estaban dadas. Gael Monfils y los jugadores locales Adrian Ungur y Marius Copil habían sido los agraciados. Pero tras la solicitud de Tipsarevic, la organización decidió entregarle la plaza que en principio correspondía a Copil al número diez del mundo. El tenista rumano es el jugador con mayor proyección de su país y el futuro sucesor de Andrei Pavel, pero al parecer el torneo ha considerado que es mejor que sea un jugador de élite el que dispute el cuadro final. Finalmente, Marius no logró pasar la fase previa al perder en la última ronda ante el ucraniano Stakhovsky.

A día de hoy, el único rumano que queda en el cuadro es Victor Hanescu. A sus 31 años, busca ser el primer jugador de su país en ganar en Bucarest. Semifinalista en 2005 y finalista en 2007, ayer batió a Bachinger en la primera ronda del torneo consiguiendo su primera victoria en seis años en el evento rumano. Rota esa nefasta racha, cruzará raqueta con Mikhail Youzhny, otro veterano tenista que busca en esta semana engordar su palmarés de trofeos. Otros jugadores interesantes que pululan por el cuadro son el italiano Seppi, el serbio Troicki, el belga Goffin o el alemán Mayer, campeón hace dos temporadas. La representación española corre a cargo del albaceteño Guillermo García López, que se encuentra en segunda ronda tras batir en el día de ayer al argentino Zeballos.

Comentarios recientes