Copa Davis: Nombres a seguir en cuartos de final

Hablamos de los tenistas que a buen seguro darán que hablar en el próximo fin de semana

José Andrés Izquierdo | 1 Apr 2013 | 17.06
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Los cuartos de final de la Copa Davis ya están aquí. El cerco se estrecha y solamente ocho naciones optan ya al trofeo más importante por equipos del mundo del tenis. De las cuatro eliminatorias que se disputarán el próximo fin de semana, dos de ellas lo harán en pista dura cubierta, y las otras dos en tierra batida, una al aire libre y otra bajo techo. Los duelos EEUU-Serbia y Argentina-Francia son a priori, los platos más interesantes de este menú que degustaremos a partir del viernes.

Ya se ha disputado prácticamente un tercio del curso, y tras la celebración de los dos Masters 1000 estadounidenses, se llegará en breve al corazón de la temporada. La tierra batida primero, y el césped londinense después, dictarán el destino del circuito en los próximos meses. Antes de eso, es momento de pararse de nuevo, descansar durante una semana de la ATP y centrarse en la Copa Davis. Italia visita Vancouver para intentar sorprende a Canadá, EEUU defenderá en Boise su posición de local ante una Serbia con Djokovic pero sin Tipsarevic, Francia intentará emular a República Checa venciendo a Argentina en Parque Roca y por el último el sueño kazajo quiere continuar nada más y nada menos que destronando a los actuales campeones de la competición. Muchos frentes abiertos y varios jugadores a los que observar. En Punto de Break les mostramos los nombres a seguir en esta ronda de cuartos de final.

Milos Raonic (CAN): El jugador más joven de todo el top20 no atraviesa su mejor momento. Inició la temporada en buena forma, logrando llegar a la segunda semana en el Open de Australia, y ganando de nuevo el título en San José tras ayudar a su país a deshacerse de España en la primera ronda de la Copa Davis. Sin embargo, desde el título en la ciudad californiano, los resultados no le han acompañado. No consiguió pisar los cuartos de final en ninguno de los tres siguientes eventos y llega a esta eliminatoria en el puesto no.16 del ranking ATP, a casi 1000 puntos del décimo clasificado. De todos modos, Milos debe cambiar el chip y ante Italia debe ser clave. Ya se vio ante el combinado español que es casi imposible romperle el servicio en el Thunderbird Sports Centre de Vancouver. La rapidez de la pista puesta por los canadienses puede ser clave para el desenlace de la eliminatoria. Si Raonic consigue vencer a Seppi y Fognini en sus partidos individuales, su país tendrá mucho ganado. Alcanzar las semifinales sería algo histórico para su nación.

John Isner (USA): El gigante de Greensboro no ha empezado nada bien el curso. En los tres primeros meses de competición no ha conseguido alcanzar siquiera una final, a pesar de haber disputado varios torneos en su país, y a día de hoy su balance de victorias-derrotas es de 7-7, habiendo retrocedido nueve posiciones en la clasificación mundial desde comienzos de año. La tendinitis que le impidió jugar en Melbourne ha minado su confianza y el juego del ex número nueve del mundo no es el mismo que le aupó hace apenas un año al top-ten mundial. Ante Serbia se le presenta la oportunidad de redimirse. Querrá mejorar la actuación cuajada ante Brasil, donde perdió su segundo partido de individuales ante Thomaz Bellucci. Serbia desembarca en el Taco Bell de Boise con Novak Djokovic como gran baluarte, pero la ausencia de Janko Tipsarevic, décimo jugador de la ATP, les da más opciones a los locales. Se cuenta con la victoria de Querrey ante Troicki y con el doble formado por los Bryan. Si se cumplen esas premisas, Isner se la jugaría en el quinto punto ante el número dos serbio. Parece estar destinado a ser decisivo en esta eliminatoria.

