Juan Martín del Potro- Rafael Nadal: las claves de la final de Indian Wells

Repasamos los principales aspectos a tener en cuenta de cara a la gran final entre el argentino y el español

Rafa Nadal y Juan Martín del Potro se enfrentarán en la final de Indian Wells. El argentino aspira a lograr el primer título Masters 1000 de su carrera. Para el balear el triunfo sería volver a ser Top 4, además de una gran inyección de moral de cara al futuro.

Ninguno de los dos figura de momento en el Top 4 actual, pero Indian Wells no puede quejarse de la gran final que le van a deparar este domingo Juan Martín del Potro y Rafa Nadal. Y es que el primer Masters 1000 de la temporada tendrá el honor de acoger a posiblemente dos de los hombres más en forma de las últimas semanas. Con mucho en juego para ambos, desgranamos algunas de las claves de la final:

Del Potro quiere ganar en Indian Wells su primer Masters 1000.

Victoria importante para ambos: como decimos hay algo más que un simple título en juego para ambos contrincantes. Juan Martín del Potro aspira a conseguir el primer Masters 1000 de su carrera tras alcanzar la final de Canadá en 2009. Más maduro, pero con la misma intensidad con la que levantó su único Grand Slam en Nueva York ese mismo curso, el tandilense tiene ante sí la posibilidad de ser el primer argentino en la historia en ganar el torneo californiano y un Masters 1000 en suelo estadounidense.

Para Rafa Nadal, el partido es también algo más que una final. De ganarlo, conseguiría levantar su 22º torneo de este nivel desempatando con Roger Federer. Además, lograría la victoria 600 (sería el vigésimo jugador en conseguirlo) a lo largo de su carrera y recuperar el cuarto puesto en el ranking en detrimento de David Ferrer. Muchos pájaros matados de un tiro, que además servirían para demostrar definitivamente que el balear ha vuelto ya a su mejor nivel.

Rachas victoriosas: los dos disputarán la final en un gran momento de forma. Nadal llega a ella tras 14 victorias consecutivas -contando el abandono de Leonardo Mayer- y dos títulos en el bolsillo. El balear ha superado en apenas un mes a tres Top 10 sin ceder siquiera un set dando muestras de una solidez increíble que recuerda a sus mejores momentos.

Juan Martín del Potro, por su parte, también acude de dulce. Pese a no comenzar bien en Australia, ganó Rotterdam y llegó a las semifinales de Dubái. En Indian Wells, se ha deshecho de Novak Djokovic y Andy Murray, lo cual son palabras mayores que indican la clase de tenista que es.

Cara a cara favorable al español: Delpo y Nadal se han visto las caras diez veces con siete triunfos del español y tres del argentino. Los tres del sudamericano fueron logrados en 2009 sobre pista dura y de forma consecutiva. Desde la final de la Copa Davis 2011 que acabó con victoria de Nadal no se han encontrado.

Para los amantes de las estadísticas, diremos que en Indian Wells se han medido en dos ocasiones anteriores, siempre con triunfos de Nadal en dos sets, la última de ellas en las semifinales de hace dos años. Sin embargo, en el cómputo de los encuentros disputados en una superficie similar a la de este domingo tienen un bagaje igualado de tres victorias y tres derrotas cada uno.

Estilos de juegos: se enfrentan dos tenistas de fondo de pista, pero con un juego realmente antagónico. Del Potro basa su poder en una gran saque por encima de los 200 km/h, y una derecha constante que martillea a través de tiros planos a su rival. Todo ello, sin desmerecer un excelente revés cruzado a dos manos que le permite ser muy consistente desde la línea de fondo. La movilidad y la defensa son quizás sus puntos débiles, pese a que en ambas la mejora ha sido notable en los últimos tiempos.

Por su parte, Nadal basa su tenis en una transición perfecta defensa-ataque. Se trata junto a Novak Djokovic del mejor recuperador del circuito. Pero pensar que sólo defiende es un error. Su derecha liftada le hace coger a su bola mucha altura y hacer daño al rival, especialmente en su zona de revés. Precisamente, el revés es posiblemente, el golpe que más está destacando en el balear en los últimos días. Lo está golpeando como nunca, especialmente en cruzado, abriendo mucho ángulo y consiguiendo muchos golpes ganadores. Ya se sabe, que en su contra, está el saque, siempre en el punto de mira, y especialmente su segundo servicio, demasiado vulnerable en ocasiones.

Favorito: Quizás Rafa Nadal acuda a la final con cierta ventaja. Por un lado, por el elemento cansancio. El balear ha disputado en cuartos y semifinales partidos relativamente cortos, sin un esfuerzo considerable al menos en tiempo en pista. Todo lo contrario que Juan Martín del Potro, que tuvo que jugar 2 horas 32 minutos contra Andy Murray y 2 horas 50 minutos contra Novak Djokovic. Además, la superficie no muy rápida le beneficia, ya que le puede permitir llegar mejor a los misiles planos del argentino. Por si fuera poco, la bola le imprime los efectos que él desea haciendo que bote mucho y sea incómoda para el rival.

Eso quizás, le conceda un cierto papel de favoritismo, pero cierto no claro. Porque un hombre como Del Potro que ha ganado a rivales de la entidad de los citados Djokovic, Murray o Haas y Davydenko, ya sabemos el potencial que tiene. Mucho, tanto para pensar que puede ser uno de los tenistas que acabe como Top 5 a final de curso.

Comentarios recientes