Los proyectos del ATP 500 de Río de Janeiro

Repasamos algunas de las novedades que traerá el primer ATP 500 que tendrá Sudamérica

Julio Muñoz | 28 Mar 2013 | 08.00
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

El Río Open será el primer ATP 500 de Sudamérica y se disputará del 15 al 23 de febrero. El torneo brasileño aspira a convertirse en un referente a nivel mundial y para ello busca atraer la atención de varios de los mejores jugadores del mundo.

La temporada 2014 será un año de cambios, especialmente en todo el continente americano. Será la campaña de la desaparición de un torneo histórico como el de San José, el de la bajada de rango de otro clásico como Memphis, o el de la transformación de Acapulco de un evento de tierra batida a a pista dura. Muchas y notables remodelaciones en un calendario que tendrá uno de sus puntos más destacados en la implantación por primera vez de un ATP 500 en Sudamérica, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Un evento llamado a hacerse con un cartel importante en el circuito, entre otras muchas cosas por contar con un proyecto firme:

Río albergará uno de los mejores ATP 500 de 2014.

Instalación: El Jockey Club de Río será el encargado de acoger el torneo después de que la primera opción de Maracanãzinho fuera descartada. Ubicado en el siempre selecto barrio de Ipanema y con la playa a escasos metros, esta sede habitual de Turf será remodelada de tal manera que sobre ella haya una pista central con capacidad para 7.000 espectadores y una secundaria que albergará a otras 1.500 personas. Además, habrá tres pistas más de competición con capacidad para 500 asientos y otras tres canchas más de entrenamientos.

Se esperan, en total, que sobre las instalaciones pasen más de 9.000 personas al día, las cuales podrán disfrutar también de varias zonas de ocio en las que realizar actividades relacionadas con la raqueta.

Buena ubicación en el calendario: se disputará del 15 al 23 de febrero en plena gira sudamericana de tierra batida y compartiendo semana con dos eventos menores como son los ATP 250 de Marsella y Delray Beach. Sin duda, una buena fecha para que muchos tenistas se acerquen a la ciudad brasileña en busca de valiosos puntos para el ranking. Con tiempo suficiente para haber descansado del Open de Australia y con margen más que de sobra para encarar los Masters 1000 de Estados Unidos del mes de marzo, su ubicación temporal no debe de ser óbice para que en el luchen algunos de los mejores tenistas del planeta.

Una excelente promoción del país y de la ciudad: A partir de 2014 el evento será uno de los buques insignia de una ciudad que en 2014 acogerá varios de los partidos del Mundial de Fútbol -entre ellos la final- y en 2016 los Juegos Olímpicos. El único ATP 500 de Sudamérica sin embargo no sólo aspira a promocionar la ciudad hasta la celebración de estos eventos. El objetivo es perpetuarse en el tiempo y hacer de ésta, una cita anual consolidada y reconocida en el circuito tenístico con el paso de los años.

Dotación económica: Brasil es una economía emergente en los últimos años y eso ha beneficiado enormemente al tenis, que ha sacado mucho provecho de eso. En los pasados meses de noviembre y diciembre ya pudimos observar a Novak Djokovic y Roger Federer en el país sudamericano realizando una serie de exhibiciones con jugosos emolumentos económicos de por medio. El ATP 500 no se quedará atrás en premios suculentos. Para el cuadro masculino, tiene previsto repartir 1.250.000 dólares, mientras que para las mujeres, los premios ascenderán a los 250.000$.

Todo ello con el objetivo de busca atraer a parte de los mejores tenistas del mundo. El torneo ambiciona con tener tres Top 10 y sueña con la presencia de Novak Djokovic o Rafa Nadal, más la siempre nutrida presencia de tenistas españoles y argentinos. Sin duda, un buen plantel para el que quiere convertirse en el mejor torneo de Sudamérica.