Los Bryan buscan en Indian Wells aumentar su leyenda

El evento californiano es el último gran torneo que se les resiste

Bob y Mike Bryan siguen queriendo romper récords. Esta madrugada, ante el filipino Huey y el polaco Janowicz, buscarán conquistar el único gran título que les quedan por añadir a su palmarés. A los californianos siempre se les ha resistido Indian Wells, un torneo que se juega en el estado en el que nacieron pero que nunca se les dio especialmente bien, siendo su mejor resultado la final alcanzada en los años 2003 y 2006. La mejor pareja de la historia busca, por tanto, cerrar el círculo de victorias en los torneos más prestigiosos del mundo y confirmarse como el mejor combinado de este deporte.

La sombra de Todd Woodbridge y Mark Woodforde era alargada. Nadie imaginaba que pocos años después de la ruptura de este tándem -debido a la retirada de este último- una pareja de mellizos procedentes de California iba a romper todos sus récords. Los australianos, que desde 1992 hasta el año 2000 estuvieron dominando el circuito de dobles, se convirtieron por derecho propio en la mejor pareja de dobles de la historia. Los once entorchados conquistados, incluyendo siete títulos en Wimbledon, les elevaron al olimpo de la modalidad, al lugar más alto entre los especialistas. Sin embargo, Bob y Mike Bryan empezaron a construir su leyenda solo tres temporadas después del último partido que disputaron los ‘Woodies’. En las siguientes líneas, repasamos los logros de los hermanos estadounidenses, que son muchos y muy variados.

Todo empezó en París – Los Bryan debutaron en un Grand Slam con apenas diecisiete años. Fue en 1995, en el US Open. En la ciudad neoyorquina recibieron durante cuatro temporadas consecutivas una invitación para disputar el torneo de dobles. Su primera participación en un major coincidió con el quinto título grande Woodbridge y Woodforde, que en ese momento empezaban a consolidar su aplastante dominio en el ranking de dobles. Los estadounidenses debieron esperar hasta 2003 para conquistar su primer gran título, que llegó sobre la arcilla de Roland Garrós. En la capital francesa conquistaron el trofeo sin ceder un solo set, ganando en la final al holandés Haarhuis y al ruso Kafelnikov, especialistas en dobles y con varios títulos de prestigio en la modalidad. La victoria en el US Open llegaría en 2005, y la primera de sus seis coronas en Melbourne a inicios de 2006. En junio de ese mismo curso y ante Santoro y Zimonjic, completaban el llamado Career Grand Slam con tan solo 28 años. A día de hoy ya son trece títulos, dos más que los australianos. Y no parece que se vayan a quedar en ese número.

Maestros en tres ocasiones – Los de Camarillo debutaron en la Copa Masters en el año 2001. El evento se disputó en la ciudad india de Bangalore y a pesar de lograr dos victorias en la fase de grupos, no consiguieron pasar a semifinales. Dos años después, en Houston, conseguirían el primero de sus tres entorchados en el torneo que celebra el final de temporada. Contaron todos sus encuentros por victorias, incluido el que les valió el título en la final ante Llodra y Santoro en cinco duros parciales. En 2004 repetirían victoria en la ciudad tejana, deshaciéndose en la final de la pareja de Zimbabue formada por Kevin Ullyett y Wayne Black. La derrota en la fase de grupos ante Woodbridge y Bjorkman –segundo mejor tándem de la época- fue el único lunar del gran torneo realizado por los hermanos estadounidenses. Debieron esperar un lustro, con el evento ya trasladado a Londres previo paso por Shanghai, para volver a llevarse el trofeo a casa. Y eso que empezaron muy mal la semana, cayendo derrotados en dos sets por Max Mirnyi y Andy Ram, pero se repusieron y acabaron alzando el título, renombrado como ATP World Tour Finals, precisamente ante la pareja que les ganó en la fase de grupos.

Dominio en los Masters 1000 – Con el torneo de Indian Wells como asignatura pendiente, se muestran dominantes en esta categoría, tan solo superados en la clasificación histórica por Daniel Nestor, que tiene veinticinco títulos por los veintiuno que posee la pareja número uno del ranking. Su primer título llegó en el año 2002, en Canadá, cuando este tipo de eventos se conocían por el nombre de Tennis Masters Series. En la pasada temporada, una década después, sumaban en el país norteamericano su cuarto entorchado. Las mismas veces han triunfado en Madrid. En un par de ocasiones cuando el torneo aún se disputaba sobre pista cubierta, en otoño, y otras tantas cuando lo hacía en primavera y sobre tierra batida, en La Caja Mágica. Suman tres coronas en Cincinnati y en Montecarlo, demostrando que pueden cosechar éxitos en todo tipo de superficies. Con el triunfo sobre el Valle de Coachella aún por conquistar, solo les queda este reto para alzarse con los nueve Masters 1000, ya que aunque Shanghai no lo han ganado, antes ese puesto lo ocupaba Madrid y el de la capital madrileña se disputaba en Hamburgo, torneo que también ganaron en 2007. Por tanto, en el cemento californiano se les presenta la oportunidad de cerrar el círculo de victorias. A los ‘Woodies’ se les resistió Roma.

La gloria olímpica llegó en Londres – Los JJOO era una competición que los Bryan tenían atragantada desde hacía tiempo. Su debut en la competición se produjo en 2004, en la ciudad de Atenas. En el enclave griego cayeron en cuartos de final ante los chilenos González y Massu, que ganarían a posteriori el oro olímpico. La primera tentativa de conseguir la gloria no llegó en el mejor momento ya que esa temporada fue la peor para los mellizos desde que entraron en la élite. No ganaron ni Grand Slams ni Masters Series en ese curso, teniendo que conformarse con el título de maestros en Houston y la segunda plaza en el ranking mundial por detrás de Daniel Nestor y Mark Knowles. Cuatro años después, también acabaron en la clasificación ATP como los segundos clasificados, pero consiguieron ganar en el US Open. Antes de su victoria en Flushing Meadows, llegaron a Pekín dispuestos a ganar la medalla de oro, pero en semifinales cayeron en dos sets ante Federer y Wawrinka, que se llevarían el título olímpico en la final. En el partido de consolación, batieron a Clement y Llodra para colgarse un bronce un tanto amargo. La redención llegaría en Londres, sobre hierba y en el All England Lawn Tennis Club de Wimbledon. Ganaron seis de los siete desempates a los que tuvieron que enfrentarse en toda la semana y solo perdieron un set -en primera ronda ante Bellucci y Sa- para llevarse brillantemente ante Llodra y Tsonga el oro que tanto tiempo llevaban buscando.



Por tanto, parece que el círculo debe cerrarse en la próxima madrugada. Treat Huey y Jerzy Janowicz pueden ser los invitados a la fiesta de los Bryan, la que les corone como campeones de Indian Wells, el único gran torneo que les falta por conquistar. Aunque también pueden ser los que rompan, un año más, la ilusión de la mejor pareja de la historia, que en un torneo que se disputa en su ciudad, en California, nunca ha conseguido rendir lo suficientemente bien como para llevarse el título. ¿Conseguirán los Bryan ganar en Indian Wells y completar su magnífico palmarés? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios.

Comentarios recientes