Viktor Troicki (SRB): El espigado jugador balcánico es un tenista muy irregular. Golpea a la pelota de forma plana y violenta. Cuando está enchufado, es capaz de batir a casi cualquiera, pero si no tiene el día, puede autodestruirse a base de errores no forzados con mucha facilidad. Llegó a rozar el top-ten hace un par de temporadas pero a día de hoy se encuentra en la posición número 44 de la ATP, muy alejado de las plazas nobles de la clasificación. Héroe de la Copa Davis al darle a Serbia el punto definitivo en la final de 2010 ante Francia, ha sido relegado a un papel secundario en la competición tras la explosión de Tipsarevic como jugador de élite. Forma con Nenad Zimonjic una pareja de dobles peligrosa, pero la baja de Janko le dará la oportunidad de demostrar el talento que se le presupone. Su rendimiento será clave para medir las opciones de su país. A priori, y contando con que Novak Djokovic gane sus dos puntos sin demasiados problemas, Troicki solo necesitaría batir a uno de los dos jugadores estadounidenses para cerrar el pase de los serbios a semifinales.

Evgeny Korolev (KAZ): El jugador ruso, nacionalizado kazajo, es el tenista más en forma de todo su país, lo cual tampoco es decir mucho. Instalado en el puesto número 187 del ranking ATP, su victoria en la primera ronda de la competición ante el austriaco Jürgen Melzer le devolvió al top200 de la clasificación tras más de dos años deambulando por torneos ITF Futures. Un claro caso de potencia sin control, la calidad de Korolev está fuera de toda duda, pero pocos apuestan ya por un tenista que fue compañero de generación de Del Potro, Cilic o Gulbis, y que en su día llegó a tener registros más que interesantes en eventos ATP. Número dos de su equipo por detrás de Kukushkin, sobre la tierra batida de Astaná deberá lidiar ante Radek Stepanek y Lukas Rosol. El primero, un veterano curtido en mil batallas pero que lleva dos meses sin disputar un partido de tenis debido a una lesión en el cuello, y el segundo, un jugador muy peligroso pero con escaso bagaje en la Davis. Sin Berdych, las opciones de Kazajistán son reales, y Korolev puede ser de nuevo el hombre que las materialice.

Lukas Rosol (CZE): Parece que este chico se empeña en entrar en los libros de historia de este deporte. No debía estar satisfecho con su sorprendente victoria ante Rafael Nadal en Wimbledon, consiguiendo una de las hazañas más inesperadas del último lustro, ya que en la primera ronda de esta edición de la Copa Davis protagonizó junto a su compañero Tomas Berdych y los suizos Marco Chiudinelli y Stanislas Wawrinka, el partido más largo de la historia de la competición. Más de siete horas de intensa y frenética lucha que terminaron con la victoria de la pareja checa. En esta ocasión, sin Berdych pero sí con Stepanek, la responsabilidad vuelve a caer sobre los hombros de Rosol. Instalado en el puesto número 63 del ranking mundial, será el número dos de su equipo y en principio la pieza más débil del vigente campeón. Sobre la arcilla de Astaná querrá demostrar que todos se equivocan y que a pesar de su inexperiencia en este tipo de partidos, puede lograr victorias importantes para su país. Pondrá a prueba su físico, pero también su fuerza mental, al tener que disputar tres partidos a formato de cinco sets en un solo fin de semana.

David Nalbandián (ARG): La única razón que mantiene al cordobés en el circuito es que aún tiene la esperanza de ganar la Copa Davis para Argentina. Ha perdido tres finales pero quiere tener una cuarta oportunidad de llevarse la ensaladera de plata. Centrando todos sus esfuerzos en llegar bien a la cita, ha descuidado sus resultados en eventos ATP, lo que le ha llevado a caer más allá del puesto cien de la clasificación mundial, algo que definitivamente no le quita el sueño. En Parque Roca, Francia, el equipo más versátil de toda la competición, es favorito, pero los argentinos quieren atrincherarse en el polvo de ladrillo de Buenos Aires para conseguir llegar a semifinales y estar más cerca de su objetivo. El estado físico del ex número tres del mundo es una incógnita, pero no parece que vaya a poder rendir al 100% los tres días que dure la eliminatoria. De todos modos, no es descartable que juegue el viernes saliendo como número dos de su equipo ante Jo-Wilfried Tsonga. Si en alguna superficie es vulnerable el de Le Mans, esa es la tierra batida.