Los peores Top 10 de la historia del tenis

Repasamos aquellos jugadores que fueron Top 10 en sus carreras sin resultados especialmente destacados

Ser un Top 10 siempre es motivo de orgullo, pues es la consecuencia de una buena trayectoria profesional. Sin embargo, hay formas y formas de serlo. Unos merced a la conquista de grandes títulos y otros con resultados muchos más discretos.

Sírvase este comienzo de artículo para defender que ser un Top 10 mundial en cualquier faceta de la vida y más en una disciplina deportiva como el tenis ya resulta harto complicado y de enorme mérito pues la competencia resulta feroz al ser muchos los pretendientes a lograrlo. Sin embargo, que duda cabe que a esa élite que supone estar entre los diez primeros del mundo, no todo el mundo llega de igual manera. Unos lo hacen con brillantez, demostrando cualidades únicas y sobre todo logrando conquistas importantes ya sea a través de brillantes victorias en Grand Slams o en los ahora llamados Masters 1000.

Tipsarevic es uno de los peores Top 10 de la historia.

Otros, en cambio, no tienen la misma suerte, y se conforman o se bastan con llegar a esta cúspide mundial a través de resultados más modestos o discretos, aprovechando circunstancias favorables o actuaciones puntuales que le aupan a una élite que en principio no parecía reservada a ellos, sin por ello dejar de tener mérito, pues al fin y al cabo el ranking es el ranking y es para todos los jugadores igual.

En este último grupo, sin duda, entraría Janko Tipsarevic. Ubicado en el noveno puesto mundial, en Miami ha puesto fin a una racha de cuatro derrotas seguidas. El serbio, es el segundo jugador con menos títulos del actual Top 15 ( por detrás de Kei Nishikori) con sólo cuatro cetros, todos ellos menores conseguidos a través de torneos ATP 250 en los que no hubo de medirse ni siquiera a un tenista encuadrado dentro de los 13 mejores del planeta.

Tipsarevic, dos veces maestro, tampoco fue nunca un experto en Grand Slams, pues sólo en dos ocasiones llegó a unos cuartos de final de éstos. No mucho mejor le fueron las cosas en los Masters 1000, en los que apenas ha sumado tres semifinales a lo largo de su carrera o en los ATP 500, donde tampoco se ha dejado ver por finales. Pocos logros que nos hacen recordar a otros tenistas que alcanzaron el Top 10 sin dejar demasiada huella en los grandes eventos y que representan casos similares al del balcánico. Repasamos algunos de ellos:

Paradorn Srichaphan: el 12 de mayo de 2003 llegó a ser número 9 del mundo, el lugar más alto jamás ocupado por un tenista asiático. Lo hizo en parte porque festejó cinco título en su palmarés, todos ellos bajo calado. Una auténtica estrella mediática debido a su procedencia geográfica que, sin embargo, fue incapaz siquiera de llegar a los cuartos de final de un Grand Slam. En Masters 1000, su resultado más productivo fueron las semifinales alcanzadas en los Masters 1000 de París, Miami e Indian Wells.

Srichaphan fue uno de los peores Top 10 de la historia.

Mejor resultado en su carrera: Cinco títulos, 3 octavos de final en GS, 3 semifinales de Masters 1000.

Juan Mónaco: el argentino se halla inmenso en plena crisis de resultados, como así demuestra el hecho que dejando al margen la Copa Davis, aún no haya sumado triunfos en 2013. Goza de un palmarés respetable con siete títulos (dos de ellos ATP 500), pero presenta un gran hándicap en los Grand Slams, en los que jamás alcanzó unos cuartos de final y en los que incluso perdió en 20 de sus 31 apariciones en primera ronda. Sin duda, los partidos de largo recorrido nunca fueron su fuerte.

Mejor resultado en su carrera: Siete títulos, 4 octavos de final en GS, 2 semifinales Masters 1000.

