Azarenka y la reválida de Indian Wells

Ninguna tenista ha sido capaz de proteger el cetro californiano desde la temporada 1991

Defender título en Indian Wells: ardua tarea en WTA. El torneo de California representa uno de los escenarios de mayor alternancia deportiva del circuito femenino. Nueve campeonas diferentes en las últimas nueve temporadas y solamente una defensa de título en sus 24 años de historia convierten al pulso del Valle de Coachella en uno de los territorios más esquivos del año para la reina en curso. La actual número 2 del mundo se encuentra ante tal desafío durante la segunda quincena.

Con el paso de los años la consecución del reto señalado ha incrementado su grado de dificultad. El torneo ha visto incrementado el tamaño de sus cuadros de 64 a 128 plazas, repercutiendo en un partido adicional (seis en lugar de cinco) para los grandes favoritos. La dimensión del evento ha incrementado de peso, llegando a erigirse en uno de los cuatro torneos de categoría puntera (WTA Premier Mandatory – junto a Miami, Madrid y Pekín) del circuito femenino. La concentración de figuras en sus cuadros en la actualidad es superior al de tiempos anteriores. Todo ello convierte la empresa de revalidar título en algo todavía más duro. Si antes no se conseguía, no se antoja duro imaginar cuán complejo resulta hacerlo hoy en día. Esa pared tiene delante Azarenka. ¿Podrá lograrlo la bielorrusa?

Desde que en la temporada 1991 Martina Navratilova protegiera el cetro alzado un año atrás, nadie ha vuelto a defender con éxito la captura de la temporada anterior. Hablamos, por tanto, de un hito desierto durante más de dos décadas en el árido entorno del evento californiano. Una sequía continuista dilatada de forma más amplia que, incluso, en cualquier torneo de Grand Slam. Tanto en Roland Garros (Justine Henin 2006-2007), US Open (Kim Clijsters 2009-2010), US Open (Serena Williams 2009-2010) y Open de Australia (Victoria Azarenka (2011-2012) encontramos protecciones de corona relativamente recientes, a pesar de tratarse de eventos de mayor prestigio internacional y competencia.

De ese último dato se deriva una clave interesante. La última jugadora en defender con éxito un gran cetro es la competidora de Minsk. Su despliegue a siete pulsos en Melbourne, donde selló con éxito su segundo major consecutivo sobre tierras australianas, contempló cómo era capaz de derribar un muro que llevaba intacto más de una década: ser capaz de revalidar el primer grande. Nadie desde 2002 –once jugadoras lo intentaron en dicho lapso- había firmado tal muesca de madurez competitiva. La bielorrusa ofreció una demostración de autoridad siendo capaz de sellar el requerimiento.

Ahora la papeleta dobla su permanencia histórica. Si antes hablábamos de un hecho intocable durante diez años, ahora el reto se extiende por encima de la segunda década. Si el anterior desafío observó hasta once intentos fallidos, en esta ocasión el número de acciones no consumadas se extiende hasta las 22.

Vamos a observar de manera gráfica los despliegues de las vigentes campeonas en los últimos años para tener una perspectiva más concreta de la tendencia experimentada en la costa oeste de Estados Unidos.

Defensas de título de campeonas en Indian Wells

2012 | Caroline Wozniacki – octavos de final; 2011 | Jelena Jankovic - octavos de final; 2010 | Vera Zvonareva – octavos de final; 2009 | Ana Ivanovic – final; 2008 | Daniela Hantuchova – cuartos de final; 2007 | María Sharapova – octavos de final; 2006 | Kim Clijsters – dieciseisavos de final; 2005 | Justine Henin – semifinales; 2004 | Kim Clijsters – dieciseisavos de final; 2003 | Daniela Hantuchova – octavos de final; 2002 | Serena Williams – no jugó; 2001 | Lindsay Davenport – cuartos de final; 2000 | Serena Williams – cuartos de final; 1999 | Martina Hingis – cuartos de final; 1998 | Lindsay Davenport – final; 1997 | Steffi Graf – no compitió; 1996 | Mary Joe Fernández – octavos de final; 1995 | Steffi Graf – semifinales; 1994 |Mary Joe Fernández – cuartos de final; 1993 | Mónica Seles - no jugó; 1992 | Martina Navratilova – no jugó.

Varias consideraciones. Martina Navratilova no volvió a disputar el evento a partir de 1992. Grandes figuras como Mónica Seles o Steffi Graf, por razones diversas, se vieron forzadas a no proteger sus coronas de 1992 y 1995, respectivamente. Y, por último, encontramos el caso de Serena Williams, quien renuncia al torneo desde los incidentes racistas ocurridos en 2001. La norteamericana ha ganado hasta cinco veces el torneo de Miami, en tres de ellas logrando defender corona. Su ausencia en California podía haber roto la estadística vigente.

Por otro lado resulta interesante observar cómo en el siglo XXI únicamente dos defensoras de título han superado la barrera de los cuartos de final en California (Ana Ivanovic, finalista en 2009; Justine Henin, semifinalista en 2005). El resto, y hablamos de diez casos sobre doce, cedieron en el antepenúltimo peldaño o con anterioridad. No sólo fueron incapaces de andar sobre sus propios pasos sino que quedaron a una distancia de al menos tres partidos.

Precedentes no muy halagüeños a los que Victoria puede responder con argumentos de peso. Montada en una racha de quince victorias (con los cetros revalidados de Melbourne y Doha a la espalda), afronta imbatida el tortuoso caminar por Indian Wells. En 2012 ya firmó el mejor arranque de temporada del siglo, enlazando hasta 26 triunfos de forma consecutiva, extendiendo en California una apertura imperial de año. Campeona de cuatro de los últimos seis grandes torneos sobre pista dura, el pausado firme norteamericano se ajusta como un guante a su esquema competitivo de contrarréplica. La ausencia de Serena Williams, la única tenista que pareció poder pararle los pies durante su campaña de confirmación deportiva, puede ser una variante de poderoso valor para consolidar el objetivo.

¿Logrará Azarenka convertirse en la primera tenista en revalidad título de Indian Wells desde 1991? Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios.

Comentarios recientes