Ser número 5, un problema para Nadal y el resto del Top 4 en Roland Garros

Acudir como número 5 a Roland Garros podría dar lugar a unos cuartos de final entre Nadal-Djokovic, o Nadal-Federer

El descenso al quinto puesto del mundo de Rafa Nadal después de ocho años le hará enfrentarse con alta probabilidad a un Top 4 en los cuartos de final, con el riesgo que ello supone para el balear, pero también para el resto de rivales.

¿Se imaginan unos cuartos de final de Roland Garros entre Rafa Nadal y Novak Djokovic? ¿y una semifinal entre el ganador de ese duelo y Roger Federer? Pues bien, ese puede ser uno de los atractivos de la próxima edición del torneo parisino que puede vivir dos semanas de auténtico infarto donde se decidan muchas más cosas que un simple Grand Slam.

Rafa Nadal será casi con total seguridad número 5 del mundo en Roland Garros 2013.

Y es que una de las consecuencias de la prolongada baja de Rafa Nadal ha sido su salida del Top 4 y su nueva ubicación como número 5 por primera vez desde 2005. Un dato realmente trascendental habida cuenta de que un puesto y otro marca la frontera entre tener un cruce de cuartos de final factible o dramático.

Tras la disputa del Open de Australia y la eliminación de los 1.200 puntos del casillero del balear, perdidos como finalista de la pasada edición, Nadal se ha situado a 1.465 puntos de David Ferrer, ahora cuarto del mundo. Una distancia insalvable de aquí al evento parisino, salvo circunstancias realmente extraordinarias, y que incluso aún se podría complicar más pues el sexto, Tomas Berdych está a 720 tantos.

Y es que Nadal defiende hasta la llegada de París la friolera de 3.310 puntos con tres coronas de por medio, incluídas. Es cierto, que tiene la oportunidad de sumar puntos en la gira sudamericana donde disputará dos ATP 250 y un 500, pero a partir de ahí su margen de mejora es escaso con la salvedad de Madrid, y cualquier tropiezo le hará perder numerosos puntos.

En cambio, David Ferrer tiene que hacer frente a 1.865 tantos, teniendo facilidad para sumar en Monte Carlo o Indian Wells, en donde el año pasado no pasó de segunda ronda. ¿ Qué quiere decir esto? Pues que Nadal debería hacerlo perfecto y el alicantino fatal para que volviera a haber un cambio de nuevo en la clasificación antes de sortearse el segundo grande del curso.

Y de no suceder esto, las consecuencias son claras. Nadal aparecerá como posible rival del Top 4 en cuartos de final en todos los Masters 1000 y Grand Slam hasta por lo menos Wimbledon, con la excepción de Miami y Monte Carlo, donde Roger Federer en principio, tiene previsto no jugar, lo que hará subir un peldaño al manacorí.

Y ello es una mala señal para el balear, pero también para el resto de adversarios. Si Nadal recupera la forma de 2012, es el rival a batir en tierra batida, sin discusión. Así lo atestiguan sus números y títulos en arcilla. Para Rafa obviamente esta situación es mala, pues puede tocarle un cuadro en suerte donde tenga que eliminar a los tres mejores del mundo de forma consecutiva si quiere alzar una nueva corona en París, algo que también se puede extender a Wimbledon, lo cual aún es peor pues las prestaciones del español en hierba no son las mismas que en tierra. Así pues, si el bombo fuera caprichoso quién no dice que en cuartos se pudiera enfrentar a Djokovic, en semifinales a Murray y en la final a Federer.

Incluso, podría ser aún peor, pues si el escocés arrebata la segunda plaza del ranking al suizo (bastante factible por lo que defiende uno y otro y la exigua ventaja en favor del helvético de 1.785 puntos), podría hasta darse la situación que los tres mejores tenistas de los últimos tiempos fueran por el mismo lado del cuadro. Algo que permitiría observar una parte baja del cuadro mucho más abierta y con posibilidades de ver caras nuevas en finales grandes.

Claro que para los rivales, que Rafa esté el número 5 tampoco es beneficioso. Si Djokovic o Federer tienen que medirse a Nadal, prefieren hacerlo en la final, donde de alguna manera ya tienen garantizada una importante cosecha de puntos. Hacerlo en cuartos supone una sangría importante de éstos si se pierde, y un golpe serio de cara a luchar por el número 1 en caso de no salir bien parado. En ese sentido, para Nadal sin embargo es una buena noticia, pues puede recortar muchísimos puntos en un mismo torneo.

Nadal podría llegar como número 5 a París.

Evidentemente, a cuatro meses vista esto es hablar de forma muy hipotética y dando por supuesto que los parámetros van a seguir una cierta normalidad, lo cual no siempre ocurre. Sin embargo, es también adelantarse a lo que puede ser un verdadero dilema hasta para el propio Roland Garros o Wimbledon, que pueden ver en cuartos de final su final anticipada. Toda una gracia.

También te puede interesar:

David Ferrer ya es oficialmente número 4 de la ATP.

Comentarios recientes