Magnus Gustafsson: este sueco ganó 14 títulos a lo largo de su dilatada carrera y además ayudó a Suecia a ganar la Copa Davis de 1998. Sin embargo, en Grand Slams sólo llegó a la segunda semana en cuatro ocasiones, una de ellas para alcanzar los cuartos de final del Open de Australia en 1994, en lo que fue su mejor resultado en “majors”. En Masters 1000 (entonces denominados Super9), la final de Hamburgo de 1991 su actuación más sobresaliente.

Mejor resultado en su carrera: Catorce títulos, 1 cuarto de final en GS y una final en Masters 1000.

Thierry Tulasne: ex-entrenador de Gilles Simon, Tulasne fue un típico especialista en canchas lentas. Ganó cuatro de sus cinco títulos en tierra lo que le valió para ser número 10 del mayo en mayo de 1986 durante una semana. Fuera de ahí, poco que añadir, apenas dos presencias en los octavos de final de Roland Garros marcaron su mejor línea de actuación en Grand Slams.

Mejor resultado en su carrera: Cinco títulos, 2 octavos de final en GS

Carlos Costa: el hoy mánager de Rafa Nadal fue un buen jugador de tierra batida que pisó el décimo puesto del escalafón mundial en 1992 merced a sus seis títulos en torneos ATP. Sin embargo, en las grandes citas de dos semanas jamás llegó a los cuartos de final. Sí, en cambio, en Masters 1000, donde disputó la final de Roma contra el entonces número 1 del mundo Jim Courier.

Mejor resultado en su carrera: Seis títulos, 2 octavos de final GS, 1 una final de Masters 1000

Joachin Johansson: que este sueco esté en esta lista casi única y exclusivamente se debe a que una lesión en el hombro truncó su prometedora carrera. Dueño de un saque muy potente capaz de alcanzar los 243 km/h (que se le digan a Agassi que pese a ganarle sufrió en sus carnes 51 aces en un encuentro) tan sólo le dio tiempo a ganar tres torneos antes de dejar la pistas. En Grand Slams, sólo jugó nueve veces, pero en una de ellas (US Open 2004) fue capaz de alcanzar las semifinales.

Mejor resultado: Tres títulos, 1 semifinal GS

Stanislas Wawrinka: todos hablan maravillas de uno de los mejores reveses a una mano de los últimos tiempos. Dotado de un gran saque, sin embargo, su palmarés sorprende si se mira con detenimiento. Nunca alcanzó unas semifinales de un Grand Slam y apenas logró alzar tres torneos ATP. La final de Roma 2009, y sobre todo, el oro olímpico en dobles junto a Roger Federer conseguido en Pekín, son las grandes gestas de un tenista que siempre pone contra las cuerdas a los mejores, pero casi nunca los remata.

Mejor resultado: Tres títulos, 2 cuartos de final GS y una final Masters 1000

Jürgen Melzer: una semifinal en Roland Garros 2010 tras remontar dos sets en contra a Novak Djokovic le valió para situarse como Top 10. Fue su actuación más destacada en “majors” pues jamás había pisado ni volvió a pisar siquiera unos cuartos de final. Cuatro títulos individuales, dos de ellos en Viena, completan sus logros más reseñables.

Mejor resultado: Cuatro títulos, 1 semifinal GS y una semifinal Masters 1000

Jakob Hlasek: otro suizo capaz de llegar a ser número 7 del mundo sin números espectaculares. En total, sumó cinco cetros ATP y tres semifinales de torneos Super9. En los Grand Slams, sus mejores prestaciones las dio en Roland Garros, cuando alcanzó por única vez los cuartos de final.

Mejor resultado: Cinco títulos, 1 cuartos de final y tres semifinales Masters 1000

* Nicolás Massu fue Top 10 con una sola presencia en octavos de final de Grand Slams, pero su doblete olímpico en Atenas 2004 justifica su ausencia de esta lista.

Comentarios recientes